Bassella Trail Camp: Tierra, barro y diversión

Comentarios
0

Se trata de la Bassella Trail Camp, un evento que aúna las rutas con roadbook que ya todos conocemos y la convivencia que este tipo de eventos propicia entre los miembros del colectivo motero, con la salvedad de que antes de dejarnos a la aventura por las pistas de tierra, el participante recibe una formación específica para conducción trail en un espacio debidamente habilitado para ello y con un monitor de la talla de Isaac Feliu, que nos enseña diferentes técnicas de conducción para que asimilemos que “no pasa nada porque el suelo se mueva un poco bajo nuestras ruedas”.

Realizada esta formación, que dura aproximadamente un par de horas, salimos todos en una ruta guiada por caminos y pistas de la zona, disfrutando no sólo de la conducción en un terreno que no es habitual para nosotros, sino también de la belleza paisajística de la zona y el buen ambiente que se respira entre los compañeros, donde no faltan las risas y las anécdotas en las paradas de descanso que la organización ha previsto para el evento. Tras el regreso al “campamento base”, nos recibe el resto de la organización con un pica-pica y refrescos, que los participantes agradecemos y degustamos con no pocas ganas.

En las instalaciones de Bassella Experiences, además, diferentes entidades y empresas del sector hacen acto de presencia y los asistentes pudimos pasear por la zona comercial con exposición y pruebas de nuevas motos, recambios y accesorios.

Un circuito de habilidad cronometrado prolonga las “horas de juego” sobre la moto y el barro allí presente propicia algún resbalón sin consecuencias más allá de ensuciar la moto y la ropa. Se trata del Desafío Supertrail, con gincanas y actividades de orientación.

Todo lo explicado tiene lugar durante la mañana y la tarde nos espera con una ruta mixta en la que nos guiaremos por un roadbook. La parte emocionante de esto es que, a diferencia de otros eventos en los que circulamos sobre asfalto, aquí no hay señales ni rotondas. No existen las indicaciones más allá del libro de ruta y el cuentakilómetros de nuestra montura.

Tanto es así, que en el Km 6 (por suerte, al principio de la ruta) tomamos una decisión equivocada que nos llevó a reiniciar la ruta, pudiéndola acabar esta segunda vez sin trabas y disfrutando de 116 Km de diversión sobre barro, polvo, piedra y asfalto durante cerca de 4h.

Al llegar de nuevo a las instalaciones de Bassella, la organización nos recibe con una copiosa y suculenta cena con productos de la zona y un DJ nos espera pacientemente para darlo todo después de reponer fuerzas. Para nosotros, la Bassella Trail Camp duró sólamente un día, ya que el domingo teníamos más eventos que atender para ofreceros próximos contenidos. Sin embargo, la fiesta continuó el domingo, con más rutas y más diversión para el resto de participantes.

A modo personal, sólo nos queda añadir que nos parece un formato original y necesario ya que no sólo se basa en la conducción de la moto por diversión, sino que hay un factor importante que es la seguridad sobre la moto y se le da la importancia que tiene. Todo ello en un entorno controlado, de gran belleza y con una organización atenta y comprometida desde el minuto 1 a la que no podemos más que felicitar por su trabajo.

Publicidad
Euromoto 85 Putoline 2020

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*