Crónica Crom Ride 2019

Comentarios
0

Como viene siendo habitual, no faltamos a la nueva edición de la Crom Ride. Nuestros corresponsales Ferran y Héctor Carmona, de Smartmotoriders, han participado en la tercera edición de esta ruta no competitiva, ideal para todos los niveles de motociclista. 600 kilómetros de carreteras espectaculares y enclaves de vértigo por Girona.

Los hermanos Carmona afrontaron la ruta a lomos de las BMW R1250RT y R1250R, una exclusiva serie especial Option 719 que ha creado la marca alemana para distinguir sus modelos más equipados y sofisticados, cedidas por BMW Motorrad España para la ocasión.

Esta es la crónica de nuestros enviados especiales:

Viernes 28: acreditaciones a más de 40 grados 

Día de calor extremo, con temperaturas en la ciudad condal que rondaban los 35ºC. Salimos del trabajo dirección Girona, y nos encontramos con que los termómetros no paraban de subir. En el Pabellón de Fontajau estábamos a 42º a las 19:30h.

El ambiente que nos encontramos era increíble. Tras el briefing y las acreditaciones, pudimos conocer a Joan Martí Utset, director de Crom Event y organizador de la CromRide. Este año unos 400 participantes tomaron la salida, superando el número de inscritos de ediciones anteriores. También pudimos charlar y revisar el RoadBook de la ruta con nuestros amigos de VectorNote, y ponernos al día de las últimas novedades que nos van a traer en breve.

A continuación, nos tocaba hacer una parada en el “súper” para preparar nuestro avituallamiento para la ruta (agua, refrescos, frutos secos…). Posteriormente, ya nos dirigimos al sensacional Hotel Carlemany, alojamiento que nos había gestionado la organización para la noche del viernes. Tocaba cenar y preparar todo. En pocas horas nos poníamos en marcha en nuestra primera participación de la CromRide.

Sábado 29: Entre el Mediterráneo y los Pirineos

 CP 0: Girona Fontajau (07:28h)

A las 6:00h empezábamos el día. Tras el desayuno rápido en el hotel, tocaba desplazarse al Pabellón de Fontajau, donde se daba la salida y llegada del evento. A las 7:28h empezábamos la ruta dirección Lloret de Mar. La temperatura empezaba a subir, y ya teníamos 30ºC. ¡El día iba a ser bien duro!

CP 1: Lloret de Mar (8:51h – 43 km)

Saliendo de Girona y pasando por carreteras cercanas a su aeropuerto, en pocos kilómetros y tras una parada para repostar, llegamos a Lloret de Mar, ciudad de la Costa Brava, conocida por su ambiente de turistas que inundan sus playas y su paseo. Antes de que los ansiados bañistas la ocuparan, pudimos disfrutar tranquilamente de la zona marítima acompañados de las gaviotas pocos momentos antes que el sol comenzara a “picar”. El punto de control estaba ubicado en el Museo del Mar, en pleno paseo marítimo y con unas vistas espectaculares del mediterráneo.

CP 2: Besalú (12:22h – 139 km)

Como hormiguitas, sin prisa pero sin pausa. Rumbo a Besalú pudimos disfrutar de las famosas curvas de Tossa de Mar, que nos llevaron hasta Sant Feliu de Guíxols. Dirección ya hacia el interior, paramos a desayunar y refrescarnos, ya que las temperaturas empezaban a superar de nuevo los 35ºC.

Ya en la preciosa ciudad medieval de Besalú, que data del siglo X, sellamos el segundo punto de control en su oficina de turismo.

CP3: Boule-D’Amont (15:22h – 271Km)

Con el calor como hándicap de la jornada, seguimos hacia los pirineos pensando que las temperaturas iban a bajar… Entramos a Francia por el Col d’Ares, tras pasar Camprodón. Cerca de Ceret, y tras más de una hora y media encima de la moto, decidimos parar a reponer líquidos gracias a nuestro particular avituallamiento que habíamos preparado la tarde anterior. ¡El calor se estaba haciendo insoportable! Siguiendo el libro de ruta, tocaba enfilar camino hacia Boule-d’Amount, una pequeña población de los Pirineos Orientales. Para llegar allí, una carretera muy entretenida y revirada (D618), pasando por las poblaciones de Taulis Saint-Marsal. ¡Qué bien hacíamos bailar las BMW por sendas carreteras!

CP4: Puigcerdà (17:05h – 361Km)

Seguimos las indicaciones del roadbook, que nos llevarían hacia la ciudad de Prades y Villefranche-de-Conflent, disfrutando de las curvas francesas y sus pocos habitantes y coches que pasan por dichas carreteras. A los pies de la ciudad fortificada de Villefranche, paramos a capturar unas cuantas fotos para el recuerdo. ¡Por aquí también pasamos en la Rodibook 2016!

Antes de llegar al cuarto punto de control en Puigcerdà, pasamos por una carretera que nos llevó a Font-Romeu-Odeillo-Via y, finalmente, a Llívia, pueblo rodeado en su totalidad por territorio francés.

CP5: Olot (18:49h – 460 km)

Tras la visita a la oficina de turismo de Puigcerdà, tocaba cambiar las monturas para seguir con la prueba de estas espléndidas BMW R1250. Dejábamos atrás los Pirineos Orientales. Atravesamos La Molina y la collada de Toses (1.790m) para finalmente llegar a Ribes de Freser y Ripoll. Desde allí las indicaciones del libro de ruta para alcanzar Olot, eran que pasáramos por el Coll de Coubet. Una vez en Olot sellábamos nuestro penúltimo punto en el albergue de Malgarida.

CP6: Girona Fontajau (20:10h – 518Km)

Tramo final de la Crom Ride. Desde el albergue, enfilamos dirección Girona para dar por concluida nuestra participación en este evento mototurístico no competitivo. Pasamos un día divertido de moto, además de poder saludar a caras conocidas del mundo de las motorutas y, también, conocer a nuevas. El itinerario preparado por la organización nos pareció muy divertido y acertado, aunque la zona de costa brava a priori nos parecía algo arriesgada debido a la alta concentración de vehículos que van a la playa en esta época del año. No obstante, no hubo ningún problema y pudimos disfrutar a tope de las BMW, e incluso descubrimos gracias al roadbook algunos tramos de carretera por los que hasta la fecha aun no habíamos pasado.

Aspectos mejorables:

Echamos en falta que en los puntos de control durante la ruta se facilitara agua a los participantes para que se hidrataran, más teniendo en cuenta que nos encontrábamos en “alerta por altas temperaturas”, tal y como Protección Civil había decretado. En nuestro caso, no supuso un “gran” inconveniente puesto que llevábamos encima nuestro tradicional avituallamiento para esta clase de rutas.

Seguridad Vial:

Desde nuestra vertiente de concienciación en materia de seguridad vial, queremos felicitar a los participantes porque, en general, observamos una buena predisposición a mantener buenas actitudes en moto. Hay que recordar que más vale esperar un poco y realizar la maniobra completamente seguros, a no tener que lamentar posteriormente hechos que -en ocasiones- ya son irreparables. Os animamos a leer la interesante entrevista que hicimos al compañero y amigo que tuvo un desgraciado accidente en moto.

Agradecimientos:

Para finalizar, desde SmartMotoRiders queremos agradecer a toda la organización de la Crom Ride por hacerla posible un año más, y no nos queríamos dejar a todos los colaboradores que en particular han hecho posible que podamos asistir de una manera diferente:

Equipaciones:

Ferran Carmona: Conjunto Rallye de RST

Héctor Carmona: Conjunto Seventy Degrees

 

 

Publicidad
Euromoto 85 Putoline 2019

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*