MV Agusta Brutale 1000 RR: Excesivamente perfecta

Comentarios
1

La MV Agusta Brutale 1000 RR es, sencillamente, espectacular. Sinceramente, cuesta empezar a hablar de una moto tan especial y única reservada solo a aquellos afortunados y auténticos apasionados de las motos que se la puedan permitir. Seguramente, esta es la moto más excesiva, exagerada y sin ningún tipo de mesura que jamás hayamos probado. La Brutale es puro barroquismo en todos los sentidos.

Diseño excesivo
La motocicleta italiana no es que entre por los ojos, sino que te hechiza y obliga a detenerte varios minutos para poder apreciar el exacerbado mimo en el diseño de absolutamente todos sus componentes y recovecos. Podríamos repasar cada parte de la moto uno a uno que los de MV Agusta han realizado para conseguir este grado de espectacularidad, pero no tendríamos suficientes páginas en una sola revista. Solo nos atrevemos a compararla con la diosa Venus, pero únicamente si ésta fuera ataviada con un ceñido e insinuador vestido.

La agresiva silueta de esta súper exclusiva naked es toda una declaración de intenciones. A su llegada, anuncia que la yegua más sensual del establo ha llegado a la ciudad. Esta Brutale 1000 incorpora unos espectaculares apéndices aerodinámicos que, amén de ofrecer más estabilidad en altas velocidades, infunde temor al resto de motocicletas. La mirada, intensa y penetrante, viene firmada por una de las ópticas frontales más bonitas que el mundo de las dos ruedas ha sido capaz de crear.

Para que nos hagamos una idea de esa obsesión por el detalle, hasta el amortiguador de dirección, acompañado por dos estilizadas nervaduras que desembocan en el depósito, es una pequeña obra de arte. Otro detalle de aquellos que se graban en la retina podría ser el escultural y anatómico asiento del piloto, seccionado en diferentes partes y que ofrece una comodidad aceptable para acabar desembocando en un esbelto colín con entradas de aire. Finalmente, esas cuatro enormes escapes como trompetas que en parado asombran y en funcionamiento desgarran, son toda una maravilla capaz de erizar el vello de todo el cuerpo.

Motor excesivo
Sin lugar a dudas, el alma, el carácter y el espíritu de esta moto nacen a partir del apretado tetracilíndrico en línea con 208 CV. Su rendimiento es infinito y hace honor a su nombre más que cualquier otro modelo. Es salvaje y desmesurado. Gracias a contar con cuatro cilindros, el propulsor da mucho desde bastante abajo, pero una vez superadas las 5.000 revoluciones, empuja como un caza de combate. A medida que nos acercamos al corte, las sensaciones que despierta son una mezcla de emoción y miedo. Pasadas las 9.000 hasta las 13.500, esta moto es de las que hace poner los ojos en blanco, rezar tres padres nuestros y que ocurra lo que tenga que ocurrir.

MV Agusta pone a disposición del piloto todo un arsenal tecnológico con el que poder controlar toda esa potencia. Cuenta con un acelerador electrónico Ride-by-Wire regulado por una plataforma inercial que se encarga del control de tracción en ocho niveles y del sistema anti-Wheelie. Además, la Brutale 1000 te ayuda a salir desde parado como un cohete gracias a un mecanismo de Launch Control bastante sencillo de accionar. Eso sí, necesitarás muchos metros por delante y manos firmes para poder usarlo. Asimismo y como buena súper deportiva, podremos realizar cambios fulgurantes sin dejar de agarrarte con fuerza al semimanillar gracias a un quickshifter tanto de subida como de bajada.

Parte ciclo excesiva
Con una motocicleta de este precio y prestaciones, los de Varese han optado por acompañar su maravillosa criatura de algunos de los mejores componentes que la industria puede ofrecer. Además de su precioso y particular color dorado, las suspensiones Öhlins regulables electrónicamente hacen un trabajo excepcional con unos tarados que van desde durita hasta una auténtica piedra. En cualquier caso, el peso volcado hacia delante por la agresiva —no insufrible— postura de conducción ayudan a un guiado preciso y aplomado.

Rematando las cualidades dinámicas nos topamos con un efectivo y poderoso sistema de frenada firmado por Brembo asociado a un ABS de última generación de Bosch. La capacidad de detención está netamente a la altura del desmesurado caballaje y permite apurar muchísimo antes de entrar al viraje. Aún con todas estas chucherías de primerísimo nivel, para los que quieran algo un poco más exclusivo MV Agusta comercializa la edición limitada Serie Oro de este modelo con un significativo sobreprecio que incorpora un escape de titanio de SC-Project, unas nuevas llantas forjadas ligeras y algo más de potencia (por si parecía poca la de serie).

Precio excesivo
Cuesta mucho encontrar cosas malas a esta escultura sobre ruedas más allá de que no es práctica ni cómoda y es muy tragona. Si estás dispuesto a desembolsar cerca de 33.000 € más los complementos que se quieran, ya puestos, ¿qué más da? esta moto debe transmitir deseo y admiración a partes iguales. Es una montura para lucirla.

Para alguien que no la vaya a meter en circuito es absolutamente brutal (valga el chiste). En el juego de ver quién la tiene más grande, con ésta siempre vas a ganar. Por otro lado, meterla en circuito es casi un pecado ya que esta motocicleta pertenece a un pedestal, vitrina o museo.

De la Brutale 1000 RR no se puede entrar a valorar si tiene menos potencia que la Streetfighter de Ducati o entra peor en las curvas que una MT-10 de Yamaha. Esta moto está por encima del bien y del mal y juega en su propia liga. En el momento que sale del concesionario, este agresivo bellezón ya se ha convertido en una moto de coleccionista. Un clásico instantáneo.



También te puede interesar:

Publicidad
TEXA 2021 Internoticia

COMENTARIOS
1
Añadir comentario

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*