Vespacito, no me corras (Granada): “Nicho de mercado”

Comentarios
0

El negocio granadino liderado por Rafael Cruz se ha sabido ganar un hueco en el mundo de la moto de ocasión de Km 0 gracias a su particular receta para el éxito. No podemos obviar lo simpático que nos ha parecido el nombre del negocio del que Rafa nos asegura, “Hay quien piensa que el nombre es de “coña”, pero vamos muy en serio. De hecho, el nombre fiscal del negocio es Vespacito, no me corras SL, no es solo el nombre comercial. Y creo que ha sido parte del éxito”.

 Abiertos en 2011, Vespacito, no me corras se define así: “Nosotros siempre hemos sido multimarca y nos hemos especializado en el negocio de ocasión. Suzuki nos ofreció la marca en 2019 y pensamos que era una buena oportunidad para desarrollar el negocio. Pero realmente, nuestro negocio está en el vehículo de segunda mano y en el Km 0 de BMW”.

Fruto del notable éxito de esta empresa, las actuales instalaciones en las que se ubican, con una superficie cercana a los 550 m2 son las terceras a las que se mudan. Justo en el momento del último traslado, en 2019, Suzuki les ofreció convertirse en concesionario oficial de una marca de la que Rafael añade, “Como concesionario Suzuki, llevamos la distribución tanto de moto como de recambio. A nosotros nos llega todo el material y desde aquí suelen venir a buscar recambios y también hacemos envíos de recambios a talleres de la zona. Ahora bien, Suzuki está como está y la gama de producto es la que es. Al coger la marca nos hablaron de un proyecto de futuro a 10 años en el que nosotros creímos. En cualquier caso, los recambios funcionan muy bien y la concesión nos ayuda a aprovechar las instalaciones”.

Sin duda, la parte del negocio dedicada a la compraventa de BMW y denominada “GS Motorrad” es la que supone el grueso de la facturación. Esta especialización se ha conseguido a través de un trabajo constante, de no dejar nunca tirado al cliente, no fallar, ofrecer una buena garantía y, sobre todo, dar un gran servicio. Tal como apunta Rafael, “El boca a oreja, nuestras reseñas y nuestros clientes han hecho que podamos vender una moto de 20 o 25000 euros a un cliente en Pamplona, por ejemplo, sin verle la cara. Nueve de cada diez de las motos que se venden es fuera de Andalucía en comunidades como Catalunya, País Vasco o Galicia. En muchísimos foros de gente de BMW aparecemos como tienda de referencia. Piensa que nosotros llegamos a mover muchísimas más motos que los concesionarios de BMW de Granada, Almería o Jaén. La fórmula no te la voy a decir, pero vendemos en torno a 70 unidades cada mes. En este sentido, el granadino agrega, “Motos.net es nuestro portal de referencia, pero lo que más promueve el negocio es nuestro propio cliente. Tenemos “comerciales” (refiriéndose a clientes contentos) en todas las provincias de España. Además, tenemos una gran lista de peticiones de motos con unas características determinadas con la que nosotros hacemos todo lo que podemos por encontrar esa moto. Sólo compramos a nivel nacional”. Pese a que localizan muchas de estas motos en concesionarios, la mayoría de estas adquisiciones se hacen a particulares. Es en este momento en el que Vespacito, no me corras realiza todas las verificaciones y se encarga de realizar todas las gestiones como, por ejemplo, la cancelación del servicio Select de BMW así como la realización del transporte.

No es el primer negocio del sector dedicado a la compraventa que nos cuenta como el 2020 fue su mejor año ventas materializadas de su historia. Este también fue el caso de Vespacito, no me corras, un negocio que ha sabido encontrar la rentabilidad en una actividad centrada alrededor de BMW que complementan con la concesión de Suzuki y la actividad de un taller de reparación mecánica multimarca. Al ser Rafael preguntado por si había posibilidades de abrir el espectro de su negocio a otras marcas, este sentenció, “Si me ofrecieran otras marcas no las querríamos. Para llegar a este nivel de facturación con otras marcas, deberíamos tener una estructura de 50 personas. La mayoría de concesionarios van a volumen de ventas y nosotros al precio que le sacamos por cada operación de venta”.

Alanzor & Bernar
El taller multimarca de mecánica es otra significativa pata económica de Vespacito, no me corras ya que es donde se realiza la revisión, verificación, mantenimiento y reparación de las motocicletas compradas y vendidas (casi en su mayoría BMW). Ubicado a pocos metros del concesionario, este taller bien puede funcionar de forma independiente ya que también está abierto a todos los usuarios de la zona. Alanzor & Bernar Motor CB cuenta con unas espaciosas instalaciones de más de 250 m2 muy bien distribuidas, equipadas con cuatro bancos para trabajar y un estado de orden y limpieza digno de mención.

Además de realizar las tareas de servicio oficial Suzuki (marca de la que Vespacito, no me corras es concesionaria) acometen todo tipo de reparaciones, ya sean de mecánica rápida como de operaciones más complejas tanto en motos como en escúteres. En total, son cuatro profesionales de la reparación los que ofrecen sus servicios y se convierten en un complemento perfecto para el gran concesionario del que forman parte.



También te puede interesar: