DynamicLine skin 2021

Zero SR/S: “Optimismo eléctrico”

Comentarios
0

Lenta, pero inexorablemente, las motocicletas eléctricas van haciéndose un hueco en las carreteras de todo el mundo. Este tipo de propulsión sin combustión interna siempre ha tenido más sentido en vehículos de tinte urbano debido a que necesitan de una autonomía y prestaciones menores. Sin embargo, fabricantes como Zero quieren desafiar la lógica dando esos primeros pasos con motocicletas grandes que puedan satisfacer las necesidades de un motero de verdad.

Con la Zero SR/S estamos ante uno de los primeros modelos sport-touring eléctricos que cuentan con suficientes atributos como para empezar a convencer a un público aún escéptico con este tipo de tecnología. Zero es, sin duda, la marca que más y mejores pasos ha dado para crear un vehículo con el que poder realizar escapadas de fin de semana sin olvidarse del inherente factor de diversión que toda moto que se precie debe ofrecer.

Futurista y convincente
A nivel estético, este modelo te puede gustar más o menos. Los que no se puede negar es que el fabricante californiano se ha “currado” el diseño para que la SR/S sea una moto atractiva, diferente y convincente. Probablemente fruto de la juventud de la marca, hay algunos detalles que no nos han acabado de convencer, aunque en el global, debemos decir que los puntos positivos ganan a los negativos. Uno de los aspectos que menos nos han gustado, por ejemplo, ha sido la posición de los espejos retrovisores ya que, pese a quedar bien en fotografía, no permiten tener una buena visibilidad.

Gira cuellos
Pintada en este color tan de moda, el gris PVC tan popular en el mundo de la automoción, la Zero es capaz de atraer miradas de propios y extraños ante un vehículo que rezuma modernidad y singularidad a partes iguales. Circulando por carreteras cercanas a Barcelona, muchos moteros nos interpelaban para preguntar como iba o para comunicar su admiración ante tal extraña criatura sobre dos ruedas. Su estilizada silueta, el agresivo frontal o la poderosa estampa indican que estamos ante una motocicleta muy seria y prestacional. Asimismo, que el motor esté tan expuesto aporta una estética “Hi-Tech” que nos encanta. Además, la Zero transmite en cada una de sus partes una elevada sensación de calidad que, si bien no está a la altura de las marcas más premium, no decepciona.

Ergonomía diferente
Una vez nos subimos a la moto, lo primero que nos llama la atención es una postura de conducción un tanto atípica porque la distancia entre el asiento y el manillar es muy larga, pero los estribos no están tirados para atrás. Está claro que no es una posición deportiva sino sport-touring, pero esta configuración hacía que se nos cargaran un poco las manos. Quizás es porque el pack de baterías es muy grande… Otro elemento que nos ha sorprendido es su enorme asiento, seguramente pensado para el mercado americano, que cuesta de llenar y no recoge lo suficientemente bien en aceleraciones o frenadas intensas. Una aceleración que, por cierto, es realmente espectacular en el modo sport y transmite la sensación de llevar muchos más de los 110 CV y 190 Nm que anuncia el propulsor.

Ciclo brillante
Donde sí nos ha encantado esta Zero SR/S ha sido con su competitiva y eficaz parte ciclo. Destaca sobremanera el excelente y contundente sistema de frenado en el tren delantero. El doble disco de 320 mm con pinzas radiales firmadas por J. Juan de cuatro pistones y equipadas con el avanzado ABS MSC de Bosch (Motorcycle Stability Control – asistente en curvas) funciona a las mil maravillas y ofrece una brutal, confiable y contundente capacidad de detención. Por el contrario, detrás se echa en falta algo de mordiente y seguramente es lo que se lleva la nota menos positiva.

En cuanto a suspensiones, nos encontramos con una horquilla Showa y amortiguador, ambos totalmente regulables, que hacen un trabajo excelente y son perfectamente capaces de mantener la moto por su línea de forma muy estable. Excelente nota también para su buena puesta a punto. La moto se comporta de forma muy lógica, aunque diferente a una moto de combustión debido a un reparto de pesos que está muy centrado detrás de la rueda delantera. En el caso de ir uno solo, en ocasiones se siente el tren trasero un tanto vacío. Cuando te metes en virajes, la moto no se comporta como tú te esperas y ese comportamiento, sin ser malo, necesita de un tiempo de adaptación.

Tecnológica
Como no podía ser de otra manera, la Zero SF/S equipa un destacable arsenal tecnológico capitaneado por una pantalla TFT de 5” desde donde escoger cualquiera de los modos de conducción Street, Sport, Eco, Rain y hasta 10 modos personalizados programables más. Al respecto, creemos que la marca debe trabajar en la interfaz de su sistema operativo ya que no resulta especialmente ni intuitivo ni rápido. En cuanto a sistemas de asistencia a la conducción, la Zero nos ofrece un control automático de velocidad, de tracción y de control de par de arrastre. Completando todo ello, a través de la app podremos obtener estadísticas sobre la conducción, estado de la moto y carga y su ubicación en tiempo real.

Pack Touring
Esta unidad cedida por la marca iba equipada con el paquete de equipamiento denominado Touring que monta una gigantesca cúpula delantera, las maletas laterales y el baúl trasero. Creemos que todo ese esfuerzo del departamento de diseño queda un tanto oscurecido por la elección de estos elementos. Si la exagerada pantalla desentona demasiado y se carga un poco las estilizadas líneas de la motocicleta, la elección del conjunto de maletas y baúl firmadas por SHAD empeoran aún más el look definitivo. No entendemos cómo no han optado por otras maletas y baúles del fabricante de accesorios español que podrían haber reforzado esa estampa de motocicleta moderna. En cualquier caso, estos elementos aportan practicidad en los desplazamientos largos y permiten albergar los distintos cables necesarios para la recarga de la batería.

Temas eléctricos
No nos podemos olvidar de hablar de autonomía, practicidad y usabilidad. Con esta motocicleta debes asumir que hay una cierta autonomía, que con el Power Tank se estira hasta bien superados los 150 km en carretera, y que se debe adoptar un estilo de conducción comedido. Si te olvidas de ello y das rienda suelta a tus ganas de sentir sus aceleraciones, la autonomía será un factor crítico. Otro de los hándicaps que no nos gusta es el hecho de tener que acarrear los cables de carga que restan capacidad de almacenamiento. Sin duda, el mundo de las motos eléctricas aún debe evolucionar mucho más, sobre todo, hablando de productos que superan con creces la barrera de los 25.000 €, una cifra suficiente para adquirir las mejores sport-touring de gasolina del mercado. En cualquier caso, esta moto representa un pequeño gran paso para el aún naciente sector de las motocicletas eléctricas.

Zero SR/S

  • Motor: Motor Z-Force 75-10 de corriente alterna con imanes interiores permanentes + CT + ABS
  • POT.: 110 CV
  • PAR: 190
  • AUT.: 175 km
  • Peso: 229 Kg
  • PVP: 28.542 € (versión base: 21.900 €)

Equipación

  • Casco: HJC RPHA 70 Forvic
  • Chaqueta: Bela Mesh Pro
  • Vaqueros: Bela Metro
  • Guantes: Bela Adventure
  • Botas: Bela Venus



También te puede interesar:

Publicidad
Royal Interceptor

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*