Benelli Imperiale 400: Historia con clase

Comentarios
0

Lo que los ingenieros de Benelli han hecho tiene mucho mérito. Han sido capaces de capturar la esencia de aquellas motocicletas de antaño de una manera digna, respetuosa y competente. Podríamos decir que la Benelli Imperiale 400 es una motocicleta entrañable, un vehículo delicioso que es muy honesto con su planteamiento. La innegable belleza clásica de la Imperiale denota el apacible carácter de una motocicleta creada, única y exclusivamente, para pasear mientras se disfruta de un bonito paisaje. Es más, esta es una moto creada para fundirte con la carretera y con el paisaje y convertirte en parte de esa catártica estampa.

La innegable belleza de la Imperiale 400 viene acompañada por unos acabados más que correctos. Los diseñadores de la marca han cuidado mucho los detalles tales como la infinidad de elementos cromados, incluidos los remaches, o su impresionante salida de escape, de gran tamaño y bella elaboración, tipo “pea shooter”. Todo esto se combina con un elegante y completo cuadro de mandos que delata la modernidad del vehículo y aporta informaciones como el indicador de marcha engranada o diferentes parciales. Elementos que pueden socavar esa estética tan auténtica, aunque solo para los más puristas. Para nosotros, todo se integra de una forma coherente y con gran sentido del gusto. Otro detalle destacable son sus preciosas llantas de aluminio de radios, de 19” delante y 18” detrás, que aportan la dosis justa de melancolía y solidez a su elegancia natural. Mención aparte merece su asiento, compuesto por un sillín independiente y muelles, que no acaba de ser muy cómodo, pero que otorga distinción y tradición.

Es muy importante entender el cometido de esta motocicleta para poder valorar con justicia sus aptitudes dinámicas. Tal como decíamos anteriormente, esta es una montura honesta y básica e igualmente lo son su mecánica y parte ciclo. El simpático monocilíndrico de 373,5 cc y sus modestos 20 CV sirven para desplazarse tranquilamente por tu carretera favorita y llevarte lejos del estrés y la rutina. La mejor cualidad de este motor es su abundante entrega de par desde bajas revoluciones. De hecho, los parámetros y el carácter del motor se asemejan mucho a los que caracterizan una Royal Enfield Classic, modelo en el que claramente se inspira y del que es su más directa competencia (aunque entre 800 y 1.000 € más económica la italochina), con un propulsor refrigerado por aire apacible, duradero e indestructible. Además y para acabar de endulzar el trato, el escape emite un cautivador ronroneo que es una auténtica delicia. Su transmisión de cinco relaciones ofrece un funcionamiento correcto, aunque encontrar el punto muerto se pueda llegar a convertir en una pesadilla. Parece tecnología de otra época, pero es capaz de cumplir con la Euro 4 e incorpora su correspondiente sistema antibloqueo ABS. Es una motocicleta moderna anclada en el pasado en la que lo que ves es lo que hay.

Su comportamiento es el que precisa una moto de paseo, es decir, cambios de dirección suaves, aceleraciones suficientes y frenadas anticipadas. El tarado de las suspensiones está configurado con la única premisa de aportar comodidad con un tacto blando que, por cierto, no beneficia en nada a un equipo de frenado simplemente correcto. La posición de conducción es mejorable. Nos ha parecido que su bajo manillar forzaba una postura del cuerpo que puede llegar a fatigar en largos desplazamientos. Además y como detalle incomprensible, sus estribos delanteros, más adelantados de lo deseable, no se doblan ni tampoco retornan, por lo que no atropellarse dolorosamente la pierna durante los primeros kilómetros resultará casi imposible.

Defectos absolutamente secundarios aparte, este modelo es una apuesta de Benelli para aquel tipo de publico al que la Leoncino le parece algo demasiado moderno, pese a ser un híbrido entre scrambler y café racer. Por 4.299 € te puedes llevar esta fiel reinterpretación de aquellos modelos que iniciaron la globalización del motociclismo. Por ese precio podrás pasear en una motocicleta auténticamente clásica, sin paliativos, y disfrutar de la comunión entre motorista y entorno como en los viejos tiempos.

BENELLI IMPERIALE 400

MOT: Monocilíndrico, 373,5 cc,
refr. por aire, iny. electrónica, Euro 4, ABS.
POT.: 20,4 CV PAR: 29 Nm DEP.: 12 l. PES: 200 Kg
PVP: 4.199 €

Lo mejor

• Belleza clásica 
• Caballete + pata de cabra 
• Instrumentación completa 
• Calidad/Precio

Lo mejorable

 • Asiento trasero tipo ladrillo 
 • Estribos fijos, peligrosos y dolorosos 
 • Punto muerto muy escondido 

Nuestra motera

Marina Busquets @marina.b.m

Equipación

casco
Caberg Uptown Chrono
chaqueta
Invictus Electra
guantes
Onboard Fresh Lady

También te puede interesar:

Publicidad
Euromoto 85 Putoline 2020

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*