Honda CRF 450: Poder alado

Comentarios
0

Hace unos meses os relataba las grandes prestaciones de la nueva Honda CRF250, una MX2 nacida para competir al más alto nivel y dar a los usuarios y a los aficionados al off road unos beneficios admirables. Ahora, gracias de nuevo a Honda, nos podemos subir a la hermana mayor de la CRF250, la “todopoderosa” CRF 450, una de las monturas más deseadas para el público, lo que no es de extrañar: yo quedé encantado con la prueba. Con el staff de MotoTaller nos citamos en el circuito de El Canadell, cerca de Sant Fruitós de Bages (Barcelona). Escogí esta pista porque la conozco bien y es un trazado con un poco de todo: zonas rápidas, más lentas, tramos técnicos, saltos y sectores complicados, etc. Quería exprimir el máximo potencial de la CRF por lo que tenía que ir sobre seguro, es decir, conocer bien las condiciones óptimas de la pista, su personal y su entorno.

La CRF goza de un estupendo y cómodo arranque eléctrico que pone en marcha a un propulsor que, ya en parado, transmite excelencia y poder con solo oír su petardeo. Simplemente calentando el motor ya percibes lo que te va a ofrecer.

Al igual que su hermana pequeña, tras unas vueltas de colocación y asimilación, noté enseguida su facilidad de maniobra. La CRF posee un chasis polivalente que tiene la virtud de facilitarte la entrada de curva de una manera asombrosa y hace del inicio del giro una acción plácida ya que te permite llevar la moto allí donde tu deseas mientras que te permite hacer rapidísimo el paso por curva y controlar su trayectoria centímetro a centímetro. Por otra parte, las zonas rápidas se vuelven menos delicadas porque el bastidor de la CRF 450 aporta una seguridad enorme transmitiendo estabilidad, tracción y aplomo. En definitiva, te da mucha confianza a la hora de enroscarle el gas y en ningún momento pierde la línea de trazada deseada. También contribuye a dicha estabilidad unas horquillas Showa de 49 milímetros en la parte delantera y un amortiguador de la misma firma con el sistema Honda Pro-Link. La sensación de descompensaciones de años anteriores, con horquillas de aire SFF Air, secas y duras y con el amortiguador convencional, desaparece con el cambio a todo hidráulico. El nuevo kit de suspensión es más sensible al firme irregular de un circuito de MX absorbiendo a la perfección, tanto los baches de frenada y entrada de curva como los rápidos que te encuentras en las rectas. Una función progresiva que facilita y acomoda la conducción encima de la “roja”.

El comportamiento positivo prosigue a la hora de afrontar los saltos gracias una rigidez progresiva en la entrada de la rampa, aportando un buen despegue al piloto y no hundiéndose al chocar contra la pared del salto lo que nos ayuda a controlar la salida del mismo. En la recepción notamos una compresión progresiva, es decir, la CRF no se hunde de golpe sino que va descendiendo con comodidad. Así mismo, la recuperación a la hora de la extensión también es suave, no nos escupe y afronta aquellos primeros baches de las recepciones de los saltos ya en su totalidad de recorrido. Y como ya hemos apuntado, a este conjunto ciclo le acompaña un motor envidiable, lleno, potente y poderoso.

La Honda CRF 450 me sorprendió por su progresividad a la hora de abrir gas ya que el enlace entre los bajos y los medios es muy suave pero para nada blando. Es un motor muy “eléctrico” ya que en todo momento tienes potencia y tracción a la medida justa, como si la 450cc supiese lo que necesita el piloto en cada momento y circunstancia. La eficacia saliendo de las curvas es brutal ya que no te “sacude” ni te da sustos inesperados, siempre fiel a los deseos del piloto. Las virtudes del motor 450cc no terminan aquí ya que su estirada y potencial en alto régimen son asombrosas. Cuando le proponía una recta y zona rápida del trazado, nuestra montura no se arrugaba y alcanzaba una velocidad superior a sus predecesoras.

La marca de Minato ha vuelto a demostrar por qué es el referente en el mundo de las dos ruedas. Los técnicos nipones han vuelto a crear un conjunto impresionante que, además de funcionar a la perfección y de manera sublime, presume de una estética encantadora, con una línea agresiva y compacta. En conclusión, seguimos sintiéndonos unos privilegiados cada vez que nos subimos a una “ala dorada” ya que es seguro que ese día disfrutaremos como locos volando a sus lomos dentro de un circuito de MX.

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*