Offroad con estilo

Comentarios
0

Que el fenómeno de las motos retro, vintage o neoclásicas ha venido para quedarse está más que claro. Solo hay que ver como todas las marcas generalistas, apuntadas a la moda, están lanzando ya segundas generaciones de lo que un día fueron ejercicios de diseño sin saber exactamente si el mercado iba a responder a la oferta.

El segmento con mayor ritmo de lanzamientos, sin duda, se encuentra en los 125cc orientado a los conductores de automóvil convalidados con el permiso B. Por eso, es constante el goteo de nuevos modelos con estética clásica en sus múltiples variantes. De todas formas, y a pesar de la floreciente oferta, pocas motos alcanzan un nivel estético tan logrado como el que luce la Hanway Scrambler. ¿Será porque el desarrollo del modelo se hace en Inglaterra, patria chica de las
más populares scrambler originales?

Sea como fuere, la Scrambler de la marca que importa Motorien es diferente a todas, sin traicionar su espíritu neoclásico. Ese guardabarros delantero tan elevado y prominente, con ese neumático de gran sección delantero combinado con el depósito, el asiento de tabla, el guardabarros trasero cortado y la luz en conjunto con el portamatrículas elevado le confieren una estética propia distinta al resto de sus competidoras. Además, el chasis cuna simple queda muy distanciado del suelo con las suspensiones sobreelevadas, lo que acaba por redondear la estética y, de paso, las cualidades offroad de esta Hanway. Ojo, que tampoco es que sea una enduro, pero ciertamente es probablemente la mejor del segmento en cuanto a posibilidades de alejarte del asfalto.

En carretera, el motor es el que es y milagros no se le pueden pedir. Si queremos ir más o menos rápidos (teniendo en cuenta que eso es por encima de 70 Km/h), tendremos que acostumbrarnos al chillido constante del monocilíndrico y a jugar hábilmente con el cambio para no venirnos abajo en cualquier pequeño repechón que encontremos. A pesar de que la postura es cómoda y natural, el asiento es un ladrillo (incluso eso está conseguido imitando las originales) y el cansancio de nalgas aparece a menudo.

Acabados más que correctos, siempre teniendo en cuenta el precio en el que nos movemos, frenos y suspensiones en consonancia redondean un conjunto muy creíble con el que puedes pasártelo en grande descubriendo pistas que creías fuera de tu alcance.

Lo mejor:

  • Estética más que lograda
  • Motor voluntarioso
  • Cualidades offroad
  • Precio imbatible

Lo mejorable:

  • Estribos sin muelle
  • Asiento sin concesiones

Puedes ver este artículo en nuestra revista, aquí.

Publicidad
Bihr RST 2019

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*