Keeway RKF 125: Una moto sorprendente

Comentarios
1

Dentro del pobladísimo segmento de las naked 125, predominan principalmente dos tipos de motocicletas, las que ofrecen una estética más convencional y las que apuestan por vestirse de moto vintage, scrambler o café racer. La propuesta de Keeway para este segmento pertenece al primer tipo, pero lo hace con un cuidado diseño liderado por un bonito y afilado frontal y una firma lumínica realizada a base de tecnología LED. Se puede percibir el esfuerzo de la marca por crear una motocicleta atractiva repleta de bonitos detalles que le otorgan un carácter deportivo y musculoso.

Dinámicamente la RKF es muy competente y ofrece sensaciones de moto mayor, y aunque su sofisticado motor tribujía no pueda rebasar el límite legal de los 15 CV, la horquilla invertida o el sistema de frenos parecen preparados para más prestaciones de las que ofrece.

Lo cierto es que este modelo transmite la sensación de ser más grande gracias a su lograda estética. La calidad de los plásticos, ajustes y acabados es más que correcta en esta naked deportiva que quiere socavar ventas a rivales de marcas más establecidas. Además de la iluminación LED, debemos destacar su compacto, aunque completísimo cuadro de instrumentación digital que ofrece mucha información, incluido el siempre práctico indicador de marcha engranada.

La firma visual del faro delantero de la RKF, compuesta por una línea de ledes en herradura, se inspira en la Benelli BN302s.

Keeway ha querido poner toda la carne en el asador para configurar un modelo lo más competente posible y dotándolo de la última evolución de su monocilíndrico de 124,8 cc refrigerado por agua y con triple bujía (no una ni dos), fruto del programa de plantas motrices pequeñas desarrollado por el grupo Qianjiang, el BMT Power Platform. Dentro del BMT encontramos tres motores de menos de 250cc; el motor de esta RKF conforma la opción refrigerada por agua, 4 válvulas y árbol de levas simple en cabeza. Solo por esta crucial diferencia, entendemos que este modelo está por encima de su hermanastra directa, la Benelli BN125, con un propulsor mucho más simple y menos enérgico y un precio de compra más asequible. El rendimiento del propulsor de la Keeway, con una potencia declarada de 13 CV, nos pareció suficiente para mover con soltura los buenos 137 kg del conjunto.

El propulsor monocilíndrico de la RKF forma parte de la familia BMT desarrollada por Qianjiang, con triple encendido y dos bujías.

Desde el primer momento en el que te subes a la RKF, sabes que estás ante una naked deportiva. Su picada postura de conducción invita a afrontar una carretera revirada con cierta alegría. El confort, sin embargo, se ve claramente afectado, aunque gracias a un manillar con una altura razonable, se ayuda a paliar el agarrotamiento de la espalda. Aún así, no estamos ante el mejor de los compañeros para realizar las conmutaciones diarias en ámbitos urbanos. El buen funcionamiento de la horquilla delantera que incorpora el modelo chino permite unos cambios de dirección ágiles y aporta suficiente estabilidad en curvas más rápidas. El tacto de los frenos es progresivo y contundente en consonancia al peso y potencia recibidos. Debido a su homologación Euro 4, este tipo de motocicletas equipan la dichosa frenada combinada, un sistema que nunca nos ha acabado de convencer. En situaciones de pavimento muy deslizante, como los pulidos cementos de un parking, el accionamiento del freno puede ocasionarnos alguna caída tonta y repentina por acción involuntaria del freno delantero.

Buen mullido para los asientos, aunque la posición para el piloto es exigente, con estribos retrasados y el peso sobre el manillar.

Nos ha parecido que dinámicamente esta motocicleta cumple con nota, siempre poniendo en perspectiva que estamos ante un modelo sencillo y sin mayores pretensiones. Esta naked deportiva tiene una clara inspiración en la austriaca KTM Duke 125. Incluso su agresivo y bien terminado frontal nos recuerda al modelo naranja. Sin embargo, las diferencias en rendimiento y parte ciclo son muy significativas, casi tanto como del decalaje de precio entre una y otra. Keeway ofrece su RKF por 2.799 € y KTM, casi el doble, una diferencia enorme en este segmento que aporta mérito a una Keeway completa y gratificante que cumple con su función y te da un poquito más.

KEEWAY RKF 125

  • MOT: Monocilíndrico, 124,8 cc, 4v SOHC, 3 bujías, refr. líquida, iny. electrónica, Euro 4, CBS.
  • POT.: 13 CV PAR: 10 Nm
  • DEP.: 10 l.
  • PES: 137 Kg
  • PVP: 2.799 € (seguro 1 año incluido)

Lo mejor:

  • Estética moderna y atractiva 
  • Buenas prestaciones dinámicas 
  • Motor sofisticado 
  • Economía de adquisición y uso

Lo mejorable:

  • Posición de conducción cansada 
  • Estribos muy retrasados 
  • Pasajero discriminado

Nuestra motera:

Clàudia González – @claaudsssss

Equipación:

Casco: Scorpion Exo 1400 Air
Chaqueta: Büse Cara Lady
Guantes: RST Urban Air 2

Publicidad
SWM

COMENTARIOS
1
Añadir comentario

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*