Zontes Z2-125: Modelo de acceso

Comentarios
2

Esta naked de 125 cc marca los estándares mínimos con los que Zontes quiere atacar el segmento de baja cilindrada de marchas. Decimos mínimos porque este es el modelo más asequible y, por lo tanto, el que supuestamente debería ser el menos equipado de todos. Sin embargo y teniendo en cuenta este hecho, la Zontes Z2 sigue contando con elementos propios de un fabricante premium como podría ser su embrague antirrebote, su iluminación Full Led o el sistema ABS de serie.

Sobria

Si bien la mayoría de Zontes destacan por ofrecer un diseño rompedor y diferente, con esta Zontes Z2 nos quedamos un poco fríos en este apartado. Es cierto que sigue la línea moderna de otros modelos, pero no nos acaba de convencer una imagen de la que no podemos destacar grandes detalles más allá de algún atractivo destello estilístico. Dicho en otras palabras, este es el modelo más sobrio y convencional de la marca pese a contar con un precioso basculante repleto de nervaduras, un bonito escape similar al de otras monturas de Zontes o unas piñas bien terminadas y retroiluminadas.

Los acabados y los ajustes son más que correctos y son suficientes para convencer a un usuario que se quiere introducir en el mundo de la moto. Como las comparaciones son odiosas, si un potencial comprador contempla otros modelos de la marca, es muy probable que acabe optando por otras opciones con una personalidad más marcada que, eso sí, serán algo más costosas. Hay que tener en cuenta a quien prefiera la sobriedad estética.

En cuanto nos subimos a la Z2-125 podemos percibir un puesto de conducción cómodo y relajado. Pese a que el asiento está situado a 830 mm, la naked asiática no deja de ser accesible ya que es bastante estrecha. Esta naked ha sido concebida con el principal objetivo de realizar las conmutaciones diarias de una forma confortable. En esta misma línea podemos analizar la plaza del acompañante gracias a un más que correcto espacio otorgado por el cómodo asiento.

Al tacto, la Zontes se percibe con una notable calidad de materiales más allá de algunos pocos plásticos que no están a la altura. Un detalle que siempre nos gusta mucho y aporta mucha modernidad es el de las piñas iluminadas que, por cierto, están muy bien terminadas. Enfrente, una pantalla TFT con toda la información pertinente y de fácil lectura que no desentona en una motocicleta de acceso a esta joven marca.

Corazón joven

Esta Z2-125 es una naked fácil que tiene como objetivo primordial la movilidad. Por lo tanto y pese a que su chasis admitiría una puesta a punto más deportiva, el tarado confortable de sus suspensiones invita a no acercarse al límite dinámico. Esta Z2-125 no es la moto más ligera del segmento, aunque con 160 kg en los que deja la báscula, se siente ágil, bien equilibrada y con suficiente aplomo como para encarar con confianza un tramo de curvas y pasárselo bien.

Teniendo en cuenta que el propulsor que anima la Zontes es, sobre el papel, el mismo que el de sus hermanas de cilindrada, nos ha transmitido la sensación de que este monocilíndrico es algo más perezoso aún con sus cerca de 15 CV. En cualquier caso, el refinamiento de marcha es correctísimo y su consumo de combustible también. Mención a parte merece un embrague antirrebote que acaba de endulzar una experiencia de conducción plácida y competente. El sistema de frenado, equipado con ABS de Bosch, ofrece una capacidad de detención correcta que nos avisará que se está fatigando con mucho margen. Como decíamos al principio, en ningún caso estamos ante una naked de corte deportivo, pero sí cumple con su cometido.

Con esta naked de 125cc, Zontes consigue ofrecer una opción con un competitivo precio situado justo por encima de la barrera de los 3.000 € que trae consigo un completo equipamiento y un moderno propulsor. Además, este modelo apuesta por ofrecer una gran practicidad gracias a dos plazas cómodas y usables perfectamente para el día a día. La Z2-125 no será ni la más bonita, ni la más polivalente o la más deportiva. Por el contrario, ofrece un gran equilibrio, una tecnología actual y un equipamiento digno de rivales de mayor entidad.

ZONTES Z2-125

  • Motor: monocilíndrico, 125 cc, 4 tiempos, 4 válvulas, refrigerado por agua, inyección electrónica, Euro 5 y ABS
  • Potencia máxima: 14,5 CV
  • Par máximo: 13 Nm
  • Capacidad del depósito de combustible: 27 litros
  • Peso: 160 kg
  • PVP: 3.189 €

LO MEJOR

  • Equipamiento de serie
  • Motor refinado
  • Calidad-precio imbatible

LO MEJORABLE

  • Diseño sobrio
  • Curva de potencia
  • Altura del asiento

EQUIPACIÓN

  • Casco Caberg Jackal Darkside
  • Chaqueta Onboard Brooklyn
  • Guantes Eleveit ST1
  • Botas Eleveit Versus WP

GPR DETRÁS

Aquellos que se compren tanto este modelo como el resto de la gama de Zontes podrán recurrir al especialista italiano GPR para acabar de redondear la estética y el rendimiento de su motocicleta. De este modo, el fabricante europeo se erige como un partner de la marca dispuesto a dotar de ese punto más deportivo, ya sea en cuanto imagen como en sonido, para personalizar cada unidad. Cabe destacar como GPR dispone de un interesante y gran abanico de modelos de escapes con diferentes materiales de construcción que se caracterizan por un innegable sello de calidad.

Hemos publicado esta prueba sobre la Zontes Z2-125 en la sección motoUrban del número 307 de MotoTaller correspondiente a abril de 2022.