Dunlop RoadSmart IV: En el equilibrio está la virtud

Comentarios
1

Dunlop presentó hace unos días a la prensa especializada el RoadSmart IV, neumático sport-touring que, de momento, compartirá mercado con su predecesor, el exitoso RoadSmart III. La presentación tuvo lugar en Mireval, localidad cercana a Montpellier en el sur de Francia, donde la marca cuenta con unas espectaculares instalaciones que incluyen varios circuitos para pruebas.

Dunlop resalta que el RoadSmart IV es su neumático sport-touring más versátil fruto de una combinación de varias innovaciones. Esta versatilidad se traduce en unos altos estándares de manejabilidad, estabilidad, agarre en mojado y un alto kilometraje y con ella satisface las demandas de un segmento cada vez más diverso en la medida de que cada vez más tipos de motocicletas se superponen entre sí: roadsters, naked, crossover, maxi trails asfálticas, más de campo, hypernaked o sport-tourers tradicionales. Sobre toda esta tipología de motos se puede montar el nuevo Dunlop RoadSmart IV.

Una cobertura excepcional

Las investigaciones y estudios de mercado de Dunlop han constatado que los motoristas apasionados de las rutas de larga distancia y la aventura demandan principalmente un equilibrio entre un rendimiento excepcional en seco y un agarre excepcional en mojado, una manejabilidad neutral y estable y un rendimiento constante incluso después de varios miles de kilómetros. Partiendo de todas estas premisas se ha desarrollado el RoadSmart IV y en todas ellas cumple con nota gracias a las soluciones tecnológicas que ha aplicado Dunlop.

Una vez cubiertas estas demandas de rendimiento el RoadSmart IV debía ser polivalente para que el máximo número de motocicletas pudiera beneficiarse de sus buenas prestaciones. En este sentido la marca británica ha hecho un enorme esfuerzo y ha logrado que ya desde el inicio la gama es compatible con 17 de las veinte motocicletas sport-touring más vendidas en Europa. Propietarios de una moto de aventura como la BMW R 1250 GS, de una crossover como la Yamaha Tracer, de modelos roadster como las gamas Yamaha MT o Kawasaki Z o de motos de turismo más grandes podrán montar los RoadSmart IV.

Por otra parte, Dunlop ha desarrollado dos versiones distintas del RoadSmart IV en los tamaños más populares, el delantero 120/70Z R17 y los traseros 180/55Z R17 y 190/55Z R17. La variante SP está especialmente indicada para motos más ligeras y deportivas mientras que la variante GT se dirige a las motos de turismo más grande gracias a su extraordinaria manejabilidad. El elenco RoadSmart IV está compuesto por ocho neumáticos delanteros y 16 traseros. En total, 21 medidas y 24 referencias para presentarse como la mayor gama de neumáticos radiales sport-touring del mercado europeo. Con ellas, la familia RoadSmart de Dunlop supera los cuarenta tamaños sumando todas las variantes con los que cubre más de 700 modelos y el 97% del segmento de neumáticos radiales sport-touring.

Tecnología de competición

La mejora del rendimiento del RoadSmart IV es consecuencia del paquete de tecnologías patentadas por Dunlop que incorpora como, por ejemplo, la JointLess Belt y JointLess Tread que se han desarrollado en el mundo de la competición. Recordemos que Dunlop es proveedor exclusivo de neumáticos para los Campeonatos del Mundo de Moto2 y Moto3, la marca más exitosa en la historia del TT de la Isla de Man o ganadoras de muchos campeonatos de resistencia.

El presentarse como un producto avanzado a nivel técnico tiene un efecto directo en su rendimiento. La combinación del diseño del perfil, unos materiales avanzados y la construcción potencia la manejabilidad de los neumáticos delanteros mientras que el trasero cuenta con diferentes compuestos para lograr el máximo equilibrio entre durabilidad y agarre. Un sistema de control de tensión de la carcasa maximiza la huella mientras que una banda de rodadura sin juntas aumenta la durabilidad y la consistencia, el alto contenido en sílice aporta flexibilidad a bajas temperaturas y el uso de rayón mejora el kilometraje y proporciona un calentamiento más rápido.

Tres virtudes clave

Las apuntó Luca Davide Andreoni, director de marketing de Dunlop Moto Europa: “nuestra investigación nos dijo que los moteros de carretera querían un excelente agarre en mojado, un buen kilometraje y una manejabilidad que inspirara confianza. Al reunir una serie de tecnologías hemos creado un neumático que puede satisfacer las demandas de un sector increíblemente diverso de motoristas y modelos de motos. Dunlop, a través de la filosofía, Just Ride, quiere brindar a los moteros un agarre y una protección incomparables lo cual les permite tener la confianza para concentrarse en el placer de conducir. Al aplicar esta mentalidad, hemos creado un nuevo nivel de neumático RoadSmart IV. Estamos ante un neumático sport-touring que va mucho más allá del segmento sport-touring”.

La luz verde al proyecto RoadSmart IV se dio en julio de 2017, solo unos meses después del lanzamiento del RoadSmart III, y nacía con el objetivo de aprovechar los puntos fuertes del III. Maxime Lamour, líder del proyecto técnico, explica el proceso de desarrollo y cómo se tuvo en cuenta las demandas de los motoristas: “tomamos las instrucciones de marketing y traducimos sus demandas en objetivos técnicos. Nuestro estudio de viabilidad también incluye la inversión requerida en la capacidad de fabricación y un punto de referencia basado en lo que están lanzando nuestros competidores. Como equipo, luego convertimos esto en un plan de acción con un cronograma, presupuesto y asignación de recursos alineados. Dividimos el plan de desarrollo en cuatro áreas: el dibujo de la banda de rodadura, los materiales compuestos, el contorno del molde y el diseño de la carcasa”. Por su parte, Auguste Elichiry, diseñador de neumáticos de Dunlop subrayó las prioridades a la hora de desarrollar el RoadSmart IV: “el RoadSmart III estaba ganando pruebas con revistas líderes en toda Europa. Era un neumático muy equilibrado, con una gran estabilidad, manejabilidad y kilometraje pero sabíamos que el RoadSmart IV podía basarse en esto pero con mayor énfasis en el agarre sobre mojado, sin comprometer el rendimiento en seco”. Una vez probado a fondo el RoadSmart IV en Francia solo nos queda por decir una cosa: objetivo cumplido.

EXCEPCIONAL EN MOJADO Y MÁS MANIOBRABLE

Dunlop ofreció a los periodistas convocados a la presentación del RoadSmart IV la oportunidad de probarlo a fondo, tanto en carretera como en circuito. El objetivo de la marca de origen británico era mantener las virtudes del III y mejorar algunos aspectos, principalmente la maniobrabilidad y el comportamiento en agua. Una vez evaluado en profundidad por todo tipo de carreteras y en el circuito que Goodyear posee en Mireval, damos fe de que lo ha logrado.

La mañana de la primera jornada consistió en una ruta de unos 180 kilómetros por los alrededores de Mireval, localidad francesa próxima a Montpellier. Como había llovido días atrás y esa misma mañana también había llovido un poco y hubo temporal de viento el sábado y el domingo pudimos probar el RoadSmart IV en uno de sus hábitats que pueden ser habituales para él: unas carreteras sucias, difíciles, con poca adherencia, mojadas y además con obras porque había muchas para arreglar los desperfectos de las tormentas. El feeling con los RoadSmart IV fue muy bueno. Era muy difícil que te hicieran un extraño y solo hubo un momento que a la salida de una curva que estaba un poco húmeda abrí gas un poco más de la cuenta y se me cruzó un poco la moto pero fue una situación muy puntual. En todo tipo de tramos (revirados, amplios, de curvas lentas, rápidas, etc.) los RoadSmart IV se comportaron muy bien. Su principal virtud es que son neutros en el sentido de destacan por su gran nobleza. Dan confianza, aplomo en las curvas y a la hora de frenar dan una buena respuesta, manteniendo la moto en su sitio. El nivel de rodadura a alta velocidad también es bastante estable y esta cuestión es importante porque es uno de los aspectos que se quería mejora respecto a su predecesor. No los pudimos probar con unas temperaturas más altas ni con mucha carga pero en la variada ruta que nos propuso Dunlop cumplieron con nota.

Por la tarde se nos convocó en el circuito de Mireval para realizar diversas pruebas. La primera fue una de maniobrabilidad a baja velocidad consistente en hacer un recorrido por un trébol dibujado en el suelo con unas líneas a baja velocidad. Nos decían que debíamos circular a 20-25 km/h por lo que prácticamente era ir en segunda y jugando con punta de gas para mantener la moto en pie. La realizamos con una Kawasaki Z900, primero montada con el RoadSmart III y luego con el IV. La prueba fue concluyente en el sentido de que el IV se mostró más progresivo, controlable y dosificable. El III ya se comportó muy bien pero el IV aún mejor.

La segunda prueba consistió en rodar en el circuito a alta velocidad. No es el escenario ideal para este neumático porque no es deportivo aunque sí que lo montarán motos con grandes potencias de 150 y 160 CV por lo que es un neumático del cual se espera que también pueda ir rápido. En pista y rodando a alta velocidad una vez más no encontré que fuera significativamente mejor que el III pero se comportó muy bien a ritmos de circuito siendo muy estable a alta velocidad en rectas mientras que en las curvas permitía mantener de forma precisa la trayectoria pese, insistimos, a no ser un neumático deportivo. Es importante remarcar que a alta velocidad en línea recta da mucha estabilidad y mejorar este aspecto era una de las cosas que se buscaban con el RoadSmart IV.

La última prueba en circuito fue la de circular en mojado y fue la más clarificadora de todas porque es donde más se notó la diferencia entre las dos últimas generaciones RoadSmart. Probamos dos parejas de motos diferentes, dos Kawasaki Z650 una con el RoadSmart III y otra con el RoadSmart IV y dos BMW R 1250 R, una con cada goma. Rodamos en una pista mojada primero con el RoadSmart III y luego con el RoadSmart IV con ambas motos. El de mojado es un circuito bastante técnico que Goodyear ha diseñado en Mireval y en todo su recorrido tiene una altura constante de agua de entre 3 y 10 mm, es decir, casi un centímetro de agua constante en todo el circuito por lo que imita las condiciones de lluvia intensa. Rodando en ese circuito tienes la sensación de que te puedes ir al suelo en cualquier momento.

Lo que es sorprendente es que si conduces de forma fina (no hay más remedio en condiciones de lluvia, suave y dando gas poco a poco) es donde apreciamos más diferencias entre el RoadSmart III y el RoadSmart IV. El III es un buen neumático que se comporta dignamente en agua pero no transmitía tanta seguridad, ofrecía menos sensación de control, sobre todo en la entrada de las curvas o cuando tenías que frenar un poco fuerte, entonces notabas algo de “baile” en la rueda trasera, por ejemplo. En cambio, en el RoadSmart IV han desarrollado un gran trabajo porque la mejora en conducción sobre mojado es muy importante, sobre todo en linealidad, es decir, entra fino en las curvas, sin sustos y en la frenada su efectividad es mucho mayor, drena mejor el agua y esto se nota en la pisada del neumático en el suelo porque da más sensación de seguridad y control.

En conclusión, el RoadSmart IV es mejor que su predecesor en algunos aspectos, sobre todo en mojado a la vez que mantiene intactas las cualidades del RoadSmart III (que ya era un gran neumático). El nuevo RoadSmart IV no supone una revolución pero sí es una evolución muy positiva que le permitirá luchar de tú a tú con los grandes nombres del segmento sport-touring. 

En el número 307 de MotoTaller correspondiente a abril de 2022 disponéis de la versión ampliada del reportaje que dedicamos al nuevo neumático Dunlop RoadSmart IV.

También te puede interesar: