Crónica Rider 1000: Participamos en nuestra primera 700

Comentarios
0

El pasado 25 de mayo se celebró la Rider 1000, el evento motero no competitivo de 1.000 kilómetros por carreteras abiertas al tráfico y en un tiempo no superior a las 22 horas. Organizado por Moto Club Manresa, en esta edición, la séptima, podíamos elegir modalidad, así que decidimos decantarnos por la 700, un reto un poco más asequible y una vieja reivindicación de muchos motoristas que opinaban que 500 se realizaban “demasiado rápido” y 1.000 eran “excesivos”. Esta categoría se suma a las otras que ya se disputaron en ediciones anteriores como son la Rider 500 y la Rider 300. Por tanto, este año la Rider contaba en total con cuatro modalidades.

MotoTaller volvimos a estar representados con dos pilotos de excepción como somos su director, Ernest Vinyals y nuestro colaborador habitual y amigo, Ferran Carmona de Smartmotoriders.com, a lomos de las más que capaces Yamaha Tracer 700 GT Tracer 900 GT, respectivamente. Cada participante puede escoger la carretera que considere más apropiada a sus características de conducción y, al conocer los recorridos en el briefing, con antelación, se puede proyectar una estrategia con suficiente previsión.

Algunas novedades: El día de las verificaciones, los riders tendríamos que llevar impreso el Riderpass y se incrementan los puntos máster en pueblo y carreteras, con sus respectivos obsequios de camisetas, buffs, calcetines…

La ruta 700 nace en Manresa y pasa por l’Espluga de Francolí, Flix, Horta de Sant Joan, Tortosa, Colldejou, Valls y finaliza en el origen.

Un día de mucha agua y sin parar nos obligó a ponernos el chubasquero y pasarnos más de una hora remojados para llegar a la jornada de acreditaciones del Nou Congost, en Manresa. Recogimos nuestras pertenencias (pulsera, brazalete, pasaporte y pegatinas, así como la térmica y el buff) y nos dimos un paseo por los stands. Luego decidimos ir a cenar con nuestro querido Manel Kaizen, que nos condujo por su pueblo y compartió con nosotros algunas anécdotas de otros tiempos.

CP 0: Manresa

El día empezó a las 5:30h y tocaba finalizar los preparativos y desplazarse hasta Manresa. Aproximadamente, unas 2.600 motos llegadas de todas partes de España y de Europa, se daban cita durante la jornada para ir subiendo al stand de salida y empezar así su particular aventura. Las salidas de la 1000 empezaron puntualmente a las 6:00h, y la nuestra, de la modalidad 700, puntualmente a las 8:00h.

Un año más, nos hicimos con nuestro VectorNote para no perdernos, o sólo lo justo, siguiendo su ruta y disfrutando con más tranquilidad del paisaje.

CP 1: Espluga de Francolí

Este primer punto de control nos hizo pasar por carreteras preciosas del interior. Optamos por no ir a toda velocidad. Había llovido y quisimos ser prudentes y no forzar.

Durante la ruta y siguiendo el Roadbook, nos encontramos el primer Punto Máster de esta edición, ubicado en La Cirera, localización enmarcada dentro de la Ruta del Císter. Tras llegar al Casal de l’Espluga de Francolí, pudimos hacer un pequeño desayuno y continuar la ruta dirección sur.

CP 2: Flix

Sin prisa pero sin pausa, rumbo a Flix, disfrutamos de las pequeñas poblaciones y paisajes de la comarca de Les Garrigues. Tuvimos suerte. La lluvia del día anterior parecía haber desaparecido.

En el segundo punto de control pudimos visitar de nuevo a las marcas que habían estado el día anterior en los stands en Manresa. Con unos 180 kilómetros y casi cinco horas, seguimos el reto con ilusión.

CP3: Horta de Sant Joan

Llegamos a Horta de Sant Joan, a nuestro tercer punto de control. Sellamos en el bar Can Joan. Antes, una carretera sinuosa y divertida, la TV-7333, nos llevó por las poblaciones de Gandesa y Prat de Compte.

CP4: Flix 2

Volvimos a Flix, tras más de ocho horas de ruta. Rebasado ya el ecuador de nuestra prueba. El camino pasó por Bot y Batea. En la Pobla de Masaluca se ubicó el tercer Punto Máster de esta edición. Bordeamos después el precioso embalse de Riba-Roja, entre Aragón y Catalunya, antes de llegar de nuevo a Flix. KTM tuvo la gentileza de servirnos la comida y los cafés. Fue un buen momento para poder intercambiar impresiones con todo su equipo, y ponernos al día de novedades.

CP5: Tortosa

Más de cuatrocientos kilómetros. El roadbook nos dirigía a Vinebre, pero por una carretera que rodeaba el Río Ebro y de fondo, la central nuclear de Ascó. Un recorrido fantástico. Después nos desviamos en dirección norte, hacia Vilella. Cerca nos esperaba, en el lateral de la carretera, el cuarto Punto Máster para nuestro pasaporte.

Seguimos dirección Mora de Ebre, Miravet y Pinell de Bray para finalmente llegar a Tortosa, donde una espectacular fiesta estaba montada gracias al Motoclub Terres de l’Ebre. Con una afluencia masiva de riders en la conjunción de los dos recorridos principales, a nosotros nos quedaban unos 250 kilómetros y habíamos cumplido las 12 horas de moto.

CP9: Colldejou

La tarde comenzaba a caer y el siguiente objetivo era Colldejou, un municipio muy montañoso del Baix Camp. Para llegar hasta él, lo hicimos por la antigua Nacional-II y cogimos el camino de Gavadà, una carretera rota y sin tránsito que enlaza con la C-44 y la carretera de Pratdip, todas ellas comarcales.

Llegaba la noche y nuestro destino quedaba más cerca. El quinto y el sexto punto de control.

Nos quedaban aproximadamente 170 km para finalizar la ruta, y todos iban a ser ya por la noche.

CP10: Valls

Dirección Falset y Porrera. La idea era adentrarnos en la Sierra de Prades, donde nos encontraríamos con el sexto Punto Máster en la población de l’Aixàvega, en la tienda Racer Dreams. Ya en Valls pudimos repostar tras más de 50 km en reserva. Llenamos las dos Yamahas y tras sufrir un sufrir un poco, cenamos algo antes de encarar el último tramo de la edición.

CP11: Manresa

Llegó el último tramo y cansados, empezábamos dirección Manresa, pasamos por Santes CreusPontons y Castellolí para llegar al Coll del Bruc, donde estaba ubicado el último Punto Máster, el séptimo. Ya sólo quedaba bordear la montaña de Montserrat y descender hasta el mundo de origen, hacia Manresa, de nuevo al pabellón Nou Congost, donde nos esperaba la cena y el pin, tras un total de 690 kilómetros y 18 horas de ruta.

Aprovechamos estas líneas para agradecer a la organización este evento tan completo. Hemos descubierto nuevos rincones y sorpresas, y siempre rodeados de profesionales que nos lo han facilitado todo.

Modalidad RIDER 700

Era una petición a voces. Y ha sido un triunfo. Auguramos éxitos a la Rider 700. Sin ser tan exigente como la 1000, es un reto interesante para aquellos a los que la 500 se les queda corta. No desmerece en absoluto a la 1000. El itinerario es muy interesante y variado y nos pone a prueba, tramo a tramo. Animamos a los aficionados a optar por ella en las próximas ediciones. No les defraudará.

Equipación

Ferran Carmona, de SmartMotoRiders.com

  • Conjunto RST Rallye (distri. Bihr)
  • Casco HJC RPHA 11
  • Botas Falco Oxegen 2 WTR (distri. GM2)
  • Intercomunicador Cardo Packtalk Bold (comunicación con hasta 15 intercomunicadores gracias a la tecnología DMC de conexión en malla) (distr. Corver)
  • Moto: Yamaha Tracer GT 700

Ernest

  • Conjunto RST Adventure III
  • Casco HJC RPHA 90
  • Botas Seventy Degrees SD-BT3
  • Intercomunicador Cardo Packtalk Bold JBL (calidad superior de sonido con altavoces JBL)
  • Moto: Yamaha Tracer GT 900

Y ambos fueron guiados por el road book, preparado por VectorNote y grabados por las cámaras de acción Sena Prism y Prism Tube Wifi.

 

 

Publicidad
Euromoto 85 Putoline 2019

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*