La TRS One nace ganadora

Comentarios
0

Menos de dos años después de haber anunciado la creación de una nueva marca, Jordi Tarrés ha visto cómo su proyecto no sólo es una realidad, sino que además tiene todos los números para ser un producto de lo más interesante. Con Adam Raga como punta de lanza de esta propuesta, TRS Motorcycles ya sabe lo que es ganar en competición tras la victoria lograda en el Trial de las Naciones, la prueba por equipos más importante del mundo, celebrada el pasado septiembre en Vandellòs y L’Hospitalet de l’Infant (Tarragona).

La TRS One, que es como se denomina esta nueva moto de trial, es fruto de dos años de trabajo en los que se ha partido prácticamente de una hoja en blanco. El objetivo era desarrollar una moto compacta y ligera (65 kg.), a la vez que potente y fiable. Para ello, se ha diseñado un chasis de doble cuna de aluminio forjado, sobre el que se han configurado unas geometrías y suspensiones que ofrecen un “feeling fuera de lo común”, según asegura el propio Tarrés, que ha puesto mucho empeño en que fuera una moto a la que resultara fácil adaptarse, independientemente del nivel del piloto.
El motor de la TRS One es un monocilíndrico de dos tiempos refrigerado por agua, que estará disponible en 300 cc (el estrenado por Raga), 280 y 250, aunque en 2016 aparecerán nuevas cilindradas.

Darse a conocer en el Mundial de Trial es una de las fases del plan de negocio de TRS, en el que se contempla la exportación a diversos países y en el que Jordi Tarrés ejerce de director Técnico y Deportivo, Ricard Novell es el CEO y Marc Arañó dirige el área Comercial y de Márketing, todo ello con el apoyo financiero del empresario barcelonés Josep Borrell.