Flechazo al corazón

Comentarios
2

Cuando vimos las primeras fotos, pensábamos que se trataba de un prototipo. La estética de esta motocicleta roza la perfección. Con este diseño, MV Agusta resume la esencia de una moto deportiva italiana al más puro estilo neo-retro. Coge elementos clásicos y los moderniza. En el apartado estético la moto es incontestable siendo una de las más bonitas que han salido al mercado. De hecho, muchos podrían pensar que estamos ante un prototipo. Suponemos que este tipo de producto solo se lo pueden permitir marcas tan exclusivas y reverenciadas como MV Agusta. Incluso podríamos decir que estamos ante una obra maestra, así, sin paliativos y que podría estar en un museo de arte en Florencia. El diseño es absolutamente sublime y audaz. No podemos dejar de destacar estos faros redondos delante y detrás junto a esos elementos aerodinámicos encima de la cúpula. La moto está repleta de pequeños detalles que no hacen más que elevar un diseño realmente arrebatador, sin precedentes y sin descripción posible. Esta es una moto que hay que ver al natural porque ni siquiera las fotos hacen suficiente justicia a la enorme belleza que esta deportiva italiana rezuma por todos sus poros.

Sin embargo y si tuviéramos que destacar algún elemento que nos ha gustado un poco menos, debemos mencionar que algunas calidades y ajustes de los plásticos de la cúpula son francamente mejorables. Si estuviéramos hablando de una Yamaha o de una Kawasaki lo veríamos más que aceptable. Pero en una moto que pretende llegar al monte olimpo de las motocicletas, un modelo que bien podría servir para decorar el comedor, este elemento nos ha defraudado un poco. En cualquier caso y para ser justos, el resto de elementos exhiben unos acabados de gran calidad.

Una F3 de alta costura

La Superveloce utiliza la base una MV Agusta F3 800 de la que toma prestados chasis, propulsor y parte ciclo. Cuando la arrancas, igual que con la mayoría de creaciones salidas de Varese, nos topamos con un ralentí en el que parece que haya algo suelto en el motor. Sin embargo, una vez enroscas el puño, ese sonido se transforma en un agudo y metálico aullido capaz de arrancar una sonrisa tanto a tu cara como a tu corazón. El empuje de su tricilíndrico es cuanto menos enérgico y contundente. Sobre todo arriba, cuando se sube de vueltas y el escalofriante rugido recorre la espalda, justo ahí es donde la Superveloce saca todo su temperamento.  

La Superveloce lleva una componentística de primerísimo nivel. De eso no hay duda. También es verdad que teniendo en cuenta el significativo coste de adquisición, superior a los 22.000 euros, no esperamos menos de una moto así. Horquilla y sistema de frenado realizan un trabajo excepcional aportando unas cualidades dinámicas muy buenas. Esta Superveloce permite circular a unos ritmos de infarto gracias a su poderío y también a una avanzada y configurable electrónica que interviene en el momento preciso para que no perdamos el control.

Para lucir hay que sufrir

Subidos a la extravagante Superveloce nos encontramos con algunos hándicaps a tener en cuenta. La postura de conducción es incómoda y sacrificada a lo que hay que sumar un ángulo de giro realmente largo. Si se quiere acometer una ruta larga en esta escultura sobre dos ruedas es altamente recomendable realizar un entrenamiento específico de muñecas. Sin duda, esta parte del cuerpo será una de las más castigadas al sumar kilómetros debido a que vas sentado muy alejado del manillar. La única posición en la que se puede ir relativamente cómodo con esta motocicleta es la de circuito. Todo lo que se salga de eso, esta moto resultará entre bastante y muy incómoda. En su defensa, diremos que el resto de deportivas del mercado no son mucho mejores, aunque sí superiores. Es una moto pensada para entrar en un circuito, pero que nos hace daño solo de pensar lo que le haría un arrastrón a esta autentica preciosidad. Por cierto, el pasajero no tiene opción de ir mínimamente de forma digna.

Hay un aspecto que creemos es un error flagrante en la instrumentación de esta MV Agusta y es precisamente que no haya indicador de gasolina. Es cuanto menos curioso que esta simple medición no tenga acomodo en el completísimo cuadro de instrumentación TFT a todo color y que sí hayan pensado en elementos menos esenciales como un acelerómetro que indica las fuerzas de aceleración y frenada o el grado de inclinación. El manejo de las piñas sigue siendo un poco críptico. Debemos reconocer que han mejorado mucho en su interfaz, aunque aún queda a leguas de distancia de otros sistemas que encontramos en deportivas rivales.

Exclusiva o súper exclusiva

Para aquellos que no se conformen con la exclusividad que aporta tener en su garaje una Superveloce “estándar”, MV Agusta también comercializa versiones especiales más equipadas y decoradas con colores distintos. En el catálogo de la marca encontramos la versión S, vestida de negro; el modelo Alpine, rematado en un espectacular azul eléctrico; y quizás nuestra preferida, la Superveloce Ago, una reinterpretación de la motocicleta con la que compitió Giacomo Agostini con los colores clásicos de competición de MV Agusta, es decir, rojo y gris con portanúmeros amarillo incluido. Pero hablando del precio… ¿son demasiados los 22.200 euros que cuesta de base? Pues teniendo en cuenta que casi con total seguridad cualquiera de estas versiones de la Superveloce se revalorizarán con el tiempo y que su exclusividad la convertirá en una joya a tener por todo coleccionista de motos, la respuesta es un claro no.

MV AGUSTA SUPERVELOCE

  • Motor: tricilíndrico en línea, 798 cc, 12v, DOHC, refrigeración líquida, Euro 5, ABS+CT+antiwheelie+IMU
  • Potencia máxima: 147 CV
  • Par máximo: 88 Nm
  • Capacidad del depósito de combustible: 16,5 litros
  • Peso: 173 kg
  • PVP: 22.200 €

LO MEJOR

  • Belleza sublime
  • Aullido al subir de vueltas
  • Parte ciclo de primera
  • Electrónica abundante

LO MEJORABLE

  • Precio elevado
  • Confort
  • Acabado de la cúpula

EQUIPAMIENTO DE LA PILOTO (María Prieto, @mariadmaria)

  • Casco Bell Bullit DLX Carbon Hutle
  • Chaqueta Onboard Angle
  • Botas Falco Ayda Low
  • Guantes Turó Urban Panther

Hemos publicado esta prueba de la MV Agusta Superveloce en el número 308 de MotoTaller correspondiente a mayo de 2022.

También te puede interesar: