¿Por qué ha crecido tanto la venta de motocicletas de ocasión?

Comentarios
0

Una de las consecuencias más evidentes de la pandemia de Covid-19 en el mercado de la moto ha sido el aumento de ventas de motocicletas de segunda mano. El concesionario de motos de ocasión da fe de esta tendencia. Sus resultados han experimentado crecimientos importantes, en buena parte achacados, según comentan los propios vendedores, a las nuevas formas de transporte demandadas por una población inmersa en una pandemia mundial, que ve en la moto la solución del día a día más segura para efectuar sus desplazamientos.

Buena parte de la clientela que se decide a comprar una moto opta por la accesibilidad de la segunda mano. Las garantías del artículo, sus condiciones de compra, y el servicio proporcionado durante y tras la venta, han sido claves de decisión. De hecho, lejos de ser centros de compra y venta de motocicletas, estos concesionarios, muchos de ellos online, se han convertido en verdaderos escaparates de vehículos que aúnan precios razonables, planes de financiación prácticamente a medida, y servicios de reacondicionamiento de las motocicletas para servirlas en las mejores condiciones.

Todos ganan

La moto se encuentra actualmente entre los vehículos cuyas ventas menos han caído por la pandemia.

En el contexto de la venta de ocasión, vendedor y comprador satisfacen necesidades. Lejos quedaron las dificultades para vender la moto. Los procesos se han agilizado muchísimo. El cliente que desea deshacerse de su motocicleta, dispone de la posibilidad de venderla sin preocuparse de demasiados papeleos ni gestiones. Servicio de tasación, puesta a punto… Los concesionarios son quienes reacondicionan las motos y llevan a cabo toda la burocracia pertinente antes de revenderlas.

Si el objetivo es comprar motos de segunda mano, los múltiples concesionarios de ocasión cuentan con servicio de asesoramiento personalizado. Los centros online ahorran costes y eso les permite garantizar los mejores precios. Para asegurarse de la calidad del vehículo, pasan revisiones generales de la motocicleta a vender, las someten a pruebas dinámicas y de limpieza. Algunos ofrecen planes de financiación a medida para que el cliente pueda pagar cómodamente, a plazos. Además, también te llevan la moto a casa. Disponen de repartidores a domicilio para que puedas obtener tu moto sin tener que moverte.

Nueva clientela

Como sabemos, en España, los conductores que tienen el carnet de coche (B) y al menos tres años de experiencia, pueden llevar motos de hasta 125 cc. Esta posibilidad abrió en su momento el mercado e hizo que muchos inseguros optasen por estos vehículos, tan útiles para desplazamientos diarios al puesto de trabajo en las ciudades. Con la llegada de la pandemia, a este factor se le añadieron otras posibilidades: el alquiler de motos también logró cotas altas de éxito. Conductores no habituales de motocicleta optaron por ella para evitar el transporte público lo que se tradujo, en muchos casos, en una voluntad de no abandonar esta movilidad. No obstante, los precios no siempre demasiado ajustados del sharing, lanzaron al cliente a la compra. Y la ocasión se convirtió en el nicho ideal para quien quiso moderar su gasto en un contexto complicado, sin renunciar a hacerse con un vehículo seguro, semi nuevo, que respondiera a sus necesidades.