Yamaha Motor España

Comentarios
0

PUNTO FINAL

La maldita crisis vuelve a cobrarse una víctima y como ya ocurriese hace unos meses no se trata de una pequeña empresa sino  de una de las “grandes”. En este caso le ha tocado a Yamaha que según fuentes de la empresa se ve obligada a cerrar la planta de producción que tiene en España. Una mala noticia que no sólo afecta a la compañía nipona. Así es, la marcha de Yamaha tendrá efectos “colaterales” ya que se verán afectadas un buen número de industrias auxiliares que servían a la filial de la multinacional asiática, deteriorándose aún más el tejido industrial del sector. La marca japonesa comunicó la pasada semana a los trabajadores de la fábrica de motocicletas de Palau-Solità i Plegamans (Barcelona) la finalización de la actividad de producción de la factoría y el traslado de los procesos industriales a la planta que Yamaha tiene en Saint-Quentin (Francia). La decisión del cese de actividad industrial en Palau-Solità i Plegamans afectará a 417 trabajadores relacionados con los procesos industriales de la planta: producción y corporativos vinculados a la producción. Según Yamaha esta decisión se engloba dentro de una redefinición global del negocio de la marca a nivel mundial condicionado por el descenso de ventas y por un marco económico desfavorable a corto y medio plazo. “En todo el mundo, y en Europa en particular, se está registrando un descenso prolongado de la cifra de ventas que obliga a Yamaha a tomar medidas para reestructurar su capacidad industrial”.

La decisión de trasladar la producción a la planta de Saint-Quentin se fundamenta en motivos de eficiencia productiva, de logística y de sostenibilidad económica. La reducción del mercado ha llevado a la compañía a una situación de exceso de capacidad productiva y por ese motivo se toma la decisión de concentrar la actividad industrial en Europa en una única planta.

La empresa ha comunicado a los trabajadores y autoridades laborales que desea iniciar cuanto antes el proceso de negociación y ha avanzado que propondrá un plan social que ayude a paliar los efectos negativos del cese de actividad productiva.

No obstante, Yamaha mantendrá su presencia y actividad comercial en España y sus oficinas centrales seguirán localizadas en Palau-Solità i Plegamans.

Publicidad
Euromoto 85 Putoline 2020

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*