Triumph Trident 660: Triumphante

Comentarios
0

La roadster de acceso al catálogo de Triumph nos ha parecido una moto excelente en todos los sentidos. Situada un peldaño por debajo de la Street Triple y sustituyendo la versión A2 de ésta, la Trident 660 se presenta como una naked limitable para el carnet A2 con argumentos de sobra para convertirse en todo lo que un quemado del asfalto pueda necesitar. Es potente, extremadamente ágil, atractiva y muy efectiva.

Con este compacto, ligero y serio juguete Triumph ha apostado por ofrecer una estética moderna con algunos destellos vintage que nos ha convencido bastante. Su esférica óptica delantera junto al estilizado depósito y fino colín, consiguen una imagen agresiva, original e indudablemente inglesa. El resultado es el de una naked capaz de desmarcarse claramente de la Street Triple, mostrándose como un producto con carácter propio digno de resucitar el emblemático nombre Trident.

Acabados premium

La nueva Trident 660 brinda la calidad de acabados que cabría esperar de todo un modelo propio de un fabricante premium. En este sentido, sería injusto decir que dado que ahora se fabrica en Tailandia, tiene unas peores terminaciones. Uno de los mejores ejemplos de ello es su bonita y ergonómica pantalla TFT, incrustada en un reloj esférico. Además de su bella factura, el display proporciona abundante información, conectividad con el smartphone, diferentes opciones de visualización y la posibilidad de configurar los diferentes parámetros de la avanzada electrónica con la que cuenta esta pequeña gran roadster.

Pese a ser un modelo de acceso, Triumph ha rodeado su nueva montura de una ciclística de primerísimo nivel y de un incansable y enérgico propulsor. En la parte ciclo, poco más se puede pedir para una motocicleta destinada a competir en un abarrotado segmento A2. Es cierto, que su precio se sitúa un peldaño por encima de su competencia japonesa, por ejemplo, pero es que sus atributos son superiores en todos los sentidos ya sea en potencia, capacidad de frenada, electrónica o agilidad.

La Trident 660 es una máquina creada para subir y bajar puertos de montaña. El trabajo de guiado realizado por la horquilla invertida de Showa es, francamente, difícil de mejorar. Además, su excelente puesta a punto, un chasis efectivo y su liviano peso ponen las cosas muy fáciles para conseguir un paso por curva fulgurante y aplomado. Todas estas trabajadas cualidades encuentran el mejor aliado en el delicioso tricilíndrico de 660 centímetros cúbicos que monta. El propulsor, derivado del 675 de la Street Triple anterior y puesto al día para superar la Euro 5, se muestra como un bloque rápido y con muchísimo nervio. Su elasticidad permite que puedas circular en bajas, cerca de las 1.500 vueltas, y que tras abrir gas el motor suba de vueltas sin carraspear lo más mínimo.

Euforia dinámica

Podríamos decir que solo tiene 81 CV y que varias de sus rivales poseen mucho más músculo, pero la realidad es que parecen muchos más. Creemos que no es tan importante la cifra de potencia máxima declarada como la manera en que se entrega o la capacidad para aprovechar hasta el último potro que sea capaz de rendir el propulsor. Además, la cifra de sus 64 Nm de par motor es más que interesante. La pequeña naked británica funciona de forma armónica para catapultarte de una curva a la siguiente con una inmensa dosis de confianza que se ve aún más incrementada por su avanzada y poco intrusiva electrónica. Tras unos pocos kilómetros recorridos con esta Trident 660, empezaremos a sentir una leve y gratificante euforia que nos invitará a elevar el ritmo continuamente.

Como suele ser habitual con motocicletas de cierto nivel, la Trident dispone de dos modos de conducción, Road y Rain, que inciden en el mapa de la inyección y modulan el control de tracción que, por cierto, es totalmente desconectable. Evidentemente, esta tecnología comporta el uso de un acelerador electrónico que no siempre es tan directo y se siente un tanto artificial. En cualquier caso, su tacto es razonablemente correcto.

Siempre hay un pero

Pese a que la postura de conducción y su asiento son cómodos, no estamos ante una moto tremendamente práctica, ni para el pasajero ni para transportar equipaje. Triumph ofrece en opción un kit de asas para el acompañante que creemos que son una buena idea para aportar algo de confort. En el caso del equipaje, deberemos optar por las clásicas bolsas de sobredepósito y trasera. Quizás su considerable precio o tal vez su escasa practicidad en un segmento muy sensible a estos argumentos puede que sean los dos factores por los que esta Trident 660 no está acabando de convencer a su público objetivo. En cualquier caso, este atractivo y redondo modelo merecería más popularidad.

TRIUMPH TRIDENT 660

  • Motor: tricilíndrico en línea, 12V, DOHC, 660 cc, refrigeración líquida, inyección electrónica, Euro 5, ABS+CT
  • Potencia máxima: 81 CV
  • Par máximo: 64 Nm
  • Capacidad del depósito de combustible: 14 litros
  • Peso: 189 kg
  • PVP: 8.245 €

LO MEJOR

  • Dinámica impecable
  • Tecnología avanzada
  • Parte ciclo competente
  • Confort piloto

LO MEJORABLE

  • Plaza acompañante
  • Capacidad de carga
  • Precio elevado

EQUIPACIÓN DE NUESTRA MOTERA (Patricia Villa, @ducatricia1098)

  • Casco Caberg Horus Scout
  • Chaqueta Invictus Electra
  • Guantes Tucano Urbano Gig Pro
  • Vaqueros Macna Jenny Denim
  • Botas Falco Dany 2

Hemos publicado esta motoPrueba sobre la Triumph Trident 660 (naked limitable para A2) en la MotoTaller número 299 junio 2021.

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*