Lés a Lés Portugal 2021 Off road, por Manu Rider

Comentarios
0

Desde 2015, se celebra en Portugal una ruta moto turística para los amantes de la aventura fuera del asfalto, la Lés-a-Lés Off Road. Manu Rider cruza el país durante tres días. Ésta es su historia.

la Lés-a-Lés Off Road es toda una experiencia para los que quieren conciliar la resistencia física, la aventura y el turismo en moto. Hacía tiempo que quería participar en esta prueba (participé en la versión On Road en 2018), ya que me encantan las rutas mixtas o 100 % off road, siempre que sean aptas para motos Trail o Maxi Trail, como es el caso de mi actual Triumph Tiger 800.

Viernes

Después de un día y medio, y casi 1.000 km recorridos, llego a las 14 horas junto a mis compañeros de aventuras, Los Pistar, a la localidad de Montalegre, en Portugal, casi en la frontera con España. Allí daría comienzo esta edición 2021. Había varios stands de marcas de motos como Yamaha y Honda, también un taller móvil, que estaría disponible al final de cada etapa, con servicio de mecánica rápida y cambio de neumáticos, que aprovechó nuestro compañero Seba, con su BMW GS 1200 Adv. Subió con neumáticos de carretera y los cambió allí.

Los otros cuatro del grupo, subimos desde Málaga ya con neumáticos mixtos (Mitas E-07+), para la ida, el evento y la vuelta (llegaron aún vivos y con tacos…jeje).

Una vez pasadas las verificaciones, dimos una vuelta y vimos otras motos que iban a participar (casi 400 inscritos), y nos dimos cuenta de que nuestras motos “grandes” eran minoría. Casi el 80 % eran motos de enduro, rally y trail Ligeras, tipo Yamaha T7, Husqvarna 701 y KTM 690, 890, etc. Eso nos llevó a pensar por un momento: “¿qué hacemos aquí?” Pensábamos que nos habíamos equivocado de evento, que era para motos mucho más ligeras, pero al mismo tiempo, yo  intentaba tranquilizar a mis compañeros diciendo que había visto casi todos los vídeos de ediciones anteriores y sí participaban Maxi Trail. No sirvió de nada y los nervios siguieron ahí, incluso no nos dejaron dormir…

Etapa 1  Montalegre – Covilha  327 km

08:00 h. Llegó la hora de la salida. Queríamos intentar relajarnos una vez viéramos ya el tipo de terreno, la dificultad de las pistas y cómo nos iría rodando codo con codo con el resto de participantes, quienes sin duda irían mucho más rápido y no pararían de adelantarnos. Dejamos las bolsas de equipaje en la furgoneta de la organización, que las llevaría desde el inicio hasta el final de cada etapa y comenzamos.

En menos de cinco minutos, llegamos a la primera pista, por un bosque, en subida y con arena. No está mal para calentar… Después íbamos alternando pistas de piedra y arena, algunos cortafuegos en bajada y algo de barro, ya que estuvo lloviendo toda la noche. Los primeros kilómetros, fueron muy técnicos, había que ir con mucho ojo. Avanzaba el día e íbamos perdiendo el miedo y los nervios, al ver que poco a poco superábamos cada tramo complicado. Seguían las pistas técnicas, salíamos a carretera unos kilómetros para enlazar con otra pista, y así una y otra vez.

A media mañana, llegamos al primer Oasis, que era un punto de avituallamiento donde aprovechamos para descansar un poco, tomar una fruta, un café y continuar sin perder demasiado tiempo. Dos horas más tarde habría un segundo Oasis para comer algo rápido y así reponer fuerzas para afrontar los últimos kilómetros.

Empezaba a oscurecer. Íbamos por un tramo de enlace por carretera, veíamos en el Track que quedaban unos 30 km para llegar. Ya estábamos cansados y con muchas ganas de terminar la etapa cuando de repente… ¡¡una pista más!! Se nos iba a hacer de noche en ella y no conocíamos su dificultad. Entre todos decidimos que la etapa se terminaba completa, y así lo hicimos. Los últimos kilómetros fueron de noche, pero lo conseguimos. Primera etapa superada en 12 horas.

Etapa 2  Covilha – Borba  308 km

Después de estar toda la noche lloviendo, paró un rato antes de la salida. El cielo estaba despejado y ésta era la previsión para todo el recorrido. Gracias a esta lluvia, los primeros kilómetros en Off eran perfectos, sólo con un poco de barro y sin polvo. Comenzaba la transición desde la zona norte del país hacia el centro, y se iba notando en los contrastes de los paisajes. Pasamos por bosques de eucaliptos y por el Parque Natural da Serra S. Mamede, de una gran belleza y muy cerca de la frontera con España.

Las pistas comenzaban a ser rápidas y muy divertidas, menos técnicas que el día anterior. Empezábamos a disfrutar del recorrido, del evento y de los paisajes, pero en una de estas pistas rápidas bordeando molinos de viento, había mucha gravilla y nuestro compañero Seba tuvo la mala suerte de tener una fuerte caída cuando le adelantaba una moto de enduro. Ambos acabaron en el suelo. Por suerte, físicamente estaban bien. La moto de enduro sin un rasguño (están acostumbradas) pero la BMW GS 1200 Adv sí tenía bastantes daños, incluido el manillar doblado. Aun así, andaba, así que completamos varios km de pista hasta salir al asfalto y llamar a la asistencia de la organización.

Una furgoneta escoba iba recogiendo motos averiadas durante el recorrido, hablamos con ellos por teléfono y venían a recogerla, pero tardaba un poco en llegar y también llegaría tarde al final de la etapa. Decidimos terminar todos juntos los casi 200 km que nos faltaban por carretera para llegar pronto al taller móvil e intentar reparar “un poco la moto” y poder terminar la última etapa.

A las 16:00 h ya estábamos en Borba, donde terminaba la etapa y directos al taller. Intentaron enderezar un poco el manillar, pero sin éxito, lo podrían partir. También mi Triumph tuvo que pasar por el taller, pero simplemente para apretar unos tornillos de la suspensión delantera que se habían aflojado con tantas vibraciones y piedras.

Etapa 3  Borba – Lagoa  360 km

¡¡Última etapa!! Después del sabor agridulce del día anterior, nos levantamos con muchas ganas y alegría después de saber que Seba con su BMW y el manillar doblado, iba a intentar hacer el recorrido. Si en unos kilómetros no iba bien o las pistas eran muy complicadas o técnicas, se salía a carretera. Nosotros continuábamos el track y nos veríamos en el final. Pero no fue así, las pistas eran fáciles y no tenían ninguna dificultad, por lo tanto, avanzábamos los kilómetros directos hacia el sur todos juntos (un gran mérito por su parte).

Los paisajes volvían a cambiar, cada vez más secos y con mucho polvo, pero también tenían su encanto. Atravesábamos la zona del Alentejo, con sus grandes dehesas y ganaderías. Nos íbamos acercando al Algarve por pistas de nuevo muy rápidas, unas con gravilla y otras con arena. Cuando quedaban pocos kilómetros para terminar, ya en el Algarve, las pistas fueron más entretenidas, un poco más lentas, con subidas y bajadas por las montañas, pero muy bonitas, a pesar de que como eran de arena, había mucho polvo y no pudimos disfrutar por completo de los paisajes.

Sobre las 18:00 h. ya estábamos en Lagoa. Nos dirigimos al arco de llegada eufóricos, ¡¡lo habíamos conseguido!!

Con nuestras motos “grandes” habíamos superado la prueba, las caídas, los diferentes terrenos a lo largo de todo el país y llegado a meta los cinco amigos juntos.

Tocaban unas cervezas para celebrarlo, recogimos los diplomas, los equipajes de nuevo, al hotel a ducharnos y a buscar un buen restaurante para darnos un homenaje.

Gran experiencia y buen sabor de boca nos dejó el 6º Portugal Lés-a-Lés Off Road 2021. La organización de 10. Lo tienen todo pensado y se notan sus años de experiencia en este tipo de eventos.