Yamaha T-Max 500 ‘12

Comentarios
0

T-Max_2012PULIENDO FACETAS

Los diamantes se caracterizan por poseer multitud de facetas de una perfección casi absoluta, aunque siempre es factible pulir y mejorar cada una de ellas hasta lograr una talla inigualable. Una de las joyas de la corona de Yamaha es su T-Max y aunque con ella había alcanzado un tremendo éxito,

siempre es factible mejorar algún aspecto que permita subir un nuevo peldaño.

Y así ha sido, la marca de los diapasones ha proporcionado un nuevo impulso a su scooter deportivo mediante la revisión a fondo de una gran parte de sus componentes. Ha sido una remodelación en diferentes grados, algunos más en profundidad que otros, pero que no ha dejado apenas apartado sin mejorar.

Desde su diseño, ahora más prominente y anguloso hasta el chasis de aluminio ligero y optimizado, pasando por un motor aligerado y mejorado de 530 cc., todo ha cambiado para que el maxiscooter de Yamaha se acerque aún más a las sensaciones de una motocicleta.

Seguramente la apuesta de la marca japonesa no es tan arriesgada como pudiera parecer ya que la nueva T-Max no difiere excesivamente en su aspecto externo del modelo anterior y si a eso le sumamos que el resto de modificaciones suponen mejoras de funcionamiento, no resulta difícil imaginar que su posición de privilegio en el ranking de matriculaciones no iba a peligrar. Casi podría decirse que la inercia seguirá llevando en volandas a este especial modelo.

T-Max_2012_bPor lo pronto, durante el mes de enero, la T-Max continúa con su sorprendente trayectoria y se mantiene en cuarto lugar como el modelo de mayor cilindrada del top ten de matriculaciones.

Eso por sí sólo ya es todo un mérito ya que el único modelo que logra acercarse ligeramente a ella es el Super Dink 300 de Kymco, aunque colocado en novena posición. Sea como fuere las 197 unidades matriculadas superan en bastante a las 129 del mismo mes de 2011 lo que a la postre supone un incremento del 52,71%.

Es más, si queremos encontrar un modelo que lo supere en cilindrada tendríamos que bajar hasta la décimo novena posición para encontrar la Yamaha XJ 600 N. Todo esto no quiere decir mas que el T-Max ha alcanzado una posición de privilegio a pesar de los tiempos de depresión que estamos sufriendo.

Por el ojo

Esa exclusiva posición se ha logrado gracias a una serie de atributos que Yamaha ha tenido muy en cuenta antes de proceder a renovar una de sus creaciones de más éxito. Y como el diseño es pieza clave en la respuesta del mercado ante cualquier modelo, la marca nipona ha tenido el acierto de introducir cambios sin alterar demasiado el patrón inicial.

De este modo podemos ver como los paneles de la carrocería se han remodelado y perfeccionado con un nuevo frontal de diseño más deportivo si cabe, de forma que el doble faro sigue marcando esa mirada incisiva que queda subrayada por unos intermitentes de líneas angulosas que perfilan la parte inferior del carenado.

Otro de los elementos revisados ha sido el parabrisas, con 2 posiciones de ajuste, para adaptarse a las condiciones de conducción. Curiosamente y pesar de ser más pequeño que el parabrisas de la versión anterior, su renovado diseño permite alcanzar unos niveles similares de resistencia al aire y de ruido del viento.

En esa misma línea los nuevos retrovisores contribuyen a reducir los efectos de turbulencia y vibración.

T-Max_2012_eLa nueva carrocería ofrece un amplio espacio para un renovado tablero de instrumentos que ahora cuenta con formas simétricas. El nuevo panel, de aspecto moderno, consta de dos contadores analógicos con forma poligonal que dan una imagen más agresiva, en tanto que en el centro se despliega una pantalla multifunción digital. Los relojes de fondo negro alojan a la izquierda el velocímetro y a la derecha el tacómetro y disponen de una retroiluminación en tono rojo.

Mientras tanto, el asiento apenas ha sufrido modificaciones aunque tanto las asas de sujeción, como las estriberas plegables y los paneles traseros de la carrocería han sido remozados en busca de una mayor comodidad y en línea con la estética general de nuevo modelo.

Finalmente, la óptica trasera ha sido dotada de leds para mayor eficiencia y menor consumo.

Llegados a la parte técnica, el T-Max 2012 pone de manifiesto que incluso lo bueno puede ser mejorado en mucho.

Yamaha no ha traicionado la estructura básica de su antiguo propulsor pero sí que podría decirse que le ha dado la vuelta para obtener una mecánica radicalmente diferente.

Twin inclinado

El punto de partida sigue siendo un bicilíndrico paralelo de 530 cc. inclinado hacia delante y refrigerado por agua, dotado de inyección electrónica y culatas con doble árbol de levas y 4 válvulas. En comparación con su predecesor, este nuevo motor genera mayor par en regímenes bajos y medios, y logra un aumento notable del par motor en conjunto.

Esto se consigue gracias a un motor con numerosos componentes aligerados, incluidos pistones de aluminio forjado con el encaje para las válvulas optimizado, una cámara de combustión inclinada con una zona de compresión optimizada y un nuevo perfil del árbol de levas. Además ahora se emplean unos casquillos para eje de balance de aluminio en lugar de acero, al mismo tiempo que esta pieza observa un orificio de ventilación para eliminar el efecto de bombeo. Asimismo, las paredes interiores del cárter presentan orificios de ventilación similares para reducir la presión.

Igualmente nuevos son los sistemas de escape y admisión. En lugar del aluminio, ahora el colector de admisión está fabricado con resina plástica muy ligera. Por otra parte podemos comprobar como la nueva T-Max incorpora una mariposa de 34 mm. de diámetro, un tubo de escape más largo y un nuevo silenciador.

Los sólidos niveles de par (5,2 Kgm a 5.250 r.p.m.) son fruto en parte del nuevo diseño de cárter húmedo de gran capacidad y de la unidad CVT rediseñada con nuevos materiales, un nuevo sistema de refrigeración de la correa, nuevas relaciones de velocidad y un sistema de inyección de combustible actualizado. Finalmente la potencia alcanza los 46,5 CV a un régimen de 6.750 revoluciones.

T-Max_2012_dLa última gran novedad asociada a la mecánica llega de la mano de una transmisión secundaria completamente diferente y que en esta ocasión confía en una correa claramente visible por el costado izquierdo del scooter. Con una holgura prácticamente nula en la correa, el suministro de potencia es lineal, el acelerador está más conectado al motor y el conductor siente reacciones más directas. Fabricada con una ligera fibra de aramida, la nueva transmisión por correa contribuye a la reducción del peso no suspendido y a la masa centralizada al tiempo que reduce a la mínima expresión el mantenimiento.

Con todos estos cambios a nivel termodinámico, Yamaha asegura que se logra un aumento significativo de la aceleración en el intervalo de velocidad entre 40 y 90 km/h.

“Más mejor”

En cuanto a la ciclística del nuevo modelo, también son dignos de mención algunos de los cambios introducidos para este 2012.

Sin ir más lejos, la mecánica se aloja en un nuevo bastidor de aluminio inyectado siguiendo un esquema de distribución del peso similar al de una motocicleta, con el motor montado de forma rígida en el bastidor, utilizando piezas de acero refinadas y un depósito de combustible (15 litros) con una ubicación baja.

En total, el peso del scooter se ha reducido aproximadamente en 4 kgs. (217 kilos-221 con ABS) en gran parte gracias al empleo de un brazo basculante de aluminio inyectado con las mitades izquierda y derecha independientes. El basculante incorpora un tensor de cadena idéntico al que se utiliza en las motocicletas deportivas con el objetivo de optimizar aún más el equilibrio de rigidez tan importante para el rendimiento de este scooter.T-Max_2012_c

La suspensiones de la T-Max siguen mostrando una gran capacidad gracias a que combinan la suavidad del amortiguador trasero – 116 mm. de recorrido – con la eficacia de la horquilla convencional delantera – 120 mm. – que presenta una alta resistencia a la torsión.

En cuanto a la seguridad activa, este maxiscooter se caracteriza por emplear un gran disco de freno trasero con un diámetro de 282 mm. que trabaja en combinaciónn con un doble rotor delantero de 267 mm. mordido por pinzas de 4 pistones. También hay disponible una opción equipada con un sistema antibloqueo ABS.

Finalmente, las llantas muestran un diseño de radios con 5 palos renovado y montan neumáticos en medidas 120/70-15” y 160/60-15”.

A la carta

Naturalmente, un aparato con la personalidad del T-Max invita a la personalización y por eso Yamaha ha preparado un extenso surtido de componentes que completaran tanto la estética como la funcionalidad de este modelo.

Por ejemplo, existe la posibilidad de colocar un top case de 39 o 50 litros de capacidad, con bolsa interior, mediante la instalación de un portaequipajes trasero exclusivo en negro y plata. También hay disponible una bolsa de consola de 22 litros.

Para una mayor comodidad del pasajero, hay disponible un respaldo con su correspondiente almohadilla en 2 colores y también existe un asiento de diseño elegante y cómodo de color negro y plata con las costuras en rojo y el logo T-Max en relieve.

El toque deportivo se puede añadir con un parabrisas deportivo transparente o tintado en oscuro, mientras que puede fijarse un navegador gracias a un soporte especial para GPS. Hay disponible igualmente una funda de protección frente a los elementos, otra para el asiento y una cubierta de protección para la correa.

Para terminar con el repaso a este catálogo de accesorios, la marca de los diapasones propone otras opciones como las plataformas de aluminio, un soporte de matrícula con el logo T-Max en rojo, una salida de corriente de 12 V, puños calefactados y cargadores de batería.

El precio del nuevo modelo, eso sí, desprovistos de toda esta serie de aditamentos finales, es de 10.199 euros.

Publicidad

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*