DynamicLine skin 2021

El Racc propone varios sistemas de seguridad adicional para proteger al motorista

Comentarios
0

El Racc ha presentado en Barcelona del proyecto europeo Pioneers para mejorar la seguridad de los motoristas. Este proyecto ha analizado más de 1.400 accidentes reales graves de motoristas con el objetivo de entender mejor los factores que generan más lesiones. La iniciativa se puso en funcionamiento en 2018 y está liderada por un consorcio de 16 socios, dos de los cuales son entidades catalanas: IDIADA, especialista en diseño, ingeniería, ensayo y homologación de vehículos, que ha coordinado el proyecto, y el RACC, como Club de Servicios a la Movilidad, ha aportado la visión del usuario y ha analizado el impacto en la sociedad.

También han participado en el proyecto cinco universidades de diferentes ciudades europeas (Florencia, Munich, Estrasburgo, Gustave Eiffel y Darmstadt), dos centros de investigación (BASt y Neura), una empresa industrial (BOSCH), cuatro fabricantes de equipos (Dainese-AGV, Alpinestars, Rev’it y Motoairbag) y dos fabricantes de motocicletas (Grupo Piaggio y Ducati).

Esta iniciativa ha recibido financiación de la Unión Europea en el marco del programa Horizon 2020, con un presupuesto total de 4,83 millones de euros. La investigación concluye que, si se implementan las iniciativas desarrolladas en el marco del estudio, en ciertas condiciones, se podrían reducir hasta un 19% las víctimas en accidentes de moto.

El acto de clausura de Pioneers se celebró en la sede del RACC y ha contado con la participación del presidente del RACC, Josep Mateu; del director general de la Dirección General de Tráfico, Pere Navarro, y del director del Servicio Catalán de Tráfico, Ramon Lamiel.

Reducir la mortalidad de los motoristas

Pioneers plantea la necesidad de mejorar la seguridad de los usuarios desde una perspectiva integradora, es decir, hace referencia tanto a los equipos de protección personal como a los accesorios que se integran en el vehículo. De este modo, el consorcio europeo ha centrado en cuatro propósitos complementarios: profundizar en los conocimientos sobre las lesiones habituales en motoristas; incrementar el rendimiento de los sistemas de seguridad; desarrollar mejores metodologías de testeo y evaluación, y aumentar la sensibilización y el uso de los elementos de protección. El alcance de Pioneers incluye un análisis del beneficio económico que supondría el apoyo a la introducción de mejoras en la seguridad de los usuarios de las motos para las administraciones como consecuencia de la disminución de la accidentalidad.

Sistemas presentados

Se han evaluado tres grandes dispositivos de seguridad pasiva: Un sistema automático de frenado antes de un impacto; una chaqueta que incorpora un airbag y un protector para las piernas de los usuarios. Se trata principalmente de prototipos de estos elementos que aún no se encuentran en el mercado, pero que se han podido testear durante el desarrollo de la iniciativa para determinar su eficiencia. En este sentido, se ha llegado a las siguientes conclusiones:

El sistema automático de frenado no evita el accidente, pero permite reducir la velocidad a la que circula el vehículo, lo que sí que contribuye a limitar la gravedad. El uso del sistema automático de frenado permitiría una reducción de la velocidad del impacto hasta 15km / h, lo que reduciría la gravedad de las posibles lesiones en caso de accidente. Esta limitación de la velocidad generaría en los tipos de accidentes analizados (un impacto entre un vehículo y una moto) una reducción de hasta el 24% en el número de víctimas, hasta un 17% de lesiones serias y un 19% de las leves. Así, si estos dispositivos se instalan en el 15% de las motos, se calcula que se podrían salvar unas 250 vidas durante un período de cinco años en toda Europa.

Con respecto a la chaqueta que incorpora un airbag, se han analizado cuatro bases de datos para estudiar 1.300 accidentes. Concluyen que el uso de este sistema de protección, en accidentes que tienen impacto en el tórax, podría llegar a reducir hasta un 8% las víctimas, hasta un 12% en número de lesiones serias y hasta un 4% de las leves. Además, si se consigue que un 25% de los motoristas utilicen estos dispositivos, se calcula que se podrían salvar unas 110 vidas durante un período de cinco años Europa.

En el caso de los protectores para las piernas (integrados en la motocicleta), se ha seguido la misma metodología que en el dispositivo anterior. Así, se han analizado más de 1.300 accidentes. Se ha determinado que este sistema es eficiente en dos escenarios diferentes en función de la velocidad a la que circule la motocicleta: uno para velocidades de impacto bajas (hasta 15 km / h) y un otro a velocidades de impacto medias (entre 15km / hy 30 km / h). Así, se concluye que el uso de este sistema de protección, en accidentes que tienen impacto en el tórax, podría llegar a reducir hasta un 8% las víctimas, hasta un 12% en número de lesiones serias y hasta un 4% de las leves.

Conclusiones

  • Se concluye que estos sistemas de protección, que aún se deben seguir desarrollando y probando, podrían llegar a reducir hasta un 78% de las lesiones serias en aquellos accidentes en que se provocan daños en la parte inferior de las piernas.
  • Si se reducen los accidentes, la gravedad de las lesiones y la mortalidad, la investigación concluye que se pueden obtener beneficios económicos igualmente relevantes para los sistemas de salud europeos.
  • El uso del sistema automático de frenado contribuiría, en un plazo de cinco años, al ahorro de hasta 51 millones de euros a escala europea. Para realizar este cálculo, el proyecto ha tenido en cuenta un escenario con un ratio de implementación de este elemento de protección del 2%.
  • Si se consigue un elevado ratio de uso de la chaqueta que incorpora un airbag, en los próximos cinco años los sistemas sanitarios podrían ahorrar hasta 140 millones de euros.
  • Con el desarrollo del protector para las piernas, aunque todavía se encuentra en una fase inicial, también se conseguiría un ahorro de más de 5 millones de euros en el ámbito europeo.

El RACC, como miembro del proyecto, pide a las administraciones que apuesten por las nuevas tecnologías como una herramienta clave para la prevención de la mortalidad de los motoristas.