Un escúter eléctrico de reparto requiere de hasta 8 revisiones anuales en el taller

Comentarios
0

El auge de la logística de la última milla está provocando un aumento considerable de las flotas de motos eléctricas para el reparto. Son vehículos de uso intensivo que llegan a hacer 20.000 kilómetros al año, lo que implica que deben hacer hasta ocho visitas al taller anuales para las correspondientes revisiones, según Euromaster, el especialista en el cuidado y mantenimiento integral del vehículo.

Un mantenimiento preventivo resulta clave para evitar, por un lado, la inmovilización del vehículo y su pertinente impacto económico y, por otro, poner en peligro la seguridad del conductor y del resto de usuarios y peatones. En estas revisiones, los neumáticos son uno de los grandes protagonistas. El delantero a los 12.000 kilómetros y el trasero a los 8.000 kilómetros suelen ser los tiempos dado que, por la tracción trasera, sufre un mayor desgaste. En el caso de los frenos, su mantenimiento es cada 15.000-20.000 kilómetros, es decir, una vez al año aproximadamente.

Posventa a domicilio
Las particularidades del mantenimiento de una moto eléctrica no solo se centran en el vehículo en sí, sino en el propio servicio al cliente. Una de las demandas principales de las flotas es que sea la red de talleres la que se desplace para los mantenimientos, desarrollándose así un servicio de posventa a domicilio, tan análogo al tipo de empresa que suele tener motos eléctricas para llevar su producto hasta la puerta del cliente.

No obstante, una de las ventajas de las flotas y de tener el mantenimiento acordado con una red de taller es que se trabaja con anticipación y se puede conocer cuándo una moto debe pasar por “boxes”, por lo que en ningún caso está en manos de un conductor, muchas veces joven, novel y con escasas nociones de cultura mecánica preventiva, el buen estado de la moto.



También te puede interesar: