GasGas EC250 vs EC300: “Corazón dividido”

Comentarios
0

GasGas ya de siempre ha sido “nuestra” marca, la marca de las dos G’s que tan orgullosos y en voz alta decíamos que era de nuestra casa. No se acaba de entender, o por lo menos yo no entiendo, que siempre haya ido cojeando y dando tumbos por distintas directivas, inversores y demás, siendo una enseña con varios títulos mundiales, tanto de trial como de enduro. Líder de ventas en numerosas ocasiones, pero incluso así, una marca perdida por el océano, a merced de distintos capitanes, con rumbos diferentes.

Pero bien. No estamos aquí para hablar de ello y lamentarnos, si no, todo lo contrario. Renacida con la adquisición por parte de KTM, GasGas ha vuelto por todo lo alto a nivel mundial y en MotoTaller hemos tenido el enorme privilegio de poder hacer una comparativa de dos de sus modelos más preciados de enduro. No os perdáis la comparativa entre la EC250 y la EC300.

Para ello, tuve el enorme placer de que me acompañara un pilotazo, uno de estos de los que “echen lo que le echen” corre y lo hace correr. Y, además, con buenas maneras, ya sea en, asfalto, tierra, mar y aire: Pol Borràs. Él siempre es garantía de buen pilotaje, experiencia y gran probador. 

En cuanto a nuestros amigos de GasGas, nos brindaron la ocasión de disponer de la EC300 y la divertida EC250. Quisimos compartir con nuestros lectores los “pros y contras” de cada una de ellas para que los endureros se hicieran más a la idea del pie que calzan las nuevas monturas de las dos G’s.

Con el staff de MotoTaller, escogimos un paraje precioso, lleno de senderos, trialeras y pistas rápidas, para poder contrastar nuestras invitadas en todos los formatos posibles. Para ello, nos desplazamos al lujoso Circuit Verd de Moià, donde encontramos todo lo que nos hizo falta para desposar a nuestras damas.

Empecé por unos senderos bastante técnicos, estrechos, picando hacia arriba, con escalones de piedras que lo complicaban todo aún más si cabe. A la hora de subir sendero arriba, la EC300 me transmitió mejor sensación que su hermana. La 300 me aporto más tracción sobre el suelo seco y piedras sueltas. Me gustó y me ayudó su potencia más lineal y dosificable. Por el contrario, la EC250, poseedora de una potencia más puntiaguda y directa, obligaba a tener mucho más tacto con el gas y a medir mucho mejor sus fuerzas para afrontar obstáculos delicados.

En medio de estos preciosos senderos, nos íbamos encontrando distintas trialeras suficientemente complicadas como para sacar precisas conclusiones. Si no, con Pol, ya las buscábamos… Llegué primero a una de ellas, con la EC300. La verdad es que su tracción y bajo régimen me ayudó a la hora de subir el “tranco” contundente que le propuse. Pero noté en medio de la trialera la misma sensación que en bajada… A pocas vueltas, aquella sensación de calaje y de tener que estar ayudándome con el embrague, al igual que su peso en curvas cerradas picando hacia arriba, dificultaba más mi conducción. En cambio, la EC250, con aquella entrega de potencia incómoda en sendero, en la trialera me beneficiaba enormemente, junto con sus increíbles bajos. Su propulsor de 249cc transmitía una tracción brutal, que en ningún momento desfalleció en los tramos más complicados.

Llegó el turno de las altas velocidades. El momento de realizar la comparativa en pistas abiertas y rápidas para poder descubrir el comportamiento de una y de otra.

Empecé con la pequeña, la EC300. Con ella podía “enroscarle” el manguito del gas sin problema. Me transmitía una enorme seguridad a la hora de alcanzar altas velocidades, al igual que en las salidas de curva, al disponer de una gran tracción ayudando en todo momento a no perder adherencia. Eso sí, presentaba quizás más vibraciones de las que me gustarían.

Con la EC250 me noté un poco más inestable… Una montura más nerviosa, que requería más precisión en la conducción. Un gran beneficio de la EC300 era su velocidad, su estirada enorme del propulsor permitía correr mucho más que con la EC250. Al contrario, tenía que estar pendiente a la hora de abrir el gas en las curvas. La EC 250 requería suavidad y mimo.

El peso no jugó un papel determinante, ya que las EC’s pesan exactamente lo mismo. Las máquinas rojas y blancas están dotadas de la misma firma de parte ciclo. WP son los encargados de proporcionar las horquillas y el amortiguador a los de Girona, con el mismo taraje y reglaje.

Igualmente pasa con la frenada. La firma de Gavà, Braktec, es la encargada de equipar las GasGas con sus bombas y pinzas, aportando un tacto y comportamiento idénticos. Estas pinzas Braktec muerden con fuerza a unos discos Galfer. La marca española es la encargada de suministrar su material a GasGas.

En definitiva y a mi gusto, en mi casillero de puntuación particular no hay una clara vencedora. Creo que para endureros no expertos y conducción tranquila, la EC300 es la moto ideal, ya que posee una entrega de potencia más lineal, más dosificable y no tan exigente como la EC250. Con esta última quizás necesites un poquito más de decisión y tacto. Es más “puntiaguda” y descarada a la hora de enseñarte sus caballos, y exige un poco más de control.

En todo caso, cualquier de las dos opciones es más que válida, ya que, a parte del motor, todos los demás componentes son exactamente igual en una que en la otra. Por lo tanto, solo os queda escoger, abrir gas y…Rock and Roll.

GasGas EC250
Motor: 249cc Monocilíndrico
Peso EN SECO: 105,8 kg
Capacidad del depósito (aprox.): 8.5 l
Frenos: Del. Freno de disco 260 mm Ø Tras. Freno de disco 220 mm Ø
PVP: 9.199 €

GasGas EC300
Motor: 293.2cc Monocilíndrico
Peso EN SECO: 105,8 kg
Capacidad del depósito (aprox.): 8.5 l
Frenos: Del. Freno de disco 260 mm Ø Tras. Freno de disco 220 mm Ø
PVP: 9.399 €

Equipación

Ramon Brucart:
Casco: Alpinestars S-M5 Rayon Light
Gafas: Oakley Airframe
Conjunto: Answer Elite Korza
Guantes: Answer AR3 Korza
Botas: Alpinestars Tech 10

Pol Borràs:
Casco: Alpinestars Supertech S-M10 Dyno
Gafas: Oakley O-Frame
Conjunto: Alpinestars Racer Tactical
Guantes: Answer AR3
Botas: Alpinestars Tech 10 Supervented



También te puede interesar: