Así se crea un producto Seventy Degrees

Comentarios
0

Seguridad, confort y diseño son los pilares en los que se basa la calidad de las prendas Seventy Degrees. La marca española explica que cada producto que lanza al mercado ha sido sometido a un estudio exhaustivo para saber cómo satisfacer las necesidades de los usuarios más exigentes. Así mismo, estudia y selecciona cada detalle de los materiales para su confección, materiales que durante el invierno también deben ser capaces de dar la talla frente a las bajas temperaturas.

 

Inicio del proyecto

Uno de los primeros pasos en el proceso de producción es la elección de las prendas que se van a crear, seleccionadas tras un estudio basado en la demanda de los usuarios así como en las tendencias de cada temporada, colores o materiales. La venta de motocicletas es esencial para descubrir qué componentes son los indicados para elaborar las prendas de forma que respondan adecuadamente a la seguridad, la impermeabilidad y la comodidad que caracteriza a los productos de Seventy Degrees.

 

Duración del proceso

El tiempo de elaboración de las prendas es muy relativo según cada modelo pero hay un periodo aproximado de un año desde que se empiezan a esbozar las primeras ideas hasta que sale al mercado. Y es que cada prenda puede tener más de cuarenta piezas, lo que origina una gran complejidad a la hora de su confección. Tras la creación de un prototipo inicial y artesanal, se lleva a cabo la producción en cadena bajo un exhaustivo control de las fábricas.

 

¿Qué pruebas superan?

Para garantizar la seguridad del usuario, los materiales deben romper los límites. Por ello son sometidos a complejas pruebas de desgarro, impactos o alérgicos por la empresa Idiada, especialista en el sector de las homologaciones del motorista, lo que permite a Seventy Degrees poseer homologaciones y declaraciones de conformidad como EPP para cada uno de sus artículos. Otro de los tests esenciales, sobre todo en las prendas de invierno, son las que comprueban la impermeabilidad, exámenes bajo los que someten los tejidos y membranas y donde cobra una especial importancia la calidad de los tejidos de primeras marcas homologadas.

Una vez elaborados los prototipos, y antes de su lanzamiento al mercado, es imprescindible la prueba del producto por parte de probadores ya que es esencial, a nivel profesional, la certificación de que el artículo es apto para salir a la venta. De este modo, esta serie de fases, combinada con materiales de alta calidad y protecciones con homologación CE, permite la creación de un amplio abanico de posibilidades que Seventy Degrees ofrece para proteger al motorista, tanto en sus desplazamientos diarios como en sus rutas o rodadas.

Publicidad

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*