YVS Sabadell: Apuntando alto

Comentarios
0

Yamaha tiene un nuevo hogar premium en el Vallès Occidental (Barcelona): YVS Sabadell. En poco más de seis meses, el Yamaha Scooter Service de Sabadell ya funciona a pleno rendimiento. Pese a los inconvenientes ocasionados por la pandemia, el concesionario catalán no esconde su ambición por convertirse en un exitoso centro de referencia, tanto para la marca como para su área comercial.

No es la primera vez que nos topamos con los dos socios que lideran el ambicioso concesionario Yamaha YVS. Ya conocíamos a Cristina Gómez Ardil y a Rubén Marcos Anguix de otro distribuidor que nos dejó muy buen sabor de boca. Estos dos profesionales del sector comparten una pasión, la de intentar ser los mejores en lo que hacen a base de trabajo, creatividad y visión. Tanto Cristina como Rubén saben lo que quieren y cuando les surgió la oportunidad de hacerse con una concesión Yamaha en Sabadell, no lo dudaron. Dentro de la nueva organización de Yamaha, ellos son un Yamaha Scooter Store, es decir, el segundo nivel por tamaño y obligaciones detrás de un concesionario full. Pese a ser una tienda muy joven —abrieron en noviembre de 2019—, sus dos responsables cuentan con experiencia de largo recorrido en el sector del servicio y la posventa.

Nuestros protagonistas de la sección el Distribuidor del Mes del número 289 de MotoTaller correspondiente a julio-agosto de 2020 no se querían conformar con ser un YSS al uso. En cambio, apostaron por crear un espacio diáfano que rezuma Yamaha por todos sus poros y que podría competir con cualquier concesionario full del país. Cuentan con unas grandes instalaciones con más de 1.000 m2. Los 500 metros de exposición albergan el catálogo completo de Yamaha y los otros tantos, permiten a YVS Sabadell disponer de un amplio taller con zonas de trabajo delimitadas.

Todo el proyecto del concesionario gira entorno a la idea de conseguir transmitir al cliente la experiencia Yamaha al completo, es decir, ofrecer un servicio y una imagen a la altura de lo que cabría esperar de una de las marcas más prestigiosas y premium del mercado. La atención a los detalles es simplemente obsesiva. El mejor ejemplo para escenificar esas ganas de crear una experiencia premium completa lo encontramos en su pecera. Justo detrás de su amplia exposición han colocado una zona de trabajo acristalada y visible para todo el mundo donde se realiza la inspección final del vehículo y la instalación de accesorios. Este original espacio es una manera de aportar exclusividad y convertir la moto de cada cliente en un objeto de deseo. La iniciativa surgió de Cristina y fue apoyada por la dirección de Yamaha España.

Como todos sabemos, la venta es solo una parte del negocio. El esmero en los detalles también se aplica al taller. Inspirándose en los concesionarios de coches premium, nuestros protagonistas diseñaron el taller del YVS Sabadell con unas zonas muy bien delimitadas con las que poder mejorar el flujo de trabajo, mover las motos lo mínimo posible y, de paso, cuidar la imagen. Disponen de una amplia zona de recepción, una zona de diagnóstico rápido y, finalmente, la zona de reparación. La limpieza y el orden imperan en los más de 500 metros de taller.

Pese a toda esta puesta en escena enfocada aportar al cliente esa “experiencia Yamaha”, el trato ofrecido por nuestros protagonistas es cercano y directo. Nos ha llamado especialmente la atención un detalle que tienen con sus clientes y que, del mismo modo que la pecera, es de cosecha propia y fruto de buscar la excelencia en el servicio. Los de YVS Sabadell entregan un pendrive, en forma de llave Yamaha, que contiene toda la información técnica de la moto y un histórico con todas las operaciones realizadas en cada mantenimiento al que haya sido sometida la moto. Todo un detalle que no deja de mejorar la experiencia de sus clientes.

Pese a que el concesionario catalán no puede adquirir directamente modelos con cilindradas superiores a los 400cc (las deben conseguir a través de un concesionario full) la idea de YVS Sabadell es la de, “Vender de todo, independientemente de su cilindrada. Nosotros queremos aumentar nuestra base de clientes en toda la zona de Sabadell y alrededores”, tal como apunta Cristina. Es por ello que han recibido con los brazos abiertos la nueva organización comercial de Yamaha, ya que les ofrece la oportunidad de posicionar la marca en el lugar que se merece a través de la mejora de la experiencia del cliente. En este sentido, el concesionario organiza para sus clientes una serie de actividades con las que crear comunidad. Buen ejemplo de ello son la organización de rutas o la creación de cursos para familiarizar a sus clientes con las nociones básicas de mecánica (tensado de la cadena, comprobación del estado de las pastillas…) para el adecuado cuidado de la moto.

EXPERIENCIA YAMAHA

Nuestros protagonistas se han propuesto ofrecer el mejor y más distinguido servicio que conforme una experiencia totalmente gratificante para el cliente. Desde el momento en el que entra un cliente, se topa con una exposición completa, amplia y ordenada. Salta a la vista su “pecera”, una zona acristalada donde se realizan los montajes de accesorios y que aporta un toque de distinción. Otro elemento diferencial lo encontramos en la llave pendrive que ofrecen a sus clientes con todo el registro de mantenimiento y operaciones y toda la información pertinente de cada moto. Como concesionario oficial, también ofrecen los exitosos servicios de financiación de Yamaha Easy Go, una suerte de “renting” por la que optan cerca del 80% de los clientes. La guinda del pastel en su servicio la encontramos en las actividades de carácter social que consisten tanto en salidas en moto como en la organización de cursos de mecánica básica.

También te puede interesar: