Brixton Crossfire 500: Una genuina y convincente naked

Comentarios
0

La esperadísima neo retro de Brixton ya ha llegado, por fin, a nuestras manos. Este modelo ya lo habíamos visto en diversas ferias y eventos celebrados a lo largo de los últimos años, con el nombre en clave de BX500. Con la llegada de la Crossfire 500, Brixton cristaliza todas sus promesas en una naked genuina que se queda a medio camino entre una café racer y una scrambler y que ofrece una estética original y atractiva.

Tuvimos la suerte de ver llegar la primera unidad de Crossfire 500 en nuestro país en 2018 y debemos reconocer que su particular diseño nos cautivó desde el primer momento. Este nuevo modelo de Brixton incorpora algunos rasgos estilísticos muy característicos que diferencian a esta naked del resto. El primer elemento que llama nuestra atención es, sin lugar a dudas, su estilizado depósito en forma de X. El exuberante diseño del depósito representa el nuevo lenguaje de diseño de la marca que veremos en otros modelos de la familia Crossfire. Pero la cosa no acaba ahí.

Con unas dimensiones compactas, la Crossfire 500 no es solo un bonito depósito. Este modelo demuestra el enorme esfuerzo de la marca por conseguir una motocicleta bella y atractiva desde todos sus ángulos. Mención especial merece la preciosa óptica frontal, muy elaborada gracias a su tecnología LED que dibuja el logo de la marca. Acompañando este diseño minimalista que impera en la Brixton, nos topamos con un pequeño reloj digital. Pese a su reducido tamaño, el display ofrece una enorme cantidad de información, temperatura del motor e indicador de marcha engranada incluidos, de una forma muy ordenada y de fácil lectura. El colín trasero, su trabajado escape o las vistosas llantas de radios echan el resto para redondear una estética retro-futurista muy lograda.

Esta es la primera incursión de Brixton en una cilindrada más seria y, por tanto, la nueva apuesta del grupo KSR debía ofrecer unas cotas de calidad suficientemente altas para el exigente mercado europeo. Al rodar unos pocos kilómetros con esta naked, podemos percibir que ha sido diseñada por moteros de verdad. La Crossfire 500 ofrece una conducción fluida y muy ágil. No cuenta con muchas ayudas electrónicas y eso saca a relucir la enorme efectividad de su chasis y parte ciclo.

Esta moto se mueve gracias al bicilíndrico de Loncin, un propulsor derivado del bloque que anima la Honda CB500 y que comparte con media docena de motos en el mercado. El rendimiento del refinado y eficiente propulsor no es nada del otro mundo, aunque tampoco lo necesita ya que no es una deportiva. En muy pocas ocasiones sentiremos que faltan caballos. En su hábitat natural, es decir, las carreteras secundarias y de montaña, la Crossfire 500 permite rodar a ritmos muy alegres gracias a su suficiente empuje y a la enorme agilidad y efectividad del conjunto.

Las cualidades dinámicas de la Crossfire 500 nos han permitido disfrutar mucho en cada curva. La puesta a punto y la calidad de equipamiento denota que detrás hay ingenieros que disfrutan rodando y eso se nota mucho. La horquilla delantera firmada por KYB hace un gran trabajo y ofrece precisión de guiado y aplomo. Cabe destacar como los neumáticos Pirelli Angel ST, una goma semi-deportiva, cooperan mucho en ofrecer unas sensaciones muy gratificantes y nobles. El poder de detención de la Brixton viene firmado por un auténtico especialista como es J.Juan. Pese a que su rendimiento nos ha convencido y es más que suficiente para el planteamiento de esta naked, no estaría de más un segundo disco que aportara algo más de contundencia.  

Nos quedamos muy satisfechos después de comprobar el excelente trabajo realizado por la marca desde su centro de diseño en Krems, Austria. Brixton ha hecho los deberes y, además, le ha puesto un precio realmente atractivo que se sitúa en la frontera de los 6.000 €. Casualmente (o no), es un importe idéntico al de la Benelli Leoncino 500, la propuesta más similar que hay en el mercado. Falta por ver si el nuevo aspirante es capaz de convencer con su rompedora estética a nuevos clientes.

Brixton Crossfire 500

Motor: Bicilíndrico en línea, 486cc, 8v, DOHC,
ref. líquida, Euro4, ABS
Pot.: 48 CV
Par: 43 Nm
Dep.: 13,5 l.
Peso: 180 Kg
PVP promo: 5.999 €

Lo mejor:

  • Agilidad y aplomo 
  • Estética original 
  • Parte ciclo de calidad 
  • Precio competitivo

Lo mejorable:

  • Un solo disco delante 
  • Asiento duro 
  • Rendimiento del motor plano

Equipación:

Casco: Shiro SH-414 Camouflage
Chaqueta: LEM Travel
Guantes: RST Matlock
Vaqueros: RST Straight Leg Kevlar
Botas: Falco Lennox
Bolsas: SW Motech y Legend Gear LR1 & LA8

Con las fotos de: Sisai Photo – @sisaiphoto




También te puede interesar: