Benelli Leoncino Duecentocinquanta: Dolce gioventù

Comentarios
0

La gama scrambler de Benelli arranca ahora con la nueva Leoncino Duecentocinquanta, o 250 para hacerlo más corto. Una moto bonita, agradable de conducir, cómoda en posición, confortable y manejable para ser usada diariamente pero al mismo tiempo con todo el estilo, belleza y calidad que se le demanda a una marca italiana. Como siempre sucede con los productos del grupo chino Qianjiang, el precio, además, es de lo más irresistible…

Pese a que esta nueva versión es la de acceso a la gama Leoncino, los diseñadores de Benelli no han dejado nada al azar para conseguir una moto con una estética un punto mejor lograda que la de su hermana mayor. Detalles como la nueva óptica delantera, ahora ovalada en vez de redonda, así como una trasera más estilizada y el colín más elevado y recto marcan una evolución en el lenguaje de diseño de la marca y de la familia Leoncino.

Sin grandes revoluciones, se nota el trabajo realizado para seguir actualizando un producto que ha entrado por los ojos y se ha quedado por calidad. Cabe destacar como esta adición a la familia de leones precede a la que será la reina de la manada, la esperada y contundente Leoncino 800 que veremos a lo largo de 2020 con el bicilíndrico de la 752s.

Una de las grandes ventajas competitivas de este modelo es el hecho que no hay prácticamente competencia directa en su nicho que haga una propuesta similar, es decir, una scrambler que mezcla detalles modernos y retro, con una destacable calidad y en un formato de cuarto de litro. La parte ciclo del pequeño de los leones está a la altura de sus hermanas mayores y tiene en su capaz horquilla invertida de 41 mm delantera su mejor fiadora, combinada con un amortiguador central trasero con precarga de muelle. El chasis ofrece control y confort para satisfacer un uso cotidiano incluso a dúo. La buena frenada de esta Leoncino, por su lado, viene firmada por los especialistas Brembo con un solo disco de 280 mm y pinza de cuatro pistones delante y otro trasero de 240 mm.

La Leoncino Duecentocinquanta se presenta como una montura muy compacta, ligera y accesible, haciéndola una moto fácil y amable. De hecho, es ideal para todos aquellos que den un segundo salto desde una 125cc ya que se encontrarán una montura dócil y extremadamente ágil con la que gozar un buen tramo de curvas a ritmo alegre no deportivo tanto como yendo al trabajo. Además, su elástico propulsor, un alegre monocilíndrico que rinde 25 CV, te invita a estirarlo hasta llegar al límite de revoluciones. Y todo este conjunto bien trabado, bonito y de calidad… ¡tachán! por menos de 3.300 € y con seguro de un año gratuito.

Publicidad

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*