UM muestra su gama para España

Comentarios
0

UM es un fabricante que lleva pocos años presente en nuestro país y, de cara a este 2019, quiere dar un salto cualitativo desde un punto de vista comercial en este exigente mercado. Todas las motocicletas de UM pertenecen al creciente segmento del octavo de litro de marchas, un tipo de motocicleta que está viviendo un repunte comercial destacable. El mercado español para este particular nicho de mercado ronda las 12.000 unidades vendidas al año y sigue creciendo. Este es un segmento pensado especialmente para aquellos que entienden que la mejor manera de moverse, en distancias cortas y eminentemente urbanas, sea con una divertida, ágil y accesible motocicleta de marchas.

La marca organizó una gran presentación para dar a conocer varios de los modelos que componen la ofensiva comercial para nuestro mercado. UM ha confeccionado distintos modelos para atacar varios segmentos, siempre con la particularidad de incorporar esos propulsores diseñados por Piaggio y fabricados por Zongshen, factor que aporta fiabilidad y confianza. La gama de UM cuenta con cuatro familias de motocicletas. Las Renegade, unas custom que se comercializan en cuatro diferentes versiones, cada una con su propia personalidad. La gama Scrambler, estilo de motocicleta que está gozando de una gran popularidad, se compone por dos modelos, Sport y Classic, combinables con unas maletas Shad. La gama DSR cubre el otro gran segmento en auge como es el trail. Con diferentes propuestas que van desde una super motard, hasta una completa trail, UM ofrece diversas opciones con baúles y maletas laterales con las que redondear las monturas. La cuarta gama en cuestión dispone de un solo modelo denominado Xtreet, una naked de corte deportivo.

A los dos primeros modelos a los que nos pudimos subir fueron dos variantes de la imponente Renegade. Por un lado, la Commando, una custom con aires militares y una estética muy conseguida y, por el otro, la Vegas, una versión más arriesgada inspirada en la archiconocida ciudad del pecado. Todas las Renegade equipan un propulsor capaz de rendir 12 cv asociados a una transmisión de cinco relaciones. La parte ciclo se completa con unas suspensiones telescópicas e hidráulicas tanto delante como detrás y una construcción sólida. Para asegurar una buena frenada sobre los 153 kg que declara en báscula, los ingenieros de UM han optado por discos de freno, en ambos trenes, equipados con el extendidísimo sistema de frenada combinada. Las principales diferencias entre ambos modelos residen en una pintura diferente y, sobre todo, en un manillar de forma clásica en la Commando, y más plano en la Vegas, modificando la postura de conducción dependiendo del manillar escogido. Otra de las diferencias reside en una óptica distinta entre ambos modelos. La Vegas monta un faro de corte más moderno con una esfera de LEDs integrada en contraposición a la equipada en la Commando, muchos más común. La versión “militar” se puede conseguir en tres colores, el clásico verde militar, negro y un precioso granate. Todos los colores se combinan con las decoraciones de una gran estrella blanca y detalles en parte ciclo acabados en negro. La Vegas únicamente está disponible en color negro con decoraciones rojas. Además, se puede leer “Vegas Edition” tanto en el depósito como en una placa situada debajo el asiento.

La Scrambler Classic fue nuestra siguiente montura durante unos minutos. Esta motocicleta, enmarcada en un segmento tremendamente popular, luce una bonita y cuidada estética que llama la atención. La otra Scrambler disponible en el catálogo de UM es la Sport, montura que no tuvimos opción ni de ver ni de tocar. La Scrambler Classic monta un propulsor que, en este caso, rinde la máxima potencia permitida para esta cilindrada, 15cv y se asocia con una caja de transmisión de cinco relaciones. La parte ciclo se basa en una suspensión delantera telescópica e hidráulica que se combina a la perfección con el mono amortiguador ajustable trasero. Como no podía ser de otra manera, la Scrambler equipa discos de freno delante y detrás y sistema de frenada combinada. El peso total de la montura es de unos más que correctos 124 kilogramos para garantizar un comportamiento liviano. Este modelo se comercializa en tres colores que básicamente afectan al depósito y la cúpula para los que se puede elegir entre verde mate, naranja y negro mate. Cabe destacar el detalle que equipan estas monturas en que los puños y asiento son marrones, evocando a clásicas motocicletas. La guinda del pastel lo ponen esos retrovisores cromados que salen del propio manillar que aportan carácter y redondean esa estética scrambler tan buscada.

En un futuro cercano, haremos otra noticia con el resto de motocicletas que UM tuvo a bien dejarnos probar durante esa misma jornada.

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*