Sena Open Mesh: Enredados a dos ruedas

Comentarios
1

Es innegable que el desembarco de la norteamericana Sena en el mercado europeo está siendo demoledor. Su capacidad tecnológica para desarrollar dispositivos de comunicación e imagen específicos para los usuarios de moto junto con su acertada estrategia de producto le están permitiendo hacerse un importante hueco en el mercado en relativamente muy poco tiempo.

Por lo que respecta a la tecnología, Sena presentó hace un par de años los intercomunicadores 30K que en MotoTaller hemos tenido ya el privilegio de probar intensivamente. Con ellos, gracias a la tecnología OpenMesh, Sena daba un salto adelante en cuanto a conectividad con respecto a otros productos de la competencia que paulatinamente también han ido siguiendo sendas parecidas. La idea es superar el concepto de conexión Bluetooth que hasta ahora era el imperante para encontrar un método más abierto, modular y adaptativo y conseguir así una comunicación más fluida y flexible para grupos de pilotos de más de 4 integrantes. Esa es la idea que subyace en el desarrollo de OpenMesh: que los intercomunicadores se enlacen en un esquema de red de malla, talmente como una red de pesca, de forma que creen conexiones entre todos y cada uno de los integrantes, y no en serie como ocurría con el método Bluetooth existente.

Al mismo tiempo, se trata de ofrecer soporte no para dos o cuatro motoristas, sino para un gran número de ellos, que en el caso del sistema ideado por Sena es virtualmente ilimitado. Obviamente dejaría de ser operativo si todos pudieran estar hablando y escuchando la voz de sus compañeros de ruta simultáneamente (vamos, que generaría un buen dolor de cabeza). Por ello, aunque la tecnología OpenMesh lo permite, se limita el número máximo de hablantes simultáneos a 6 integrantes por grupo; el número de oyentes es ilimitado. Cuando el grupo de red de malla es del tipo público (es decir, cualquiera con un intercomunicador que soporte OpenMesh que se encuentre dentro del rango de alcance puede integrarse en el grupo), la cobertura máxima del sistema puede alcanzar un área de 1,6 km de diámetro. Si la red es de tipo privado, en la que se permite el acceso solo a determinados usuarios, el número máximo de usuarios se queda en 15, al que hay que añadir el creador de la red. Su alcance total, en este caso, es de unos 2 km entre usuarios y un total del grupo de 8 km.

Hay incluso una tercera forma de conectarnos a esa red de malla llamada modo invitado, en el que además de los 16 usuarios del grupo privado conectados, se pueden añadir oyentes ilimitados que solo podrán escuchar las conversaciones mientras se mantengan dentro del alcance de la red. En cuanto a manejo, el 30K integra la incorporación a una red de malla cercana con asombrosa facilidad. Basta una pulsación en el botón dedicado a todas las operaciones relacionadas con la Mesh Intercom para acceder a una red de malla ya existente. Igualmente, gracias a la aplicación para móviles de Sena, la gestión de los grupos conectados mediante Mesh Intercom se realiza de forma fácil e intuitiva, con todas las ventajas que aporta la visualización en una pantalla táctil. Desde el lanzamiento del 30K, Sena ha seguido desarrollando productos compatibles con la red OpenMesh, y aún más productos deben llegar en un futuro cercano. Uno de los más interesantes es la antena +Mesh, un dispositivo que permite a un intercomunicador Bluetooth de Sena integrarse en una red de malla. El +Mesh se ancla al manillar de la moto y se empareja con el intercom vía Bluetooth, momento a partir del cual, utilizando el pulsador en el +Mesh como lo haría en un 30K, el motorista puede incorporarse, gestionar y cambiar grupos de redes de malla con la tecnología OpenMesh.

El último lanzamiento de productos Sena con la funcionalidad Mesh Intercom es el casco Momentum Evo. Sena es uno de los pocos fabricantes de sistemas de comunicación para motoristas que además fabrica sus propios cascos en los que, por supuesto, el intercomunicador viene integrado de serie. El Momentum Evo se suma a la creciente oferta de Sena en cascos Smart Helmet, entre los que despuntan también el Momentum con intercom Bluetooth, así como los cascos abiertos Savage, orientado al segmento custom, y Econo, pensado para los escúteres.

Con la incorporación de la tecnología de red de malla adaptativa, Sena buscaba conseguir la máxima adaptabilidad y flexibilidad al interconectar pilotos. Al contrario de lo que sucedía en los sistemas basados en comunicación en serie, la malla no se rompe si uno de los pilotos se desconecta del grupo.

 

 

 

Las redes de malla Mesh Intercom disponen de hasta tres modos de funcionamiento para satisfacer todas las necesidades de comunicación de un grupo de motoristas. En modo público, seis pilotos pueden hablar y un número virtualmente ilimitado puede escuchar el mismo canal, consiguiendo un diámetro de cobertura de 1,6 km. En modo privado, un máximo de 16 usuarios, incluyendo el creador de la red, pueden comunicarse en un radio máximo de 8 km y una distancia entre miembros de 2 km como tope. En el caso de que la red privada se abra a invitados, éstos pueden ser tantos como la ruta permita.

 

 

Los dispositivos con Mesh Intercom no descartan el resto de protocolos de comunicación ya existentes como el Bluetooth, sino que los complementan. De este modo, gracias a la universalidad de conexiones, los intercomunicadores Sena pueden entenderse con casi cualquier intercomunicador del mercado.

Publicidad
SWM

COMENTARIOS
1
Añadir comentario

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*