Benelli BN302 R: Mucha garra que enseñar

Comentarios
0

Podríamos pensar que la simple incorporación de un carenado y semimanillares a la BN302 es una simple operación de maquillaje llevada a cabo por Benelli para convertir una naked en una deportiva por la vía rápida. Pero la BN302 R tiene carácter propio, puesto que el chasis registra algunos retoques como los neumáticos de diferente medida, las suspensiones con un recorrido más corto y unos 5 kg menos de “michelines”. Aún así, mantiene la polivalencia que hereda de su hermana desnuda, con un aspecto muy atractivo y aparente para quien valore especialmente la estética supersport.

Una vez arrancamos, el bicilíndrico de la Benelli BN302 R ronronea suavemente pero su sonido enseguida se vuelve feroz cuando le retorcemos el puño derecho. Como buena Benelli, le gusta moverse en la zona alta del tacómetro para dar lo mejor de sí, demostrando que aunque esté fabricada en China, su alma sigue siendo totalmente italiana. Sin embargo, el propulsor mantiene casi intacto el carácter de su hermana si lo que buscamos es una conducción tranquila. Es voluntarioso en bajos y bastante aprovechable en todo el rango de giro, aunque enseguida te encontrarás buscando la zona por encima de las 6.500 rpm.

Buena nota para el chasis, que nos permitirá disfrutar alegres de una zona de curvas, con el permiso de sus Metzeler Roadtec M5, equilibrados y seguros pero aún cortos para estar a la altura de lo que puede ofrecernos la BN302 R. La frenada no es para despeinarse pero cumple adecuadamente con lo que se le solicita en la mayoría de ocasiones. Solo con un tacto más preciso y firme que alejara esa sensación de estar apretando una esponja en lugar de la maneta de freno delantera los frenos serían perfectos.

De todas formas, poco más se le puede pedir a esta Benelli por el precio que vamos a pagar por ella, 3.999€ (PVP promo).

La opinión de Telva Somoza (@telvasv)

Como todo en esta vida, ir en moto requiere de aprendizaje y paciencia. Saltarse pasos y tener demasiadas prisas por montar ejemplares demasiado exigentes acaban por ser el peor enemigo. Para los motoristas con más expectativas, aquellos que no consideran las escúteres como un paso previo a nada, modelos como la BN 302 R sí puede convertirse en la primera moto. Su motor bicilíndrico de 35 CV es perfecto para tener las primeras sensaciones deportivas con el carnet A2 y como Benelli que es, no serán experiencias demasiado caras.

Su estética da el pego y sino que se lo digan a mis vecinos, más de uno pensaba que me había lanzado de cabeza a por una R de las “de verdad”. Todo ello, claro está, con un tamaño más contenido y algunos que otros detalles de calidad que podrían mejorar pero coherentes con su precio. La posición es realmente cómoda para tratarse de un modelo de inicio al segmento más deportivo, se nota que es una adaptación de la versión naked BN 302 y se agradece dado que tampoco estamos ante una moto pensada puramente para circuito, al menos en su versión de calle.

Mover la BN 320 R es cosa de niños para expertos y todo un descubrimiento para los recién estrenados. Es ágil, fácil y muy sincera con los movimientos, sin extravagancias ni giros inesperados en el guión y con una suavidad que hasta te hace creerte bueno. El piloto podrá jugar con ella a su antojo y al nivel de sus capacidades sin apenas notar renuncias en una circulación habitual. Eso sí, estamos ante una moto que busca un equilibrio prestacional muy alejado del comportamiento racing así que sus suspensiones, frenos y aceleraciones nunca te van a dejar ir al límite. Un aspecto positivo teniendo en cuenta el target de esta Benelli.

Puedes ver esta noticia en la revista entrando aquí.

Publicidad
Bihr RST 2019

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*