Sensores de motor (II)

Comentarios
0

Procedemos a describir dos de los sensores más destacados que envían informaciones importantes a la ECU.

Sensor de posición de la mariposa

Habitualmente conocido como pick-up o CKP, transmite la posición del cigüeñal a la centralita de inyección. Esto es importante, tanto para conocer la posición exacta del cigüeñal como para interpretar las r.p.m.

Existen dos tipos de sensores de posición de la mariposa: el mayoritario, tipo inductivo, está compuesto por un imán permanente y por una bobina de inducción con núcleo de hierro dulce. Al paso de los reluctores o “resaltes” del volante magnético o cigüeñal, generan un voltaje que la centralita analiza y los más avanzados son capaces detectar la fase del motor teniendo en cuenta el voltaje y la frecuencia debido a que ésta señal varía en función de las r.p.m.

El segundo tipo es el tipo Hall, que precisa alimentación y el voltaje de su señal no varía en función de las r.p.m. pero sí la frecuencia.

En ambos tipos habitualmente existe una marca de referencia en el cigüeñal de forma que a su paso se conoce exactamente la posición del motor, por ejemplo, Cil 1 en PMS.

Los sensores inductivos se comprobarán mediante resistencia, aislamiento de masa y también es posible mediante voltaje de pico (Vpp).

Los tipo Hall se deben alimentar, habitualmente 5 o 12V, y comprobar su señal en función de si tienen cerca un metal o no.

En ambos casos se puede verificar mediante los parámetros en tiempo real si detecta el giro leyendo las r.p.m. del motor mientras se pulsa el motor de arranque.

Existe un parámetro importante a tener en cuenta: el entrehierro, la distancia que separa el sensor de su “disparador de señal” o reluctor. Si es demasiado grande no percibirá el giro.

Dada la importancia de este sensor, algunos modelos muy actuales precisan de un aprendizaje electrónico tras realizar según qué operación.

Sensor de posición del árbol de levas

Conocido como CMP, disponen de los motores 4 tiempos. Su función es determinar la fase del giro diferenciando entre las carreras de, por ejemplo, admisión y escape, en combinación con el pick-up.

Ubicado en las proximidades del árbol de levas, puede variar la señal en función de una leva o de algún elemento específicamente ubicado en el árbol.

Por cada ciclo completo de este sensor, el pick-up hará dos ciclos. En el caso de la imagen, detecta el lóbulo de la leva, de un único cilindro, en la posición superior generando un pulso y  dando lugar al conocimiento perfecto del momento en el cual el cilindro necesita chispa.

Habitualmente, si no se conoce este dato, el motor funciona a chispa perdida, es decir, saltando chispa siempre que el pistón esté en PMS, ya sea en cruce o en combustión, indistintamente.

Existen también dos tipos de sensores de posición del árbol de levas, inductivos y Hall.

Las comprobaciones de los inductivos son por resistencia de bobinado y los Hall únicamente por voltaje, tanto el generado al acercarse la leva (habitualmente 5V) como la alimentación que deben recibir.

UNA DOCUMENTACIÓN TÉCNICA DE BERTON

Los sensores de posición de la mariposa y del árbol de levas han sido descritos en la sección motoConsultas BertonBike del número 299 de MotoTaller correspondiente a junio de 2021.

Publicidad
TEXA 2021 Internoticia

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*