Motormanía: Con conocimiento de causa

Comentarios
0

La amplísima cartera de productos de Motormanía (Asturias) les ha convertido en expertos de tantas marcas que su conocimiento de producto es casi infinito. Lalo Fernández explica en el número 291 de MotoTaller correspondiente a octubre de 2020 su relación con MV Agusta y es optimista con la nueva posición de la marca.

Motormanía se ubica en el Parque Empresarial Águila del Nora en Colloto – Siero (Principado de Asturias). Creada en 1995 en el Principado de Asturias, Motormanía lleva más de 20 años intentando satisfacer a todos los aficionados de las motos, en todos sus ámbitos, tanto desde multitud de eventos en los que participan, como en la comercialización de las mejores marcas del mercado. Vive en permanente expansión. Se hizo con el concesionario Honda de Asturias, con instalaciones nuevas inauguradas recientemente. Hablamos con Lalo Fernández, su responsable, para conocer sus perspectivas ante el cambio de dirección de MV Agusta. Nos confiesa que ha vivido todas las etapas de la marca y que sus primeros contactos nacieron de su vinculación con Motos Bordoy (concesionario oficial en Barcelona, antes importador de la marca).

En España Xavi nos va a ayudar con esto, se dedicará más a fondo porque en la última época no era así. Xavier Pros conoce el saber hacer de Italia y eso nos ayudará mucho”, comenta Fernández. Motormanía no dispone de agentes, “vende lo que vende” de MV Augusta. “No queremos intermediarios porque queremos reducir problemas. El producto y la marca MV Agusta ya son lo suficientemente especiales como para eso. Tenemos agentes para otras marcas generalistas, pero nunca me pidieron por una MV Augusta. Esta marca Premium requiere la venta directa, córner e instalaciones de una marca así, de este nivel”, nos explica.

“El cambio en MV Agusta va lento, pero se ve un horizonte. La llegada de modelos pequeños puede ofrecernos más seriedad, y el prestigio de una marca europea, con calidad y fiabilidad de una moto moderna y con ese toque Premium de algo exclusivo”. Lalo Fernández.

Hubo rachas de ventas de 15 o 20 motos al año, con las F4, al principio, luego 10 y 5. La crisis y las faltas de stock tuvieron que ver con el descenso. “Por una cosa o por otra, costó siempre. Unas tiendas se adaptan mejor que otras. Cuando vamos al salón de Milán, desde luego, no hay motos ni mejor stand que el de MV Augusta. Nadie puede pasar de largo. Me quejo a Xavi: “con todo lo que atrae la moto de por sí, falta un impulso final, ser un poco serios. Las motos son buenas, bonitas, se adaptaron muy bien a los tiempos que corren, a nivel de cilindrada. Pero falta constancia durante más tiempo, para que las cosas salgan bien. Falta generar tranquilidad”.

Para Lalo Fernández, los clientes, cuando se compran una marca Premium como ésta, necesitan certidumbres. En su opinión, falta un pequeño impulso y será con constancia, a largo plazo. “Si tratas bien al cliente vendes más, por tanto se verán más motos, eso incentivará a otros compradores, y es una rueda. La constancia es la que capta clientes. Incluso a personas del sector les cuesta reconocer la marca”.

Lalo cree que los nuevos modelos, las Loncin 300 y 500, la gama de modelos pequeños, permitirán acceder a más volumen: “Aprovecharán la imagen de marca. Es un segmento que está en expansión, entró fuerte Benelli, por ejemplo. Pero el tema es que el pastel está para repartir entre más. Estos modelos permitirán que la marca logre una mayor visibilidad. Es muy importante tener la cantera aquí. No puedes pretender que te venga un cliente a comprar una moto de 20 o 30.000 euros si no hizo cantera”. En Motormanía son de la opinión de que los cambios que se están introduciendo derivarán en un crecimiento estratégico de la marca hacia nuevos segmentos que aseguran negocio, rotación… y posibilidad de entrar en concesionarios y dealers con los que no hubieran entrado si no hubieran tenido estos segmentos.

A nivel de posventa, Lalo reconoce que la trayectoria ha sido complicada y la entrada de Xavi Pros como Country Manager es la esperanza, que canalice una respuesta. “Las motos MV Agusta son una maravilla. Pero presentan pequeños fallos. Creo que uno de los problemas en general que hay con las marcas es que ahora el cliente es el probador. Se hacían muchas más pruebas antes. Una moto podía llegar a probarse durante meses. Se hacen campañas y garantías, pero parecería que estuviera hecho así aposta para que el cliente fuera el conejillo de Indias y regresara al concesionario continuamente. Es una carga que tiene el concesionario, que no deja de ser nexo de unión entre la fábrica y el cliente final. Es muy complicado darle explicaciones a un cliente cuando se lleva una moto y en poco tiempo vuelve con pequeños problemas, esto es verdaderamente un desastre”.

Pese a los obstáculos hallados en este camino, Motormanía va a continuar trabajando con MV Agusta. Las motos les encantan: “Creemos que el proceso va lento, pero se ve un horizonte. La llegada de modelos pequeños puede ofrecernos más seriedad, y el prestigio de una marca europea, con calidad y fiabilidad de una moto moderna y con ese toque Premium de algo exclusivo, que haga ver a los clientes que es una marca por la que vale la pena apostar. Por eso seguimos trabajando estrechamente con ellos”. Lalo reconoce que “con la cantidad de marcas que tengo, me entretengo con MV Augusta porque la marca me apasiona, las motos son excelsas. Pero se necesita método. MV ha pasado por cantidad de fases, cuando la compró Harley-Davidson, limpió la cara de la fábrica”. Para el responsable de Motormanía, el nuevo propietario, el ruso Timur Sardarov, “parece serio, está allí, está presente. Se nota rápidamente que es un apasionado del proyecto, no es solo una persona que pone dinero, no es un fondo de inversión, se involucra, tiene método. Y cuando alguien apuesta su dinero, y además trabaja codo con codo, se supone que querrá sacar rendimiento”.

También te puede interesar: