Probamos la “gemela” deportiva de Royal Enfield: Continental GT 650

Comentarios
1

Una de las últimas creaciones orquestadas por la marca británico-india Royal Enfield es una auténtica oda al motociclismo más puro. A diferencia de otras propuestas basadas en la estética vintage, la Continental GT 650 es una café racer capaz y perfectamente equiparable a marcas más asentadas. La moto india ofrece una calidad que representa un paso adelante gigantesco respecto a los modelos anteriores de su catálogo. Esta mejora se puede percibir en absolutamente todos los aspectos y parámetros. El modelo se lanzó junto con su hermana melliza Interceptor 650, una moto que se decanta por la estética californiana y una postura de conducción más erguida y convencional. Ambas motos comparten el chasis y un mismo corazón, un bicilíndrico en paralelo de 648cc de delicioso ronroneo.

Ofrece una calidad que representa un paso adelante gigantesco respecto a los modelos anteriores de su catálogo.

Lo primero y más obvio que podemos destacar de esta Continental GT 650 es su aspecto. Qué decir de esas líneas de pura belleza café racer. Esta moto está directamente inspirada en el nacimiento de esta cultura desarrollada en Gran Bretaña allá por la década de los 60. Además, su diseño bebe de modelos icónicos de la marca como la Continental GT250 y la Continental GT 535 a la que sustituye. Elementos como el afilado depósito de combustible, la instrumentación analógica en forma de dos elegantes relojes o esa bonita doble salida de escape aportan nostalgia y belleza a partes iguales. Otro detalle destacable son las bonitas llantas de 36 radios y 18” de diámetro calzadas por las gomas Pirelli Phantom SportComp, creadas y desarrolladas ad hoc para este modelo y que aportan un aire irresistible amén de buenas prestaciones y sensación de confianza cuando queremos ir con cierta prisa.

Líneas de pura belleza café racer

La comunión entre motor, transmisión, chasis y parte ciclo que encontramos en esta moto es excelente. El bicilíndrico, con 47 CV y 52 Nm, es un bonito ejercicio de progresividad y energía que, además, emite un sonido embriagador. La potencia percibida es suficiente y se encuentra en el límite del carnet A2, en un propulsor que se siente lleno y se muestra refinado en cualquier rango de revoluciones. La bien escalonada transmisión transita sin esfuerzo de engranaje en engranaje de una manera suave y precisa. El chasis, desarrollado por el especialista Harris Performance, es firme y noble y se conjuga a la perfección con una horquilla convencional delantera y un amortiguador trasero tipo “piggy-back” con un excelente compromiso entre la deportividad y el confort.

Semimanillares bajos

Dinámicamente hablando, todos los elementos previamente nombrados se unen para ofrecer una conducción placentera y gratificante. Ante todo, la postura de conducción, contando con unos semi-manillares bajos y unas estriberas retrasadas, no llega a ser incómoda, pero sí que invita a ponerse en posición carpada. Sin llegar a ser deportiva, su notable chasis se nota pegado al asfalto e incita a tomar las curvas con un elevado ritmo. Como la potencia no es intimidante, es completamente satisfactorio apurar cada marcha y subir de vueltas hasta la zona roja. La capacidad de frenada, a cargo de un equipo ByBre, es suficientemente contundente, sin ser descabellada. Esta moto crea una conexión instantánea con el piloto y eso no es algo tan fácil de conseguir.

Solo si nos fijamos detenidamente en algunos detalles, se podrían mejorar levemente varios componentes. Quizás, aportando una horquilla invertida, doblando el disco delantero e incluso montando ledes para las luces de posición, la Continental sería aún mejor. Sin embargo, cuando comprobamos el precio y vemos que supera por poco los 6.000 €, es cuando se acaba de endulzar este atractivo caramelito con sabor a café racer de los 60.

Nuestra motera:

María Calero: @mariacalero26

Equipación:

Casco: MT Helmets Lemans 2 SV

Chaqueta: Seventy Degrees SD JC63

Guantes: Seventy Degrees SD C33

Lo mejor:

  • Belleza atemporal
  • Motor delicioso
  • Cualidades dinámicas
  • Precio irresistible

Lo mejorable:

  • Frenos con poca garra
  • Manetas no regulables
  • Comodidad del pasajero

Royal Enfield Continental GT 650

  • Motor: Bicilíndrico, 2 v, DOHC, 648 cc,
  • Refr. aire/aceite, iny. electrónica, Euro 4, ABS.
  • POT.: 47 CV PAR: 52 Nm DEP.: 12,5 l. peso: 198 Kg
  • PVP: 6.500 €

Puedes encontrar este reportaje en nuestra revista de enero 2020.

Publicidad
Bihr

COMENTARIOS
1
Añadir comentario

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*