Sym Fiddle III: prueba

Comentarios
0

Su corta distancia entre ejes y un diámetro de rueda de tan sólo 12 pulgadas, el único ecosistema en el que puede desenvolverse con naturalidad y seguridad es el urbano. Con una aceleración más que buena para desenvolverse con agilidad entre el ajetreado tráfico y los caprichosos semáforos de una gran ciudad como es Barcelona, donde realizamos la prueba dinámica, se muestra especialmente eficaz en la rapidez y obediencia de movimientos, incluida la detención, en cuyo sistema se ha optado por la frenada combinada en lugar de montar ABS, siendo ésta realmente contundente y viendo su efectividad mermada únicamente por la dureza de los neumáticos que monta como primer equipo, resultando en un bloqueo prematuro de las ruedas en frenadas de emergencia, que nos pueden provocar algún que otro susto. Rapidez de movimientos, tanto en aceleración como en dirección, sus reacciones inmediatas hacen de ella un scooter extremadamente ágil y maniobrable con el que resulta sorprendentemente fácil desplazarse de punta a punta de la ciudad. Pensada para el día a día, ofrece una guantera con cerradura en el contraescudo y baúl trasero de serie, además de disponer de un cofre bajo el asiento con capacidad para un casco JET de dimensiones convencionales. Incorpora caballete central y lateral para estacionamientos rápidos o de larga estancia, y dispone de una capacidad de combustible de 6’5L, que bastan para movernos casi una semana sin necesidad de visitar la gasolinera. El cuadro de mandos nos da toda la información que necesitamos y el conjunto pesa sólo 117Kg de los cuales la mayoría están en la parte baja, lo que facilita enormemente maniobrar para aparcarla.