Yamaha MT-10 SP: La MT definitiva

Comentarios
1

Dentro del abundante y competente catálogo de Yamaha nos topamos con una de las mejores naked de altas prestaciones del mercado, es decir, la MT-10. Sin embargo, para los inconformistas de Yamaha a este modelo le faltaba algo. De igual modo que ocurre con la MT-09 con el apellido SP, la naked de litro eleva sus cualidades dinámicas y polivalencia gracias a unas magnificas suspensiones de regulación electrónica firmadas por Öhlins.

Pedigrí japonés

Es muy cierto que, por potencia, puede parecer que la MT-10 SP esté medio peldaño por debajo que alguna de sus rivales. Sin embargo, esta motocicleta ofrece más que suficientes caballos (160) y un equilibrio sobresaliente como para postularse como la mejor opción. Buena parte de los componentes de la MT-10, como el chasis o el propulsor, derivan de la omnipotente R1 y eso, se nota.

Nada más acercarnos a la hipernaked de Yamaha podemos percibir que estamos ante una moto muy seria y con mucho carácter. Pese a que su diseño de Transformer ya tiene algunos años, se sigue percibiendo como una moto moderna y profundamente poderosa. Como característica única de esta prestigiosa versión, encontramos la combinación de colores específica de tonos grises y azules, igual que en la R1-M, que realza la deportividad y agresividad de este modelo.

Pura energía

Debemos reconocer que sentimos una pequeña debilidad por el enérgico propulsor Crossplane tetracilíndrico de Yamaha. Este bloque es una autentica delicia, bastante refinado y capaz de ofrecer un brutal rendimiento. Usando el modo de conducción más agresivo, esta es otra supernaked a la que le gusta levantar la mirada al mínimo achuchón del acelerador. El CP4 nipón nos regala abundante par en todo el rango y facilita la circulación en nuestro día a día. Los más de 160 CV empujan con mucha determinación los 210 kg en los que deja la báscula esta deportiva. Además, vale la pena estar atento al grave y profundo sonido que emana del escape que nos pone los pelos de punta e incita continuamente a enroscar el puño.

Adaptabilidad sueca

Con una postura de conducción relativamente cómoda y un poco adelantada, la MT-10 le ofrece al piloto una gran sensación de control y desplaza la masa sobre la horquilla delantera. Esta configuración es perfecta para aprovechar la gran estrella componentística del modelo SP. El binomio formado por Yamaha y el prestigioso especialista Öhlins no nos podía parecer más acertado. Las suspensiones electrónicamente regulables de la Yamaha la transforman en una motocicleta con unas capacidades dinámicas de escándalo y una buena dosis de confort en largas distancias. El ligero y rígido chasis, también derivado de la R1, ofrece una gran base para esta deportiva propuesta. 

Regulables desde la piña derecha del manillar y junto a la nueva pantalla TFT, también heredada de la R1, la horquilla delantera invertida NIX30 de 43 mm y el monoamortiguador trasero TTX36 ofrecen tres ajustes preestablecidos de dureza y dos modos más automáticos que se van adaptando al terreno y a la caña que le demos. No nos engañemos, el tarado más blando de todos sigue siendo seco y el más duro de todos es, directamente, similar a una piedra. El trabajo del conjunto es incansable, preciso y no ofrece ningún tipo de titubeos en inclinaciones pronunciadas a altas velocidades. Sus más de 200 kg no la convierten en la naked de altas prestaciones más liviana. Sin embargo, la MT-10 SP se siente ligera, reactiva, compacta y muy equilibrada. La moto se inclina con una precisión supina y no hace extraños en ningún momento, cualidad que brilla especialmente cuando el asfalto no está en la mejor de las condiciones.

La otra gran ventaja que conllevan los componentes suecos es la polivalencia añadida para una motocicleta tan deportiva. Si circulamos con la configuración más blanda, la MT-10 SP puede ser una buena opción para acometer desplazamientos de largo recorrido. Eso sí, un extra indispensable para tales usos es el de la cúpula. A diferencias de otras hipernaked, esta sí que no ofrece ningún atisbo de protección aerodinámica. Seguramente, Öhlins es el principal responsable por el significativo aumento de precio, aunque desde nuestro punto de vista, es una inversión que está sobradamente justificada.

Completando la excelente parte ciclo y carga tecnológica, nos topamos con elementos de gran calidad y funcionamiento intachable. Buena muestra de ello es el potente y dosificable trabajo realizado por las pinzas radiales de cuatro pistones sobre sendos discos de 320 milímetros. Solo en un uso muy intensivo pueden llegar a desfallecer. En carretera, eso es virtualmente imposible. Muy buena nota también para el sistema ABS, muy poco intrusivo y eficiente. Igualmente satisfactorio es el control de tracción que permite regular el nivel de intrusión y así adaptarse a nuestro gusto, al estado del neumático y al estado del asfalto.

La mejor SP

La MT-10 SP nos ha gustado mucho. Quizás, carece de la espectacularidad y pomposidad de otros modelos. En cambio, tenemos una motocicleta con una personalidad más sobria, discreta y usable para el día a día que seguro casará a la perfección con muchos de nosotros. 2.600 euros de más es lo que pide Yamaha por esta versión SP. Con este incremento, el precio definitivo asciende a unos nada despreciables 18.499 €, un valor situado por encima de varias de sus rivales. Esta hipernaked lo hace todo y lo hace muy bien. ¿Los vale? Nosotros apostamos al sí.

YAMAHA MT-10 SP

  • Motor: Tetracilíndrico Crossplane, 16v, DOHC, 998 cc, refrigeración líquida, inyección electrónica, Euro 5, ABS+ICT
  • Potencia máxima: 160 CV
  • Par máximo: 111 Nm
  • Capacidad del depósito de combustible: 17 litros
  • Peso: 210 kg
  • PVP: 18.499 euros

LO MEJOR

  • Suspensiones Öhlins
  • Potencia bruta
  • Comportamiento dinámico
  • Confort razonable

LO MEJORABLE

  • Refinamiento en altos
  • Cúpula alta imprescindible
  • Precio elevado

EQUIPACIÓN DEL PILOTO

  • Casco: HJC RPHA 11 Forvic
  • Chaqueta: Dainese
  • Guantes: RST Stunt III
  • Vaqueros: OnBoard Kevlar Jeans
  • Botas: Eleveit Versus

La prueba de la Yamaha MT-10 SP también la hemos publicado en el número 294 de MotoTaller correspondiente a enero de 2021.

También te puede interesar: