Orcal Sirio y Sprint 125: Centro de atención

Comentarios
0

Es fácil quedarse prendado al ver su silueta, creyendo ingenuamente que se trata de motos de mayor cilindrada de lo que son. Su estándar de acabados denota que aunque sean de origen asiático, es en Europa donde pasan sus últimas horas antes de ser vendidas a sus propietarios siendo objeto de un minucioso control de calidad. Su acertadísima estética las convierte en bellos objetos de deseo que uno quisiera meter en su garaje más pronto que tarde. Y sus mecánicas, aunque sencillas y sin filigranas tecnológicas, hacen gala de una economía de adquisición y mantenimiento digna de los mecheros más ahorradores del mercado. Así son las protagonistas de estas páginas, la Sirio y la Sprint, los dos modelos que enmarcan la gama de motos vintage de la marca de origen francés Orcal que importa para nuestro país Keeway Motor España.

Tú que eres observador, nuestro querido lector, recordarás que hace un tiempo te hablamos de una nueva marca que llegó al Motoh! Barcelona presentando un modelo de inspiración vintage con una puesta en escena deliciosa. Ese modelo no era otro que la Astor, la primera Orcal que conocimos en España y que, no es ningún secreto, es la base de estas dos que aquí probamos. La Sirio cambia los neumáticos de carretera de la Astor por unas gomas de mayor sección y orientación mixta (con las que hay que andarse con tiento cuando hay agua), un asiento plano de mayor mullido, un chasis y motor pintado de negro que  realza su estampa “campera”, faro protegido por una rejilla y manillar más ancho y alto que la asemeja a una scrambler, aunque los puristas puedan opinar que su escape bajo la aleja de tal concepto.

Por su parte, la Sprint es una evolución hacia la filosofía café racer partiendo de la misma Astor, con el mismo chasis de media cuna simple que utiliza el motor como travesaño inferior del bastidor. En este caso, sin embargo, las horquillas delanteras van rematadas por un manillar muy plano (no llega al extremo de montar semimanillares, cosa que las muñecas agradecen) con unos bonitos retrovisores de cuello de ganso y el cupolino negro que le da ese toque deportivo. El asiento, asimismo, centra su curva en la posadera del piloto y deja al acompañante un tanto huérfano de comodidad ni seguridad alguna, lo cual penaliza su versatilidad pensando en un uso urbano compartido.

En cuanto a frenada y comportamiento, ambas motos son muy parecidas. Cumplen sin florituras su cometido, que es una movilidad básica en trayectos interurbanos. Ambas son razonablemente cómodas, aunque el premio a la mejor posición de conducción se lo lleva la Sirio, en la que iremos más erguidos y relajados. La postura en la Sprint es algo más forzada, sin que sea nada dramático. El freno trasero es quizás la parte más débil del conjunto dinámico, pero una vez más no lo vamos a echar tanto de menos como para entrar en pánico. Sea como sea, todo esto lo estamos diciendo de unas motos movidas por un motor (basado de lejos en el de la Yamaha YBR 125) de 9 CV refrigerado por aire que no va a permitirnos viajar a ninguna velocidad estratosférica y, por tanto, difícilmente vamos a necesitar cruzar el Continente con ellas. Con lo que tienen, les basta.

La de los acabados es una batalla que las Orcal tienen ganada de entrada. Los materiales son bastante agradables al tacto, el asiento y los puños con los que vamos a estar en contacto son cómodos y denotan cuidado en su montaje, siempre sin perder de vista que hablamos de motos que rondan los 2.500 € y por tanto no pueden ofrecernos euros a cuatro céntimos. Cromados bien cubiertos y soldaduras consistentes dan de nuevo idea de solidez y durabilidad. Y además, el gusto en lo estético es más que evidente en ambos modelos, cada uno en su estilo.

Vale la pena destacar que las dos motos cuentan con una bella y completa instrumentación (la misma en ambas), tienen caballete central además de la pata de cabra (genial para facilitar el mantenimiento de la cadena) y arranque por patada para cuando la batería diga basta, un aditamento en extinción. 

ORCAL SIRIO

Motor: Monocilíndrico, 2 v, SOHC, 125 cc, refr. por aire, iny. elect. Mikuni, Euro 4, frenos combin.
POT.: 9,7 CV
PAR: 9,4 Nm
DEP.: 16 l.
Peso: 128 Kg
PVP: 2.499 €

ORCAL SPRINT

Motor: Monocilíndrico, 2 v, SOHC, 125 cc, refr. por aire, iny. elect. Mikuni, Euro 4, frenos combin.
POT.: 9,7 CV
PAR: 9,4 Nm
DEP.: 13 l.
Peso: 128 Kg
PVP: 2.599 €

Lo mejor:

  • Precio muy atractivo 
  • Acabados cuidados 
  • Economía de uso y mantenimiento 
  • Caballete central incluido 
  • Arranque por patada y eléctrico 

Lo mejorable:

  • Tacto freno trasero 
  • Plaza trasera (Sprint) 
  • Neumáticos sobre mojado (Sirio)

Nuestra motera:

Clàudia González @claaudsssss

Equipación:

Casco: Bell Riot
Guantes: Onboard Fresh



También te puede interesar: