BMW F 900 R: Notable mejora

Comentarios
0

La nueva F900R es una moderna, competitiva y exclusiva naked totalmente nueva. Su bicilíndrico con 105 CV empuja con determinación a un conjunto que ofrece mucha agilidad y un gran comportamiento dinámico. BMW asalta el competido segmento de las naked medias con una motocicleta polivalente y sensata.

BMW necesitaba una urgente renovación de su naked de media cilindrada pues ésta ya había acabado su ciclo comercial hacía unos cuantos años. Con la llegada de la nueva F900R, la marca de Múnich ha creado una motocicleta repleta de virtudes y con una estética moderna y deportiva. No es para menos ya que este segmento de nakeds con potencias cercanas a los 100 CV es uno de los más populares en este momento.

Dura batalla

Este nuevo modelo tiene la clara intención de intentar convencer a un público que tradicionalmente no les ha hecho mucho caso a las opciones de BMW en este competidísimo segmento en el que Kawasaki, Ducati, Yamaha e incluso Triumph han cosechado un mayor éxito. Lo primero que llama la atención al postrar los ojos en esta nueva naked es su moderno diseño. Podríamos decir que es muy alemán ya que no ofrece grandes estridencias ni florituras. A cambio, nos topamos con una motocicleta bonita y bastante bien terminada que dibuja un buen equilibrio entre sobriedad, elegancia y deportividad, una combinación muy BMW. Los dos elementos que más nos han gustado han sido tanto su bonita y estilizada óptica frontal como su sobredimensionada pantalla TFT, aportando esa aura premium que va con la insignia blanquiazul de la hélice, pero con un manejo críptico y demasiada información escondida.

Más potencia y agilidad polivalente

La mejor noticia que nos ofrece la F900R es, sin duda, el nuevo bicilíndrico fabricado por Loncin que regala abundante potencia, con 105 CV, y una gran progresividad. Quizás, el propulsor no sea tan refinado como cabría esperar de una BMW, aunque sí mucho más que el Rotax de su antecesora. El corazón de la naked muniquesa, ya Euro 5, se estira muy bien y ofrece una entrega ideal para aprovechar hasta el último caballo de potencia. Nunca llega a ser intimidante pese a empujar con una más que respetable contundencia a partir de regímenes medios. BMW le ha sabido dar a su motocicleta un punto más de agresividad del que carecía el Rotax anterior, así como un par más aprovechable.

La segunda mejor noticia con esta nueva motocicleta son sus enormes aptitudes dinámicas. La F900R se muestra como una montura muy dócil y predecible. Desde el primer momento, se percibe una enorme agilidad complementada por un comportamiento neutro y agradecido, en parte gracias a un chasis más rígido que su antecesora. Es por ello que nos veremos circulando por nuestro tramo de curvas favorito a un ritmo trepidante con un control y aplomo sorprendentemente altos. Además, si se equipan las suspensiones semi-activas ESA de BMW, conseguiremos una gran polivalencia que convertirá a esta F900R en una compra ideal como única moto en el garaje.

Como buen producto alemán, esta naked limitable para el carnet A2 lo hace todo bien. Sin embargo, sí que es cierto que echamos en falta algo más de pimienta, algún rasgo que nos acelere un poco más el pulso. Buen ejemplo de ello son los frenos. La capacidad de detención es buena y transmite seguridad, pero no llega a conseguir el excelente. Dado que este modelo va enfocado a un amplio espectro de público, no entendemos cómo no se ha trabajado un poco mejor su ergonomía. La F900R es una moto alta que complicará las cosas a aquellos usuarios con una estatura media. Asimismo, sin llegar a ser incómoda, la postura de conducción es un tanto picada que, si bien beneficia la conducción deportiva, nos podrá acabar cargando en conmutaciones diarias.

Notable esfuerzo

Es muy palpable el esfuerzo de la marca por actualizar un modelo que parecía un poco olvidado. Pese al empeño puesto por BMW, no tenemos tan claro que el público vaya a apostar decididamente por una motocicleta con un precio considerable, contando con los numerosos paquetes de extras que siempre van asociados a este fabricante premium y una personalidad menos marcada que la mayoría de sus rivales. Al final, el cliente suele buscar o el refinamiento y economía de las japonesas o la deportividad y pasión de otras marcas europeas. La F900R navega entre medio de dos aguas, cosa que no es mala per se. Dicho esto, estamos seguros de que hay muchos perfiles de moteros que casarán a la perfección con la dosis de exclusividad, polivalencia, imagen y deportividad que ofrece esta notable naked alemana.

BMW F 900 R

  • Motor: bicilíndrico en línea, 8v, DOHC, 895 cc, refrigeración líquida, inyección electrónica, Euro 5, ABS+CT
  • Potencia máxima: 105 CV
  • Par máximo: 92 Nm
  • Capacidad del depósito de combustible: 13 litros
  • Peso: 211 kg
  • PVP: 8.995 €

LO MEJOR

  • Estética premium
  • Motor más potente
  • Aptitudes dinámicas

LO MEJORABLE

  • Precio de los extras
  • Falta de personalidad
  • Ergonomía mejorable

EQUIPAMIENTO DE LA PILOTO (Noemí Rivero, @sublime.nm)

  • Casco GIVI 50.6 Stoccarda Follow
  • Chaqueta Invictus Kaleshi
  • Guantes RST Stunt III
  • Botas RST Urban Lady II

También podéis leer la prueba de la BMW F 900 R en la versión on line del número 297 de MotoTaller correspondiente a abril de 2021.

También te puede interesar:

Publicidad
TEXA 2021 Internoticia

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*