Si vas en moto y eres alérgico…mucha precaución

Comentarios
0

Según los datos que maneja el comparador de seguros de coche Acierto.com, conducir una moto con alergia incrementa un 30% el riesgo de sufrir un accidente. Este mismo estudio también constata que el 75% de los alérgicos reconocen que la alergia merma su capacidad de conducir.

Sufrir un pico de alergia durante la marcha con sus típicos estornudos en cadena, ojos llorosos y moqueo reduce la atención sobre la carretera. Tal como apuntan desde Acierto.com, una secuencia de estornudos de 5 segundos equivaldría a recorrer 140 metros a ciegas si se circula a 90 km/h. La distancia podría ser mayor si tenemos en cuenta el momento previo al estornudo, durante la sensación de picor. “La irritación y el lagrimeo es el síntoma de mayor riesgo, pues aumenta la sensibilidad a las luces y al sol y la sensación de fatiga. En definitiva, afecta a la visión, uno de los sentidos más importantes al conducir” apostillan desde el comparador de seguros que alerta sobre un uso indebido de los medicamentos que podría tener efectos más negativos como, por ejemplo, la somnolencia.

Consejos para reducir los síntomas de la alergia cuando circulamos en moto

  • Mantener la visera del casco cerrada para impedir que entren partículas del exterior. La limpieza del casco también es imprescindible ya que el polvo contiene ácaros que pueden desencadenar alergias. Escoger uno fácilmente desenfundable será clave en estos casos, así como aspirarlo regularmente y lavar bien cuellos y bufandas. También hay cascos con mascarillas específicas.
  • Uso de gafas de sol. Ayudan a reducir el lagrimeo, sobre todo si sufrimos hipersensibilidad al sol.
  • Cambiarse la ropa y lavarla bien después de viajar en la moto, y lavarse la cara y los ojos antes y después de montar.
  • Evitar conducir por zonas húmedas o con mucha vegetación (en la medida de lo posible) con el fin de que el polen no se acumule sobre nosotros y sobre la carrocería.
  • No automedicarse. Lo mejor es acudir a un profesional específico. Un punto en el que contar con un seguro de salud puede resultar de gran ayuda, pues no solo nos permitirá recurrir a la ayuda de un alergólogo, sino también a la de otros especialistas relacionados con esta afección. Estamos hablando de expertos en dermatología, inmunología y otras áreas.
  • Evitar el consumo de alcohol. “Beber puede potenciar los efectos adversos de algunos medicamentos indicados para la alergia. Los más frecuentes son la reducción de los reflejos y la somnolencia” apuntan desde Acierto.com.
  • Intentar no conducir al amanecer o al anochecer. Es cuando las concentraciones de polen en el ambiente son más altas. Así mismo, revisar los niveles de polen a través de la web de la Red Española de Alergología o apps específicas son otras acciones recomendables.