Yamaha y Akrapovič: admiración mutua

Comentarios
0

Akrapovič y Yamaha han establecido una fructífera alianza comercial. Los concesionarios de la marca de los diapasones comercializan los escapes del fabricante esloveno y la sinergia generada es muy positiva. Desde Yamaha están muy satisfechos por poder vender un producto de alta calidad y muy valorado por sus clientes y Akrapovič valora muy positivamente los niveles de venta obtenidos y el hecho de ser un partner importante en una red tan importante como la de los concesionarios oficiales Yamaha.

Fundada en 1991, en menos de 30 años Akrapovič ha logrado vender sus escapes en más de 86 países y superar el millar de empleados.

Esta admiración mutua se plasmó en un acto conjunto que consistió en una visita a los centros de producción que Akrapovič posee en Črnomelj e Ivančna Gorica, localidades de Eslovenia. Asistieron a estas dos jornadas los concesionarios oficiales Yamaha que más escapes Akrapovič venden en España y que son (por orden alfabético): Altabix Motor, de Elche (Alicante); Comercial Bermúdez, Talavera de la Reina (Toledo); Flick Moto, de Las Palmas de Gran Canaria; Manell Motor, de A Coruña; Moto Retro, de Sant Julià de Lòria (Andorra); Motos Ausió, de Vic (Barcelona); New Shop Motor, de Granada y Yamaha Zona Cero, de Gavà (Barcelona).

 

En la planta de Črnomelj

El primer día la expedición Yamaha pudo conocer la planta de producción de Črnomelj, una antigua fábrica de compresores adquirida en 2005. La jornada se inició con una presentación para que los asistentes pudieran conocer quién es Akrapovič. Ignacio Escriche, responsable de ventas del segmento de motos, y Marko Magdič, director de desarrollo de mercado, explicaron que esta visita se enmarca en la estrategia ADT (Akrapovič Dealer Training). La marca del escorpión se ha convertido en un fabricante líder en el mercado de sistemas de escapes Premium para motos y coches deportivos. Sus dos fábricas de última generación incluyen una fundición de titanio, laboratorios de alta tecnología metalúrgica y se produce con las tecnologías de producción más avanzadas lo que le ha permitido comercializar sus escapes en 86 países repartidos por todo el mundo. Fundada en 1991 por Igor Akrapovič, su crecimiento ha sido constante, de una plantilla de 483 empleados en 2009 ha pasado a 1.261 trabajadores en 2019.

La fundición propia permite a Akrapovič crear prototipos en muy poco tiempo o fundir geometrías muy complicadas. Le aporta una gran ventaja respecto a la competencia.

Durante el recorrido por la fábrica los visitantes pudieron conocer los materiales de alta calidad con los que trabaja Akrapovič que posee un avanzado y equipado laboratorio metalúrgico donde realiza pruebas exhaustivas sobre las propiedades de los materiales y la calidad de los productos. Pusieron especial énfasis en el titanio, un material muy ligero, que no se oxida y no es alergénico y que está muy presente en sus escapes en forma de aleaciones muy resistentes a las altas temperaturas. Actualmente está trabajando con la tercera generación de aleaciones de titanio, denominada ASN y que resiste hasta 850 °C de temperatura antes de romperse. Como los visitantes eran representantes de concesionarios Yamaha, Akrapovič les explicó en qué proyectos está trabajando para la marca japonesa como, por ejemplo, el nuevo escape que ya tienen listo para la futura Ténéré 700 que ha sido sometido a centenares de pruebas para garantizar su máximo rendimiento.
En la zona de producción personal de Akrapovič describió que aunque utilizan soldadura robotizada y automatizada, el 70 por ciento de la soldadura es manual lo que aporta a los escapes un plus al ser artesanales. Subrayaron que las chicas son excelentes soldadoras porque son más finas trabajando y se fijan más en los detalles que los hombres. Seis meses se tarda en formar a los soldadores y actualmente son 250 en la sección de motocicleta. También merecen especial mención las dos máquinas de corte 2D, la de 3D operativa desde hace tres años y el laboratorio de calidad, puesto en marcha en 2008 junto con la fundición y que contribuye a desarrollar nuevos productos llevando el rendimiento de los materiales al límite. Este laboratorio posee el certificado TÜV alemán que le certifica para analizar las emisiones y cuenta también con una pista de pruebas para el control del sonido, una prioridad para Akrapovič como lo demuestra el hecho de que cuatro ingenieros se dedican en exclusiva a obtener el sonido más atractivo de los escapes.

 

La fábrica de Ivančna Gorica

Al día siguiente, viajamos hasta la planta de Ivančna Gorica donde se sitúa el cuartel general de Akrapovič. Allí los representantes de los concesionarios oficiales Yamaha pudieron visitar el departamento de I+D, la fundición y el laboratorio y una de las joyas de la corona de Akrapovič: su Departamento de Competición.
El departamento de I+D es prioritario para la firma eslovena. Trabajan más de cincuenta empleados divididos en seis subdepartamentos (automoción, moto, carbono, fundición, tecnología e investigación y testeo) y en tres grandes líneas de proyectos (aftermarket, OEM -equipo original- y Racing) para cuatro segmentos: Racing, slip-on, evolution y abierto. A partir de esta estructura, los pilares de los escapes Akrapovič son cuatro: calidad, diseño, rendimiento y ligereza. Por lo que respecta a la calidad, Akrapovič gestiona sus proyectos según el marco APQP (Advance Product Quality Planning-Plan de Calidad de Producto Avanzado) en el que coexisten tres fases principales: I+D, tecnología y producción. En cuanto al diseño, se estructura en dos variantes, la primera es ingeniería inversa con la que diseña su producto directamente en el vehículo y la segunda es la nueva ingeniería en la que el producto es construido en programas CAD (por ejemplo CATIA) y después producido a través de herramientas y plantillas. Así mismo, el diseño se cuida al máximo nivel con la ayuda de equipos de escaneado en 3D, modelos CAD, simulaciones y prototipos y documentación técnica. Hacer tests y más tests es la clave para obtener el máximo rendimiento mientras que, consciente de que el futuro pasa por la ligereza, Akrapovič está preparando nuevos diseños más atractivos, soportes optimizados, materiales más ligeros, nuevas partes fundidas, componentes de fibra de carbono, kits inalámbricos, revestimientos, soluciones homologadas, etc. En el laboratorio también pudimos conocer a Sabrina, nombre con el que han bautizado a un avanzado robot construido por los propios ingenieros de Akrapovič y que realiza tests de durabilidad reproduciendo fielmente las condiciones de conducción reales. Hace un año que lo utiliza y se ha convertido en una herramienta indispensable, tanto para los escapes de equipo original como de posventa, por la fiable información que proporciona en términos de durabilidad de los materiales, temperaturas, termodinámicas, sonido o incluso por su capacidad para evaluar como las lanas internas amortiguan el sonido.

Los concesionarios Yamaha han valorado muy positivamente la visita a las fábricas de Akrapovič. Ahora ya saben porque la calidad es la seña de identidad de la marca eslovena.

Sobre el repacking, Akrapovič explicó que sus cajas de producto cuentan con holograma de autenticidad para evitar las falsificaciones mientras que la fundición de titanio presume de ser una de las ventajas competitivas del fabricante esloveno. ¿Por qué? porque le permite fundir geometrías muy complicadas, ser muy rápido a la hora de crear prototipos, utilizar residuos tecnológicos internos para hacer piezas y porque las piezas fundidas de titanio que realiza en su fundición son muy difíciles de copiar. Más en detalle, el proceso de fundición se inicia cuando recibe un modelo 3D del departamento de I+D. Sobre este modelo fabrica un utillaje para la inyección de cera. A continuación se añade más cera hasta conformar un “árbol”. Los “árboles” se sumergen varias veces para darles hasta diez revestimientos cerámicos. La siguiente fase es derretir la cera de la carcasa mientras el titanio se funde en un horno centrífugo. La última fase del proceso es inspeccionar la pieza tras el fundido. Las piezas fundidas Akrapovič se instalan en sistemas de escape de motos y coches pero la firma eslovena también funde piezas para otras industrias como la médica, alimentaria o aeronáutica. El futuro de la fundición pasa por la creación de piezas más delgadas, ligeras y complejas.
Por último, la expedición pudo admirar el Departamento de Competición de Akrapovič, dividido en dos áreas, coche y moto. El de moto está compuesto por un selecto grupo de once personas que colaboran con los equipos de los campeonatos del mundo de casi todas las categorías de motociclismo. En 2019 está apoyando directamente a más de setenta equipos y a 170 pilotos del campeonato del mundo en 29 categorías. La misión de este departamento es potenciar la marca Akrapovič lo que se logra con resultados, presencia en los medios y con productos de calidad. En este sentido, ha logrado 128 campeonatos del mundo y la calidad de sus escapes de “calle” deriva de la competición. A modo de ejemplo, el titanio que utiliza Akrapovič en sus escapes para el gran público es exactamente el mismo que el de los escapes de competición. Por otra parte, a las escuderías proporciona una gran flexibilidad (tiempos de desarrollo y producción cortos, es capaz de desarrollar un escape de competición en apenas 15 días), tecnología de vanguardia, experiencia en las carreras, determinación, dedicación y pasión.

Publicidad
Bihr RST 2019

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*