Nos empapamos de pasión y tradición en la casa de Polini

Comentarios
0

Para poder entender lo que significa Polini para el motociclismo, debemos hacer una pequeña clase de historia y así poder entender el transcendental rol que ha jugado y que sigue desempeñando en 2020. Recientemente y pese al dichoso Covid-19, hemos podido visitar sus instalaciones centrales, ubicadas en el norte de Italia, en Bérgamo. Saimon Polini, director comercial y responsable de marketing, fue el perfecto anfitrión para realizar un tour guiado por la factoría y para contarnos los planes actuales y de futuro de Polini Motori.

Hoy Polini
La sede central de Polini se ubica en Alzano Lombardo, en la provincia de Bérgamo, al norte de Milán, en un espectacular edificio de 13.800 m2 situado sobre un área de unos 20.000 m2. Cabe destacar como el edificio, diseñado por Joseph Di Pasquale, dibuja un enorme cilindro de aluminio que sirve de techo para el último piso de la zona de oficinas y como frontal del departamento de competición. En sus enormes instalaciones es dónde se realizan, prácticamente, todos los procesos de desarrollo, fabricación, control de calidad y distribución de sus cerca de 5.000 referencias incluidas en su catálogo. Siempre con el sello “made in Italy” por delante. Los más de 70 profesionales que componen la plantilla de Polini insuflan vida a una fábrica que sigue apostando por la artesanía y la especialización conjugadas con herramientas de última generación. Buen ejemplo de ello son los cuatro bancos de potencia, tanto al cigüeñal como a la rueda, para hacer las comprobaciones de rendimiento pertinentes. Dada la tipología de los elementos fabricados, estos bancos juegan un papel elemental para la fabricación de componentes tanto para su uso en competición como para calle.

Fruto de un notable cambio tanto en la demanda del mercado como en las cada vez más estrictas regulaciones para circular en carretera, Polini se ha visto obligada a diversificar su catálogo de producto y adentrarse en nuevos y estimulantes sectores. Sin embargo, la fabricación sus prestigiosos kits de transmisión y demás componentes para motores de 2 y 4 tiempos siguen siendo auténticos protagonistas en la factoría italiana. Como no podía ser de otro modo, Polini sigue fabricando todo tipo de recambios a los que hay que sumar la producción de sus propulsores Thor de paramotor y, también, la de minimotos.

Transmitiendo pasión
Los kits de transmisión fabricados por Polini son auténticos referentes del mercado. La compañía italiana conoce a la perfección todos los entresijos necesarios para fabricar unos variadores que permitan mejorar significativamente el rendimiento del motor, sin modificarlos. Es destacable como los variadores Polini ofrecen una calidad de fabricación superior a la del componente original gracias a los estrictos estándares de calidad enfocados al alto rendimiento. Asimismo, estos variadores logran aumentar la fiabilidad gracias a la reducción de fricción y desgaste y a un avanzado sistema de lubrificación patentado por Polini. Se asegura una lubricación uniforme gracias a que el dispositivo se mantiene dentro del bulón sobre el que gira el variador. Cada variador de Polini se equilibra individualmente para lograr un funcionamiento óptimo. La oferta de Polini en estos kits de transmisión es muy extensa y cubre un gran porcentaje de los escúteres y maxiescúteres que circulan por nuestras calles. Además y gracias al potente departamento de I+D, se realiza una constante tarea de actualización para cubrir los nuevos escúteres lanzados al mercado. Es destacable como el mercado sigue demandando estos productos debido a su fácil montaje y, sobre todo, a la excelente relación entre el coste total de componente e instalación versus la ostensible mejora de la respuesta y entrega de potencia de la moto. Los técnicos de Polini hacen uso de los cuatro bancos de potencia de las instalaciones para conseguir, en la medida de lo posible, el aumento de rendimiento deseado.

Carburando el presente
La fabricación de carburantes sigue siendo una actividad capital para Polini. Durante la visita, pudimos ver en primera persona el grado de atención que reciben todos y cada uno de estos componentes antes de salir de fábrica. Es siempre una bella estampa ver como cada carburador fabricado en aluminio pasa por las manos de un operario para realizar su ensamblaje y las comprobaciones pertinentes. De hecho, tal como nos afirmaba Saimon durante la visita, la operadora dedica aproximadamente ocho minutos para comprobar el perfecto estado de cada carburador antes de ser enviado al cliente. Gracias al uso de aluminio, los carburadores de Polini ofrecen unas dimensiones muy compactas y un peso hasta un 40% menor que los de equipo original. Su estudiado diseño posibilita un rendimiento del propulsor más eficiente y se ofertan con una amplia gama de diámetros, así como con bridas de distintos diámetros para adaptarse a los motores de calle y de competición.

Más allá de la moto
En plena búsqueda de nuevas líneas de negocios, Polini inició en 2016 la fabricación de su primer motor eléctrico adaptable a todo tipo de bicicletas. Polini ha llevado a cabo todo el proceso de diseño, tanto de su motor E-P3 como del display con el que se controla el dispositivo. Las baterías, por obvias razones logísticas y tecnológicas, se consiguen a través de un proveedor asiático.

Los motores E-P3 han sido diseñados para proveer al ciclista de toda la asistencia que pueda necesitar y combinarla con una gran autonomía que se puede llegar a estirar hasta superar los 200 km con una sola batería. La compañía italiana se ha aliado con referentes en la fabricación de bicicletas para que usen su competente sistema de propulsión. En España anunciaron su acuerdo con Berria High Performance Bicycle y empresas como Jeep o Kawasaki también han anunciado sendas colaboraciones. El motor E-P3 anuncia una potencia máxima de 500 W, una brutal fuerza de 70 Nm de par y un peso de 2,8 kg. En el modo de máxima ayuda al ciclista, de entre los cinco que se ofrecen, el E-P3 ofrece hasta un 400% de asistencia. La tecnología de estos motores incorpora sensor de par, sensor de frecuencia de pedaleo y sensor de velocidad asociados a un procesador de última generación que se controlan desde un moderno y sencillo display. Las e-bike con motor Polini cortan la asistencia al llegar a los 25 km/h. Sin embargo, con el accesorio Polini Hi-Speed esta limitación desaparece y permite a las e-bikes alcanzar altas velocidades con un esfuerzo de pedaleo irrisorio.

La fabricación de minimotos sigue siendo una de las especialidades de Polini. Disponen de una zona específica en su factoría para tal actividad. Pese a que la demanda del mercado con este tipo de productos ha descendido notablemente en los últimos años, Polini sigue comercializando tres modelos de minimotos con potencias comprendidas entre los 4,2 CV y los 6,2 CV. Su artesanal fabricación rematada con un silenciador Polini te hacen desear volver a ser un niño para poder ponerte a los mandos de semejantes criaturas ideales para iniciarse en el mundo de la competición como lo hicieron Rossi, Pedrosa o Elías.

Polini ha sabido convertirse en todo un referente en la fabricación de propulsores para realizar vuelos paramotor con su línea Thor. Cada uno de los cinco propulsores Thor han sido diseñados y fabricados en la fábrica bergamasca. La máxima expresión de la artesanía la encontramos en un escape fabricado enteramente en titanio, en opción para los Thor. El escape es una auténtica obra de orfebrería compuesta de 31 conos de titanio soldados a mano con decenas de horas de manufactura a sus espaldas que nos mostró orgullosamente Saimon.

De forma empírica
No todo iba a ser escuchar las interesantes palabras de nuestro interlocutor ya que Polini puso a nuestra disposición dos escúteres equipados con sus prestigiosos kits de transmisión. Recordemos que este tipo de preparaciones y toda la fabricación de componentes de transmisión para escúteres 2 y 4 tiempos siguen representando el “core business” de Polini. De hecho, recientemente han lanzado el Kit de transmisión Hi-Speed diseñado específicamente para la superventas Yamaha T-Max 560, el último escúter de altas prestaciones en salir de Iwata. Pudimos probar un Kymco People S 125 con un kit de variador Polini y un Kymco Xciting S 400 con variador y transmisión Polini.

La mejora de empuje en el escúter de 125 se muestra evidente mejorando la respuesta del puño de gas en todo el rango de revoluciones. Esta es, sin duda, una muy buena opción para tener ese extra de patada sin salirte de la cilindrada. El otro modelo probado fue el Xciting S 400 con una preparación más extensa. El resultado de la puesta a punto de Polini no podía ser más gratificante. El kit italiano le sienta de maravilla a este gran escúter que cumple con la exigente Euro 5. La mejora en aceleraciones es muy evidente y ofrece un tacto que recuerda mucho a los reyes del segmento. El buen trabajo de Polini logra cambiar totalmente el carácter de un escúter que, de serie, no tiene tales aspiraciones dinámicas.

Publicidad
Bihr Oakley

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*