Daelim XQ2 300: Trato justo

Comentarios
0

Este escúter coreano del que publicamos también esta prueba en el número 293 de MotoTaller diciembre 2020 ofrece una excelente relación calidad-precio se mire por donde se mire. Su enérgico propulsor y competente parte ciclo consiguen unas sorprendentes aptitudes dinámicas. Además, los buenos acabados, logrado diseño y abundante equipamiento redondean un escúter GT muy interesante.

Desde que Daelim entrara en nuestro mercado con un modelo muy “low cost” llamado NS 125 ha llovido muchísimo. En ese momento, el fabricante coreano se hinchó a vender un producto que entró por precio y ofrecía unas calidades muy justitas, pero razonablemente funcionales. A lo largo de estos últimos 15 años, la marca importada por Motorien ha vivido una brutal evolución que queda demostrada en el bonito, competente y robusto escúter XQ2 300.

Saliendo de su zona de confort, Daelim ha apostado por renovar su contendiente en el segmento de los escúteres tipo GT equipados con un propulsor superior a los 125cc. Pese a la notable mejora en todos los estándares de calidad, el XQ2 300 sigue sin ser un vehículo premium, pero saca muy buena nota en todos los apartados y se acerca bastante a su competencia más prestigiosa venida de Japón. Vale la pena aclarar que el propulsor de este modelo es el mismo que el de su antecesor, pero actualizado para ser capaz de superar la Euro 5. Sin embargo, la cifra de potencia, de 23,6 CV, es suficiente para competir con las alternativas que cuentan con 50cc más.

Belleza lógica

La puesta en escena de este escúter es muy similar a otros superventas como las Forza de Honda o las X-Max de Yamaha. Daelim ha trabajado mucho para conseguir un diseño moderno y sobrio que nos ha parecido muy bien rematado. En este apartado, la XQ2 300 transmite una gran calidad en los ajustes de sus plásticos y componentes. Además de contar con la pertinente iluminación LED para todas las funciones y una cúpula alta que ofrece gran protección, la Daelim exhibe un cuadro de instrumentación mixto analógico y digital muy completo que se puede configurar hasta en seis colores. Sin duda, este es uno de los modelos más maduros de una marca que hace un notable esfuerzo por elevar su producto.

Motor solvente

Si por fuera la Daelim nos ha gustado, en funcionamiento transmite una enorme sensación de calidad que nos ha convencido. El rendimiento del monocilíndrico, refrigerado por agua, empuja con determinación y parece tener mas potencia de la que nos podríamos esperar en un 250cc. Sin tener una arrancada fulgurante, el propulsor sube de vueltas con alegría y permite aprovechar un desarrollo de transmisión largo que penaliza un poco las aceleraciones desde parado.

En buena forma

Tanto el chasis, robusto y ligero, como una parte ciclo a la altura, exactamente igual que en el modelo de 125cc, son capaces de digerir la potencia del propulsor con mucha solvencia. Dinámicamente, la XQ2 300 nos sorprendió gratamente. Gracias a su contenido peso de 187 kg, este GT urbano tolera muy bien una conducción alegre y aporta grandes dosis de confianza. En entornos urbanos se siente como pez en el agua y en carreteras reviradas aguanta estoicamente el tipo.

Parte de la buena nota en el apartado dinámico se debe a un tarado de la suspensión muy bien configurado que aporta aplomo y confort a partes iguales. En este sentido, la buena ergonomía de la coreana permite adoptar una relajada postura de conducción con las piernas estiradas. Rematando la tarea, un solo disco delantero y otro trasero, asociados a un sistema ABS 9.1 de Bosch, ofrecen una correctísima capacidad de detención que siempre podría algo mejor.

Herramienta de ciudad

El apartado práctico se salda también con buena nota gracias a su completo equipamiento de serie. Incorpora el siempre bienvenido sistema de acceso sin llave, un elemento muy premium, un espacio de carga bajo el asiento con capacidad para un integral y poco más, y una guantera delantera con dos tomas USB. Un detalle que nos ha gustado mucho es que la Daelim permite regular las manetas de freno. Una opción recomendable con la que aumentar la practicidad de este escúter y compensar el espacio bajo el asiento, es la del baúl Shad con 39 litros que viene con la tapa superior a juego con el color de la XQ2.

La relación calidad-equipamiento-precio de este modelo es extremadamente competitiva gracias a su contenido coste de adquisición de 3.595 €. Alternativas muy similares en prestaciones y calidades como una CruiSYM 300 (4.499 €) o una Grand Dink 300 (4.099 €) son netamente más costosas. Si comparamos la XQ2 300 con modelos más premium como la Forza 300 o la X-Max 300, las diferencias en calidad, potencia y refinamiento son palpables, aunque no abismales. Por el contrario, los usuarios de las marcas japonesas deberán desembolsar cerca de 2.200 euros de más, una auténtica barbaridad en estos rangos de precios.

La Daelim XQ2 300 de 2020 es una muy recomendable opción para aquellos que busquen una solución de movilidad urbana, fiable, dinámica y asequible que, además, ofrece la suficiente polivalencia para acometer medias distancias. Además, es bueno recordar que Motorien importa también su hermana pequeña, la XQ1 con propulsor 125, para todos aquellos que no cuenten con carné A2. 

DAELIM XQ2 300

  • Motor: monocilíndrico, 4 v, DOHC, 247 cc, refrigeración líquida, inyección electrónica, Euro 4, ABS
  • Potencia máxima: 23,6 CV
  • Par máximo: 22,7 Nm
  • Capacidad del depósito de combustible: 12 litros
  • Peso: 187 kg
  • PVP: 3.595 €

LO MEJOR

  • Precio competitivo
  • Dinámica sorprendente
  • Arranque sin llave
  • Buena ergonomía

LO MEJORABLE

  • Perezosa en los arranques
  • Rumorosidad en alto régimen
  • Ausencia de control de tracción

EQUIPACIÓN DE LA PILOTO (Paula Postigo, @paula.pos)

  • Casco: Scorpion Exo-S1
  • Chaqueta: OnBoard Urban Grace
  • Guantes: Eleveit RT1
  • Botas: RST Urban III Ladies