Yamaha YZ250F: Destinada a ganar

Comentarios
1

¿Sabéis de aquellos días en los que cuanta más gasolina tuvieses, más gasolina quemarías? Pues esto es lo que nos pasó al staff de MotoTaller durante las jornadas de pruebas de la moto que os traemos en este post. Coincidir con una pista en perfectas condiciones, como los circuitos del Área del Motor de Can Taule (Súria) y poder disfrutar encima de la Yamaha YZ250F, fue todo un “lujazo” y un gozo sin precedentes para cualquier piloto. Por suerte esta vez fui yo… Me tocó a mí.

Nuestro piloto probador de off road, Ramon Brucart, con la Yamaha YZ250F.

Pude probar durante varias jornadas la pequeña “de las azules de válvulas”. Me divertí tanto como quise y pude sobre una máquina privilegiada. Una poderosa 250cc que hace enloquecer a su jinete. Pudimos subirnos en distintos circuitos y someterla a diferentes condiciones, circuitos más rápidos, otros más cerrados, técnicos y con distintos tipos de terrenos.

Yamaha ha creado una moto increíble. Normalmente los pilotos que estamos acostumbrados a motores grandes y potentes como los 450cc, a las monturas de MX2 les echamos en falta aquella entrega de potencia más agresiva y directa.

Motor delicioso

La YZ250 F posee un motor muy potente y aprovechable, quizás el que más de las MX2… Me ayudó mucho en circuitos más cerrados, otorgándome un buen potencial en bajos, pudiendo salir de curvas cerradas y con el motor más “muerto”, sin ningún tipo de problemas. Es aquí donde los riders acostumbrados a motores de más cilindrada estamos más incómodos. Con la YZ250 F no tuve esa dificultad.

El propulsor de la máquina de Iwata enlaza este potencial en bajo régimen con unos medios envidiables y una estirada infinita si vas subiendo marchas. No se arruga en ninguna circunstancia, ya que algún día pude rodar en circuito rápido y blando. Allí pude poner a prueba y exigir lo máximo a la Yamaha y no falló. Me hizo volar y rodar muy deprisa y pude divertirme como un niño.

Además, los usuarios de Yamaha pueden gozar de la aplicación para la conexión inalámbrica llamada Power Tuner Yamaha, que permite calibrar el motor de manera sencilla. Lo que hace la aplicación es conectarse con la CCU, la unidad de control de comunicaciones, con lo que el piloto o los técnicos pueden ajustar al momento la mezcla de combustible y aire y la distribución del encendido, adaptando el comportamiento del motor a las condiciones de la pista

Un motor “top” con un chasis como el de la pequeña de las YZF’s. Es una mezcla perfecta. El cuadro de la azul va espectacular. Permite curvear de lo más cómodo y fácil. Un chasis de aluminio experimentado, como toda la montura, en el mundial de MX, permite girar muy rápido. Pude meter la moto en las curvas cerradas con facilidad y agilidad, encarando las roderas y los peraltes a gran velocidad.

Las zonas más comprometidas, como las zonas rápidas y estropeadas, se hacen mucho más factibles y seguras. Pude atacar con confianza y ganar tiempo en cada vuelta.

Las efectivas suspensiones KYB

KYB es la marca encargada de suministrar las suspensiones a la YZ250F, un conjunto excelente, una apuesta segura, fácil de regular y con capacidad para ajustarse a las necesidades y “manías” de cada piloto.

Las horquillas de 49 mm poseen un primer tramo blando para poder pasar sin darte cuenta los pequeños baches que aparecen en las frenadas. En las rectas de los circuitos de MX, esta primera parte blanda de la horquilla también nos ayuda en la entrada de las curvas, ya que se hunde lo suficiente para mantener la Yamaha en la geometría correcta y poder entrar a la perfección en cada rodera. La última parte de las horquillas KYB se va endureciendo. Esto es idóneo para las entradas de los saltos, ese momento en el que la moto “choca” contra la rampa de despegue, un instante clave para afrontar la volada en perfectas condiciones y seguridad. En esa tesitura, si no tienes una confianza ciega en la puesta a punto de las suspensiones no puedes atacar al 100% los saltos. Esta misma función nos va a la perfección en la caída de los mismos, donde vemos que la horquilla trabaja a la perfección, completando todo el recorrido y sin llegar a hacer el típico tope.

El amortiguador KYB de 315 mm de recorrido hace enloquecer al que va encima de la moto. Es una de las claves para poder rodar lo rápido que pude pilotar. Me insufló una confianza brutal, transmitiéndome una seguridad enorme. En ningún momento me dio ningún susto, y aceptaba todos los baches fuese la velocidad que fuese con la que los afrontaba. Un funcionamiento perfecto en los saltos, traducidos en una firmeza y una tracción espectacular.

En definitiva, la Yamaha YZ250F es un conjunto espectacular, una moto competitiva y con material de calidad, una moto con la que me lo pasé genial. Permisiva y generosa, hace que puedas rodar con rapidez y fluidez. Uno de aquellos días de pilotaje que quedan marcados en la agenda y el ADN de un piloto.

YAMAHA YZ250F

  • Motor: monocilíndrico, 249,4 cc, refrigeración líquida, 4 tiempos.
  • Suspensiones: horquilla delantera y amortiguador trasero KYB
  • Frenos: disco de freno delantero ondulado de 270 mm y disco trasero flotante de 240 mm.
  • Capacidad del depósito de combustible: 6,2 litros
  • Peso: 106 kg
  • PVP: 8.699 euros

LO MEJOR

  • Conjunto en general
  • Estética
  • Motor
  • Posición de conducción

LO MEJORABLE

  • Llantas azules
  • Falta de detalles racing

EQUIPACIÓN DEL PILOTO (Ramon Brucart)

  • Casco Bell Moto 9MIPS
  • Camiseta Answer Arkon Bold
  • Pantalón Answer Elite Solid
  • Guantes Answer AR2
  • Botas Alpinestars Tech 10
  • Gafas Oakley Airbrake Pinned Race

Ramon Brucart es el autor de esta prueba que hemos publicado en el número 288 de MotoTaller correspondiente a junio de 2020.

También te puede interesar:

COMENTARIOS
1
Añadir comentario

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*