Benelli TNT 125: Traviesa y juguetona

Comentarios
0

No esconde que se trata de una moto diferente a todas, más que un simple método de transporte. La TNT 125 de Benelli es una declaración de intenciones, la visión más agresiva, transgresora y desenfadada de la movilidad urbana. Una minibike sorprendente que seduce allá donde va. Como todo concepto personal e individualista, también tiene sus detractores. Pero incluso éstos, si se dan la oportunidad de probarla, se confiesan admiradores de este producto.

Benelli se apunta al carro de las minibikes resucitando unas siglas emblemáticas de su historia. TNT significaba en su día Tornado Naked Tre y fue el último intento de la vieja marca pesarina por sobrevivir a su complicada situación a finales de los años 1990 antes de ser adquirida por Qianjiang. Era una moto poderosa, con un motor tricilíndrico de 1.090 cc y un diseño totalmente rompedor, anguloso, audaz… Quitando el motor y la falta de fiabilidad de aquel modelo, es obvio que la TNT 125 hereda su concepto de diseño: unas líneas angulosas y atrevidas, con cierto aire de robot infernal, dispuestas a romper el cuello a quien se quede atrapado mirándolas.

Pero la TNT actual no es solo un ejercicio de diseño, que también. Es una moto idónea para el entorno urbano y para personas de estatura corta que buscan una moto que no les afronte en el uso diario. Ágil, atlética, ligera, se muestra traviesa en sus movimientos entre coches, sus ruedas de 12 pulgadas –como las de un escúter urbano básico– permiten tumbarla a placer y su corto intereje y un generoso radio de giro la convierten en malabarista de las maniobras.

El motor, por su parte, es un prodigio de rendimiento con sencillez. Evitando la refrigeración líquida que añadiría peso y complicación mecánica, el 125 de la TNT ofrece 11 voluntariosos caballos que son más que suficientes para desplazar con garbo esta minibike. No es moto de largos recorridos, si bien los chicos de Benelli España se llevaron el verano pasado media docena de ellas a recorrer los Alpes Italianos por más de 5.000 km sin sobresaltos.

Puede albergar a dos pasajeros sin complicaciones y con razonable comodidad para trayectos urbanos e interurbanos. Su posición de conducción ergonómica es bastante natural, sin andar peleándote con la moto por encontrar tu espacio y ofreciendo mucha libertad de movimientos gracias a un asiento prácticamente enrasado con el depósito.
En cuanto a chasis, es la más notable de las sorpresas que nos guarda la TNT. La frenada es demoledora, combinada cuando pisamos el pedal, con lo que los “stoppies” aparecen casi sin buscarlos.

  • Lo mejor: Divertida de conducir, agilidad en tráfico urbano e ideal para estaturas cortas
  • Lo mejorable: Estribos sin muelle de retorno y faltan asideros traseros

PVP: 2.199 €

Motera: Mireia Blanch (@mireblanch)

Puedes ver este artículo accediendo a la revista aquí.

Publicidad
Euromoto 85 Putoline 2019

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*