Bonobo’s Garage (Barcelona): Inicio prometedor

Comentarios
0

Bonobo’s Garage es un joven taller, abierto a principios de 2019, liderado por los hermanos Armand y Oriol Vallet. Con un amplio y bonito espacio ubicado en una destacada avenida de Barcelona, el taller multimarca ofrece sus servicios de mecánica y restauración, por un lado, y de venta de moto nueva, de ocasión y equipamiento, por el otro.

El taller que hemos visitado tiene la particularidad de que lleva muy pocos meses abierto, inauguraron a principios de año. Los hermanos Vallet, unos auténticos locos de las motos, han sido los principales artífices para la creación de este amplio espacio situado en una de las zonas nobles de la ciudad de Barcelona. Oriol y Armand son los dos únicos trabajadores de este original espacio dedicado a la reparación, restauración y, también, a la venta de motocicletas, Kymco y Honda. Los Vallet responden al típico caso de transmisión de la pasión por las dos ruedas propiciada por la figura paterna. En su caso, cabe destacar la importancia de Armando Vallet Rottenberg, padre de los empresarios, quien fue una persona clave para ayudar a convencer y respaldar a sus hijos en la creación de uno de los talleres más frescos y originales de la capital catalana. Oriol es el encargado de todos los temas de administración y cara al público, realizando las recepciones de las motocicletas y gestionando la venta de moto nueva y ocasión y de accesorios y equipamiento. Armand, por su lado, es el especialista en mecánica y máximo responsable del taller. El hermano mayor de los Vallet se crió ayudando a su padre a desmontar y volver a montar y a restaurar las diferentes motocicletas que iban pasando por sus manos. Poco se podían imaginar que esa afición podría acabar convirtiéndose en una empresa con un brillante futuro por delante.

Con un bonobo por bandera, animal al que según nos cuentan, se le tiene mucho cariño en la familia Vallet, han creado este original logo que llama mucho la atención junto a un nombre que se queda fácilmente en la cabeza. Al ser un taller tan joven, el primero de los retos a afrontar es, sin duda, la creación de una fiel y amplia base de clientes que les vaya nutriendo de un flujo constante de trabajo. En este sentido, uno de los aspectos más positivos de Bonobo’s Garage recae en su buena localización. Ubicado en la muy transitada Avenida de la República Argentina, entre los barrios de Sarrià y Gràcia, el taller dispone de dos enormes ventanales y una estética muy cuidada, basada en un espacio diáfano y limpio, que llaman mucho la atención. De este modo, el novedoso taller cuenta con 250m2 perfectamente divididos en dos zonas, la de recepción y exposición de moto nueva y ocasión y equipamiento, con las marcas Hebo y LS2, y la amplia parte dedicada a la reparación y restauración de motocicletas.

Los servicios ofrecidos por los hermanos Vallet son extensos y ambiciosos y van desde la habitual mecánica rápida, repleta de mantenimientos y cambios de pastillas de freno, hasta complejas reparaciones de motor a “corazón abierto”. En este sentido, Armand es uno de aquellos profesionales metódicos que se enfrenta a un motor como si fuera un puzle a resolver. Este buen hacer se combina a la perfección con otra de las especialidades de la casa, es decir, la restauración de motocicletas clásicas. Varios modelos de Ossa, Bultaco y algunas BMW y Scoopy de antaño dan buenas pistas del tipo de vehículos que gustan en el taller de los Vallet. Las restauraciones, como suele ser habitual, son una actividad complementaria a la del taller pero, en cualquier caso, es un servicio más para todos aquellos vecinos que quieran devolver su máximo esplendor a aquellas viejas monturas olvidadas en el garaje. De hecho, una parte de las motos que se venden en este negocio provienen de restauraciones realizadas por los Vallet, aprovechando motocicletas que muchos piensan que ya no podrán volver a circular. Sin ningún tipo de dudas, la gran reina de este tipo de operaciones es la Honda Scoopy. Este mítico modelo sigue gozando de un rotundo éxito en Barcelona y, además, con esta moda de lo retro que inunda nuestras calles, modelos con 15 o 20 años en buen estado son piezas bastante cotizadas y con alta rentabilidad y demanda.

La filosofía con el cliente de Bonobo’s Garage se basa en ofrecer un trato cercano, familiar y, sobre todo, sincero. Es innegable que el joven taller tiene una larga senda por recorrer y seguir afianzándose como el taller de referencia de muchos de sus vecinos. Solo el tiempo y la satisfacción de sus clientes dirán si la apuesta de la familia Vallet ha sido acertada. Estos primeros meses hacen pensar que si.

Publicidad
Bihr RST 2019

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*