Yamaha Niken GT: Rutera incomparable

Comentarios
1

El lanzamiento de la Niken en 2018 significó toda una declaración de intenciones para la marca de Iwata. Yamaha apostó por llevar a la línea de producción una motocicleta con un planteamiento radicalmente diferente e innovador. Por este motivo, la Niken es un producto estratégico que ha inaugurado su propio segmento en el que Yamaha siempre será el primero en llegar. Evidentemente, la marca japonesa es consciente que no generará un enorme volumen de ventas; sin embargo, el especial modelo representa un primer paso a nuevos horizontes que están por venir. Bonita y transmitiendo una alta sensación de calidad, lo mínimo que hará esta particular motocicleta será despertar tu curiosidad.

Con la Niken, Yamaha inaugura un nuevo segmento.

Imponente

La mires por donde la mires, la Yamaha Niken GT es absolutamente imponente. Sin grandes cambios visuales respecto a la versión convencional más allá de una cúpula más grande, unas maletas laterales y el caballete central, con esta motocicleta serás la estrella de la carretera. Es la moto que más miradas ha sido capaz de atraer de todas cuantas hemos llevado por las calles de Barcelona. Y es que la cuádruple horquilla delantera impresiona en parado e hipnotiza en movimiento. En la versión GT, además, estas horquillas invertidas van pintadas en un llamativo color dorado. En cualquier caso, esta enrevesada estructura da pistas sobre la complejidad del avanzado sistema Leaning Multi-Wheel y el oscilante Ackerman de Yamaha.

El deportivo carenado, rematado con faros LED dobles, envuelve el eje delantero y aporta modernidad de igual forma que lo hacen sus retrovisores derivados de la YZF-R1, que cuentan con intermitentes LED integrados.

La cúpula, de nueva factura, crece en tamaño.

Hay que reconocer que este carácter más rutero sienta de maravilla a un modelo ancho y poco práctico para andar por la ciudad. Con la llegada de la versión GT, todo ese despliegue de tecnologías que confieren unas notables aptitudes dinámicas a la motocicleta encuentran un nuevo cometido: el de realizar miles de kilómetros de una forma cómoda y segura. El nuevo modelo Niken GT y su sobreprecio de 1.000 € respecto al modelo convencional, equipa una serie de accesorios con los que convertir esta extraña naked deportiva de tres ruedas en una máquina de viajar. La cúpula de nueva factura que equipa crece en tamaño para proporcionar una mayor y tan necesaria protección aerodinámica, un accesorio que sería perfecto si fuera regulable en vez de fijo. Otros elementos incluidos en el paquete de extras de la marca incluyen una toma de corriente de 12 V, que tiene una gemela ubicada bajo el asiento, para enchufar cualquier dispositivo; un asa portabultos trasera con anclajes para un top case y soportes con maletas semirígidas, accesorios indispensables para poder aumentar la capacidad de carga siempre necesaria en viajes. Aportando practicidad en el aparcamiento —recordemos que la Niken no cuenta con un dispositivo de bloqueo de inclinación— encontramos el siempre útil caballete central. Enfocándose en la ruta y el confort, los de Yamaha han querido redondear el paquete GT con puños calefactables y control de velocidad, además del quickshifter ya incluido.

Manejo fácil e intuitivo

A diferencia de otros vehículos de tres ruedas, la adaptación al manejo de la Niken GT es muy fácil e intuitiva. Como si de una motocicleta convencional se tratara, el modelo japonés ofrece una dinámica de conducción extremadamente similar. De hecho, uno de sus mayores logros es el de convencerte que no estás llevando una moto de tres ruedas. Únicamente su mayor concentración de masas en el tren delantero la delatará parcialmente, pero su precisión descomunal y su aplomo prácticamente inverosímil te harán perder la cabeza al entrar en las curva (y salir indemne de ella).

El aplomo de la Yamaha Niken es tremendo.

En comparación a la Tracer 900 GT, su hermana melliza, pierde un punto de agilidad que queda totalmente compensado con la ganancia en seguridad y, sobre todo, en la confianza transmitida al piloto. A medida que pasan las curvas, notarás como tu cuerpo te va pidiendo progresivamente apurar un poco más. En uno de estos momentos de mayor disfrute, entregado totalmente a devorar curva tras curva, la rueda exterior llegará a levantarse en algunas inclinaciones. Sin embargo, en ningún momento podrás percibir desde el manillar algún tipo de extraño o amago de irse. Por el contrario, la Niken GT regala estabilidad, aplomo y confianza en todas las fases del viraje. Solo en frenadas contundentes, podremos notar como la trasera se puede volver inconsistente debido al desplazamiento de masas. 

El empuje del conocido tricilíndrico de la marca es sensacional y se muestra muy lleno en todo el rango de revoluciones. Los kilos de más están ahí por lo que habría que darle al conjunto propulsor una pequeña vuelta de tuerca respecto al de la Tracer. El CP3 entrega los mismos 115 CV de potencia y 87,5 Nm de par, pero lo hace con un carácter que se amolda a la perfección con esta versión GT. Su motor cuenta con un cigüeñal Crossplane de mayor peso e inercia, un nuevo mapa de inyección y una segunda relación mejor escalonada para optimizar la entrega de fuerza. De este modo, el motor no se muestra tan nervioso para ofrecer una entrega más lineal y progresiva sin perder un ápice de contundencia. Siempre podremos hacer uso de los tres mapas de potencia del propulsor, así como de las dos configuraciones del control de tracción para acabar de ajustar la entrega a nuestro gusto y necesidades. El sonido, eso sí, sigue siendo metálico, profundo y agresivo. Con un escape deportivo, debe convertirse en algo adictivo…

Creemos que a una moto con un carácter tan rutero le vendría genial una suspensión regulable electrónicamente, algo que imaginamos podría ser demasiado complicado de implementar en ese eje delantero tan sobrecargado, aunque tampoco nada descabellado. De hecho, por su construcción, las horquillas delanteras no pueden regularse, lo cual es un cierto demérito con respecto a sus hermanas de dos ruedas. Otro aspecto que podría mejorarse sería el de la facilidad de su manejo en parado. El bloqueador de inclinación de las ruedas delanteras y el freno de estacionamiento son elementos que se echarían en falta para ayudarte a mover y aparcar una gran motocicleta que pesa 267 kg, o unos cuantos más si se viaja…

La pregunta del millón para esta extraordinaria motocicleta es: ¿A qué cliente tipo va dirigida una gran turismo de semejantes características y, no nos olvidemos, de extraordinario precio? Nosotros nos imaginamos a un público con una cierta edad, que haya tenido varias motos y que valore la seguridad por encima de las prestaciones sin querer renunciar a ellas. Yamaha les ofrece esta opción por un respetable precio de 17.399 €. No vale juzgarla sin probarla.

YAMAHA NIKEN GT

  • Motor: Tricilíndrico, 847cc, 4v, DOHC, refrigeración líquida, inyección electrónica, Euro 4, ABS+TCS+IMU
  • Potencia: 115 CV
  • Par: 87,5 Nm
  • Capacidad del depósito de combustible: 18 litros
  • Peso: 267 kg
  • PVP: 17.399 €

LO MEJOR

  • Una nueva dimensión en conducción
  • Seguridad incluso en piso deslizante
  • Dinámica equiparable a una dos-ruedas
  • Equipamiento y acabados

LO MEJORABLE

  • Algunas opciones indisponibles
  • Ubicación retrovisores incómoda
  • Sin bloqueo de ruedas

EQUIPACIÓN DEL PILOTO (Ernest Vinyals)

  • Casco MT Helmets Blade 2 SV
  • Chaqueta OJ Desert Extreme Ice
  • Guantes RST Stunt III CE
  • Vaqueros Onboard Kevlar Jeans
  • Botas Seventy Degrees SO-BAS

Hemos publicado esta prueba de la Yamaha Niken GT en el número 285 de MotoTaller correspondiente a marzo de 2020.

Publicidad
SWM

COMENTARIOS
1
Añadir comentario

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*