Ruta por el desierto de Gorafe, por Manu Rodríguez “Rider 83” (1ª Etapa)

Comentarios
3

Nuestro querido compañero Manu Rodríguez “Rider 83” nos adentra en una de las zonas más atractivas de Granada, Gorafe, gracias a su curiosa ubicación. Os dejamos hoy la primera parte de su aventura:

Las vistas son imponentes

Hacía mucho tiempo que tenía ganas de experimentar por mí mismo todo lo que había escuchado sobre Gorafe y por fin en octubre de 2018, hice una ruta con mi amigo Fernando a Cazorla, pero pasando por el Desierto de Gorafe. Los dos quedamos asombrados por el paisaje, ya que no era lo mismo verlo en fotos o vídeos que en directo. Nada más salir del desierto (tardamos más de dos horas en recorrer apenas 40 km) nos miramos y dijimos los dos a la vez: Tenemos que volver!!!!

Después de casi dos años, en enero de 2020, organicé la que sería mi segunda ruta al desierto de Gorafe, esta vez con más motos (ocho en total), todos amigos con los que habitualmente hago rutas, Los Pistar.

La ruta sería de dos días, por las provincias de Málaga y Granada, con aproximadamente 700 kms, mezclando tramos de carretera y tramos off road.

Sábado 4 enero

Salimos a las 8 de la mañana desde la Cala de Mijas (Málaga). Evitamos salir más temprano por las bajas temperaturas de esa fecha (aun así, llegamos a estar a 0º en algunos momentos, benditos puños y asiento calefactables). Los primeros 160 kilómetros los haríamos por autovía hasta Granada para aprovechar el día en las zonas que más nos interesaban.

Sobre las 10 horas ya estábamos en Granada, un pequeño descanso para desayunar, repostar, cambiar la ropa y los guantes térmicos, preparar las gafas de cross y ¡¡listos para el primer tramo off road!!

Nos ponemos de nuevo en marcha, esta vez nos esperaban 76 kilómetros off road hasta la localidad de Fonelas. A pocos minutos de la salida, pasamos por el Embalse de Cubillas y aquí terminaba el asfalto. Los primeros kilómetros sin asfaltar serían de pistas rápidas y en buen estado.

¡Sabíamos que volveríamos!

Seguimos avanzando y el paisaje empieza cambiar, llegamos al Parque Natural Sierra de Huetor, el track nos llevaría por bosques de pinos y encinas, un entorno espectacular en plena naturaleza.

Salimos de la Sierra de Huetor y vuelven las pistas rápidas, más de uno nos emocionamos y dimos más gas de la cuenta, en algunas curvas casi salimos rectos, ¡¡pensábamos que estábamos en el Dákar!!

Al final una caída en ese tramo. Fernando, a lomos de su BMW 650 GS, no pudo esquivar una pequeña piedra y digamos que se bajó de la moto de una manera inesperada… Por suerte, sólo quedó en un susto y el soporte del móvil roto.

Levantando la moto de Fernando

Llegamos a Fonelas y termina el primer tramo off road, continuamos 24 kilómetros más por asfalto hasta llegar a Gorafe. Son las 14 horas, así que toca hacer un pequeño descanso y reponer fuerzas en el Mesón Ilusión. Ya lo conocía de la vez anterior, comida casera y buen precio.

A las 15:30 horas, ya con las pilas cargadas, nos ponemos de nuevo en marcha y a pocos metros comenzamos a subir por una pista con unas vistas increíbles del pueblo.

Avanzamos los primeros kilómetros por pistas fáciles y no tardan en llegar las impresionantes imágenes del Desierto de Gorafe, todo un espectáculo para la vista. Después de varios kilómetros comenzamos a descender hasta que llegamos a la primera rambla, continuamos por ella durante unos metros sin dificultad, pero pronto empezaríamos a subir por un camino más técnico, estaba un poco roto y había barro que parecía jabón (fue divertido).

Una vez superada esta pista rota, seguimos ascendiendo, pero por una especie de crestas con vistas al desierto por ambos lados, ¡¡impresionante!!

Nuestro grupo moteros Los Pistar

Volvemos a descender por otra pista rota, pero menos que la anterior y sin barro hasta que llegamos hasta lo que sería la zona más exigente de toda la ruta. Además, fue una sorpresa porque no nos lo esperábamos: una rambla con mucha arena de unos 15 km, con varios derrumbes de piedras, por los que pasaban las motos justas y encima no podíamos perder mucho tiempo porque se hacía de noche.

A pesar de la dificultad del terreno y de ir con motos de más de 250 kg como es el caso de mi Triumph, no hubo caídas y conseguimos salir de esta rambla a la localidad de Bácor ya con las luces de las motos guiándonos.

Cansados pero eufóricos, por lo vivido en el Desierto de Gorafe (3 horas para recorrer 40 km), continuamos 37 km más por asfalto hasta Campo Cámara, donde pasaríamos la noche en una casa rural.

La primera etapa terminaba con un total de 12 horas y 345 km, el 50 % off road.