DynamicLine skin 2021

BMW S 1000 RR: ¿Te gusta pilotar?

Comentarios
0

La prueba de la todopoderosa BMW S 1000 RR merecía una cuidadosa planificación con la que poder verla brillar en su hábitat natural. Por este motivo MotoTaller puso rumbo al Circuit de Calafat, un entorno ideal donde, gracias a la organización de FactoríaRR, poder dar rienda suelta a los 207 CV de esta atlética y emocionante arma de precisión. Asimismo, tuvimos también la oportunidad de compararla con la S1000RR MY2011 de nuestra compañera y piloto Mari Calero. BMW Motorrad ha conseguido fabricar una espectacular motocicleta capaz de rivalizar con las mejores RR del mercado sin despeinarse.

Las dos generaciones anteriores de la deportiva de BMW cosecharon un enorme éxito gracias a su competente parte ciclo y a un salvaje propulsor. La tercera, presentada oficialmente en 2019, eleva todos los estándares posibles a un nivel superior. Motor, chasis, diseño y parte ciclo han sido mejorados significativamente. Además, la marca alemana ha hecho uso de todo su arsenal tecnológico para que el piloto pueda realizar una puesta a punto pormenorizada de la moto desde la gran pantalla TFT.

La superdeportiva del fabricante bávaro se percibe compacta y ligera. Queda claro que BMW ha eliminado hasta el último gramo de grasa para conseguir rebajar el peso respecto a su antecesora en 11 kg, dejando la báscula en unos muy buenos 197 kg. Desde un punto de vista estético, esta exuberante moto ofrece una estética impecable. Destaca su nueva óptica frontal con dos simétricos faros decorados por unas enfadadas cejas LED, acaba con la asimetría de antaño. Los colores de guerra de la división “M” realzan una afilada silueta capaz de girar cuellos allá por donde pase. La calidad tanto en los materiales como en los ajustes es superlativa y más en esta versión equipada con el espectacular y costoso paquete de carbono M, una opción que hace aún más exclusiva esta motocicleta y que reduce el peso total. 

Nos subimos a la S1000RR con la ilusión de un niño pequeño y el respeto de saber que tienes un torrente de potencia bajo el puño derecho. El refinamiento del tetracilíndrico en paralelo es soberbio y emite un ronroneo al ralentí que enamora. El nuevo propulsor germano es 4 kg más ligero e incorpora la tecnología BMW ShiftCam, un sistema de distribución variable capaz de aumentar el rendimiento en todos los regímenes. Al tener tanta potencia, este es un motor polivalente que se muestra relativamente domesticado por debajo de las 6.000 vueltas. A partir de ahí, empiezan a galopar todos los caballos al unísono consiguiendo unas aceleraciones realmente fulgurantes. Pese a ser 8 CV más potente que su predecesora, toda la electrónica se encarga de conseguir una gran progresividad en la entrega hasta llegar al corte, pasadas las 14.500 vueltas.

Como todo aparato moderno de altas prestaciones, esta BMW incorpora un sinfín de complejos y efectivos sistemas destinados a mantenerte en pista. El ABS BMW Motorrad Race y el Pro DTC (control dinámico de tracción) y sus hasta siete modos de conducción aportan una gran polivalencia en pista y transmiten una enorme seguridad. Gracias a las bondades de una suspensión regulable de forma electrónica, la S1000RR se adaptará al estilo y características de cada piloto. Eso sí, para realizar todas estas configuraciones habrá que familiarizarse con los muchos menús y diferentes opciones que ofrece. Las posibilidades de personalización son casi infinitas

Lo cierto es que todo el conjunto baila en el asfalto de maravilla. La agilidad que se percibe es brutal permitiendo unos cambios de apoyos suaves y seguros. El control anti-wheelie y el asistente de cambio Pro HP, para subir y bajar marcha, nos ayudarán a centrarnos únicamente en la próxima curva. A medida que pasan los kilómetros, la confianza en este maravilloso animal de asfalto va aumentando exponencialmente a la par que el paso por curva. La capacidad de frenada es contundente y segura y, solo después de un extenso y exigente uso se podrá notar algo de fatiga. La nota que saca esta BMW roza el sobresaliente.

Con esta motocicleta, BMW ha sabido evolucionar un producto para colocarlo en el eslabón más alto de la cadena alimentaria (con permiso de la radical M1000RR recientemente presentada). El confort de marcha, que no es terrible, y el significativo precio base, de 21.350 euros, no nos parecen especialmente relevantes al hablar de este tipo de moto. La base creada por los de Munich es una excelente opción tanto para aquellos que busquen una moto para circuito como para los que le vayan a dar un uso más variado.

BMW S 1000 RR MY20

  • Motor: Tetracilíndrico en línea, 999 cc, 16v, DOHC, BMW ShiftCam, refrigeración líquida, Euro 5, ABS+CT
  • Potencia máxima: 207 CV
  • Par máximo: 113 Nm
  • Capacidad del depósito de combustible: 16,5 litros
  • Peso: 197 kilos
  • PVP: 21.350 euros

LO MEJOR

  • Comportamiento ágil y preciso
  • Enorme y progresiva potencia
  • Excelente relación peso-CV
  • Suspensiones regulables electrónicamente

LO MEJORABLE

  • Precio elevado
  • Extras muy costosos
  • Menús complejos

LA OPINIÓN DE MARÍA CALERO

Una gran evolución

Desde que sacaron el nuevo modelo de la BMW S1000RR, moría de ganas por subirme en una y probarla como Dios manda. No dudé ni un segundo en aprovechar la oportunidad que me brindó MotoTaller para sacarle todo su jugo en el Circuit de Calafat y así sacar mis propias conclusiones entre su antecesora (mi moto de competición del año 2011) y el modelo actual 2020.

Pese a que estábamos comparando una moto de serie con una ya preparada en ciertos componentes de competición como línea entera de escape, bomba de freno, centralita, radiador sobredimensionado, etc…  la mejora entre un modelo y otro era muy notable. Me sorprendió mucho en la entrega de potencia y agilidad con un peso a favor de la 2020 ni más ni menos que 10 kg inferior a la mía de competición. Y ya no hablemos del aumento de CV.

Aunque las primeras vueltas en el circuito no fueron muy satisfactorias para mí, ya que notaba la moto que no iba por el sitio, todo ello era debido a no tener una buena puesta a punto en cuanto a suspensiones y freno de motor. Todo mejoró en el momento en el que dimos con el panel de configuración de la moto y pude personalizar los parámetros que necesitaba para que fuese tal y como quería. Dicho y hecho, fue volver a salir a pista y ya estaba solucionado. La moto era totalmente diferente a la primera vez que la cogí. Así que a medida que cogí confianza pude soltarme y moverme como pez en el agua por el revirado trazado tarraconense. Por fin, pude hacerme a ella y disfrutarla como Dios manda. Sin duda, esta es una moto totalmente renovada a nivel estético y que ofrece unas salvajes prestaciones y unas grandes aptitudes dinámicas. ¡No dudaría en comprármela de nuevo!

La prueba de la BMW S 1000 RR MY20 la hemos publicado en el número 293 de MotoTaller correspondiente a diciembre de 2020. Para el reportaje contamos con la colaboración de Pitlane Photosport (@pitlanephotosport), Factoría RR (@factoriarr) y el Circuit de Calafat (@circuitcalafat).

También te puede interesar:

Publicidad
Royal Interceptor

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*