BMW GS: 40 años de un concepto de moto revolucionario y exitoso

Comentarios
1

BMW Motorrad celebra este 2020 una efemérides muy especial, los 40 años de sus modelos GS. No hemos de remontar hasta el otoño de 1980 cuando la marca bávara presentó la R 80 G/S, una motocicleta que combinaba por primera vez dos tipos de conducción, off road y carretera. Desde el primer momento se confirmó como un combinación acertada al proporcionar capacidad en carretera, en off road y ser compatible con un uso diario. Con el paso de los años los modelos BMW GS se han convertido en la moto ideal para explorar los rincones más remotos del planeta y prueba de ello es que BMW Motorrad ha entregado más de 1,2 millones de GS a lo largo de estas cuatro exitosas décadas.

La saga GS de BMW Motorrad ha cumplido 40 años. Han sido cuatro décadas de éxito.

Robusta e innovadora

El primer modelo, la R 80 G/S ya exhibió sus facultades: dinámica de conducción, dominio del off road, comodidad y robustez y estas cualidades se han ido transmitiendo y mejorando generación tras generación.

Así mismo, las GS siempre han sido motos innovadoras. En 1993 la F 650 “Funduro” fue la primera monocilíndrica enduro de BMW que salió al mercado y mientras esta moto sacaba su extraordinaria dinámica de conducción de su bajo peso y de la potencia de su motor (47 CV) BMW Motorrad preparaba el cambio de guardia con los modelos GS con motor bóxer.

BMW R1200 GS de 2013.

La BMW R 1100 GS fue la primera GS con motor bóxer de 4 válvulas y 80 CV de potencia pero es que además abrió nuevos caminos en cuanto a tecnología de la suspensión. Así mismo, por primera vez en una maxitrail el motor y la caja de cambios actuaban como elementos de soporte de carga del chasis, haciendo superfluo un bastidor principal. Por su parte, el sistema de suspensión trasera BMW Paralever ya había eliminado las reacciones del eje de transmisión en los modelos con el bóxer de dos válvulas. Años antes, los ingenieros de BMW habían creado ahora una forma innovadora de guiar las ruedas delanteras utilizando la suspensión Telelever. Con la compensación de paso y la respuesta altamente sensible, establecieron nuevos estándares en este área. Además, la nueva R 1100 GS fue la primera moto de enduro en estar equipada con ABS, un plus de seguridad que ahora es equipamiento de serie en todas las motos BMW.

La gama media es cosa de los modelos GS de la serie F

El modelo F 650 GS es otro de los que ha marcado un antes y un después dentro de la saga GS. Fue la primera monocilíndrica con inyección electrónica, catalizador y ABS y se fabricó en Berlín a partir del año 2000. Los modelos F 650 GS y F 800 GS lanzados en 2007 amplían el público potencial de estas motos por su polivalencia y se han consolidado como modelos muy vendidos.

Poderío Bóxer

BMW F850 GS y F850 GS Adventure de 2019.

Con el lanzamiento en 2009 de la R 1200 GS mejorada, BMW monta el motor bóxer DOHC de régimen libre con dos árboles de levas en cabeza por cilindro que entrega 110 CV y en 2010, con motivo del 30º aniversario de las GS, lanza las ediciones especiales “30 años GS” de las BMW R 1200 GS, R 1200 GS Adventure, F 800 GS y F 650 GS pintadas con los colores corporativos de BMW Motorrad Motorsport. Ese mismo año lanzaba la BMW G 650 GS de esbelta y estilizada “figura” más asequible para todos los públicos por peso ligero y reducida altura del asiento.

La evolución de la familia GS no se detiene en ningún momento y en 2012 se presenta la nueva R 1200 GS que, como novedad, monta un motor bóxer flat twin refrigerado por aire/líquido con culatas de flujo vertical, caja de cambios integrada y una transmisión por eje en el lado izquierdo a partir de entonces, complementada con tecnología de chasis de última generación y sistemas de control electrónico como el ABS, el control de tracción o el chasis semiactivo. Con una entrega de 92 kW (125 CV), la nueva R 1200 GS también ofrecía un rendimiento de conducción superior. Apenas un año y medio después, en marzo de 2014, la moto BMW número 500.000 de la serie GS con motor bóxer salía de la línea de montaje de la planta de Berlín: se trataba de una R 1200 GS Adventure.

Para todos: variantes GS de menor cilindrada

En otoño de 2016 la marca muniquesa presenta la GS 310 GS con la que se introduce en el segmento de cilindrada por debajo de los 500 cc. Se trata de una moto muy compacta, confortable y que se abre a un público mucho más amplio gracias a su versatilidad. Este mismo año también lanza la R nine T Urban G/S inspirada en la primeriza BMW R 80 G/S pero con la tecnología de 2016, por ejemplo, un potente motor bóxer refrigerado por aire/aceite de 110 CV de potencia.

En 2017 llegan las nuevas F 750 GS y F 850 GS totalmente rediseñadas (dos modelos clave por su aceptación en el mercado) y en 2018 BMW Motorrad introdujo una actualización radical del motor bóxer de los modelos GS grandes. Tecnologías como la ShiftCam que permite variar los tiempos y la carrera de las válvulas en el lado de la admisión o los árboles de levas diseñados para la apertura asíncrona de las dos válvulas de admisión que genera un mayor remolino de la mezcla entrante y, por lo tanto, una combustión más eficaz convierten a este motor bóxer en un referente en potencia, entrega de par y reducción de consumo y emisiones.

Cuarenta años después del lanzamiento de la primera GS, esta familia se ha consolidado como el referente en el segmento aventura. Su tecnología, dinamismo y calidad “made in BMW” son muy valoradas por el colectivo motero. En definitiva, es una historia de éxito.

También te puede interesar: