Trip&Track Aragón 2019: mucho por descubrir

Comentarios
1

En el concurrido calendario de rutas y eventos que se pone en marcha a partir de la primavera, del 26 al 30 de abril se celebró la Trip&Track Aragón. Organizada por O2Riders Adventures, participaron en ella más de setenta motoristas que se organizaron en equipos de tres o cuatro pilotos y disfrutaron de servicio de asistencia y rescate en ruta, restauración y transporte del equipaje de una etapa a otra para todos los que lo desearan. Todos estos servicios estaban incluidos en la inscripción. Además, los motoristas que se apuntaron y no tenían equipo, la organización les puso en contacto con otros participantes que formaron nuevos equipos equilibrados en función de los perfiles y niveles de conducción.
Fiel a su filosofía aventurera la Trip&Track Aragón transcurrió por los Monegros, el Matarraña y la comarca de las Cuencas Mineras y la mayoría del recorrido transcurrió por pistas muy asequibles y paisajes de gran belleza y personalidad. La organización ofreció dos modalidades de ruta, la opción trail-enduro consistente en un recorrido 80 por ciento off road y un 20 por ciento de asfalto y la opción maxi trail que combinó un 60 por ciento off road y un 40 por ciento carretera. La navegación podía ser mediante GPS o plan de ruta en papel.
Las cuatro etapas que se disputaron arrojaron un total de más de 700 kilómetros. El pistoletazo de salida de la Trip&Track se dio en los Monegros con una primera etapa sencilla, con pistas asequibles para que los participantes se fueran adaptando a lo que sería la aventura.
La segunda jornada ya fue más exigente, con inicio en Zaragoza y final en Alcañiz, pasó por varios pueblos con mucho encanto de la comarca de las Cuencas Mineras. Pueblos como Fuendetodos o Alcaine, además de una gran belleza natural, son muy ricos en patrimonio cultural.
El tercer día partió de Alcañiz y la expedición se dirigió hacia la comarca turolense del Matarraña cuyos paisajes y pistas forestales son fantásticos. Su condición geológica única se traduce en bellos parajes de bosques despejados aderezados con ríos de aguas limpias y transparentes o con el pantano de Pena. En cuanto a la parte “habitada”, los motoristas pudieron contemplar pueblos como Beceite o la capital, Valderrobres que, además de muy bellos (la iglesia barroca de San Bartolomé en Beceite o la Plaza de España de Valderrobres son muestras de esta belleza) ofrecieron a los riders su increíble gastronomía (ternasco de Aragón, talladetes del Gorrino, sopes bullides…)
La cuarta y última jornada sirvió de regreso a Zaragoza a través de un recorrido más rápido por pistas menos exigentes pero dio tiempo a pasar por el pueblo de Belchite o por el espectacular cañón de agua situado en Foz de Zafrane.

Publicidad

COMENTARIOS
1
Añadir comentario

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*