AMV da ocho consejos para evitar el robo de la moto

Comentarios
1

La empresa especializada en la comercialización on line de seguros de moto, AMV, recuerda que en España “desaparecen” más de 12.000 motos al año a causa de los robos. Y lo que es peor, solo una de cada diez motos se recupera. Por este motivo da a los motoristas ocho consejos para evitar que ser víctimas de los hurtos:

  1. Guardar la moto en una plaza de garaje: es el consejo más obvio pero no por ello deja de ser el más útil. Especialmente por la noche se debe tomar esta medida porque es el momento que escogen muchos ladrones para para robar motos que se encuentran en la calle directamente cargándolas en furgonetas o camiones, una práctica que cada vez está más extendida. Si tenemos una plaza de garaje en propiedad, es muy importante que siempre la dejemos aparcada en ella, aunque a veces sea más cómodo aparcar en la puerta de casa, si además tenemos un coche, lo ideal es que la dejemos entre la pared y nuestro automóvil. Una argolla situada en la pared o en el suelo al que podamos amarrar nuestra moto con un candado o pitón también será de gran ayuda. En el caso de no tener plaza de garaje en propiedad, podemos alquilar una, lo mejor es que tratemos de negociar con algún vecino que tenga una plaza grande, ya que puede que nos alquile parte de ella a un precio mucho más razonable que si la alquilamos entera. Hay que recordar que la normativa dice que en circunstancias normales, siempre que la misma esté delimitada y posea dimensiones suficientes, una plaza de garaje puede albergar un automóvil y una moto mientras no se obstaculice la movilidad de los vehículos que ocupen las plazas colindantes.
  2. Cubrir la moto con una funda: además de estar protegiéndola de las inclemencias del tiempo, se evita que se sepa cuál es el modelo de moto a simple vista. Muchos ladrones van buscando un tipo de moto determinada por lo que cubrirla no les facilitará la labor en caso de tratar de realizar un robo rápido.
  3. Aparcar en un lugar visible y no siempre en el mismo sitio: tanto si no tenemos plaza de garaje propia, como cuando utilicemos nuestra moto para nuestros desplazamientos diarios, es muy importante que la aparquemos en una zona transitada, luminosa y concurrida, y a ser posible, con cámaras de videovigilancia, ya que en caso de que intenten robárnosla, el ladrón se tendrá que exponer a la vista de todos y por lo tanto, será más difícil que se realice. Por otro lado, si podemos ver nuestra moto desde el lugar donde nos encontremos, como la ventana de una oficina o el escaparate de un comercio, mejor. Si somos de los que utilizamos nuestra moto a diario, los expertos de AMV desaconsejan aparcar siempre en el mismo lugar. Debemos tener en cuenta que una de las tácticas de los ladrones es estudiar los hábitos de sus víctimas. Por este motivo y siguiendo siempre las recomendaciones de aparcar en un lugar visible, deberemos buscar estacionamientos alternativos y jugar al despiste. También es fundamental que no dejemos la documentación guardada dentro de la moto, ya que estaremos facilitando la falsificación de los papeles.
  4. Utilizar varios sistemas antirrobo: cuantos más dispongamos en la moto, mejor. Así mismo, debemos buscar los que sean más efectivos según las necesidades de cada motorista. Los sistemas antirrobo más utilizados y efectivos son las alarmas antirrobos, los candados en U y las cadenas, los sistemas de bloqueo del manillar, el Wilock y sistemas híbridos que combinan varios sistemas antirrobo en uno solo.
  5. Instalar un inmovilizador por cortacorriente: corta la energía e impide que un vehículo se ponga en marcha. Desde el típico interruptor que queda oculto a la vista hasta soluciones más sofisticadas, un cortacorriente les complicará, y mucho, la vida a los ladrones.
  6. Instalar un localizador GPS: esta medida no impide el robo de la moto, precisamente sirve si llegado el caso, está siendo robada. Un localizador GPS ayudará a rastrear el movimiento de la moto sustraída para poder comunicarlo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y que hagan un seguimiento y puedan detener a los ladrones y proceder a su recuperación cuanto antes. Además, normalmente viene con unas pegatinas para poner en el vehículo e indicar que tenemos instalado un localizador, algo que sin lugar a duda disuadirá a posibles ladrones.
  7. Personalizar la moto: tampoco ayudará a impedir el robo pero es muy recomendable que fotografiemos cualquier transformación física o personalización que le hayamos hecho nuestra moto y que la haga reconocible. No solo si la hemos tuneado, si tiene alguna magulladura o marca en algún lugar oculto que podamos mostrar en imágenes nos ayudará a demostrar que es de nuestra propiedad.
  8. Contratar un seguro contra robo: un seguro a todo riesgo ya contempla la posibilidad de robo de moto y nos cubre en caso de producirse, pero si tenemos únicamente un seguro a terceros esto no está incluido. Por ello, es muy recomendable contratar un seguro contra robo. Estos seguros tienen como objeto indemnizar los daños o la pérdida de la moto asegurada, como consecuencia de su sustracción ilegítima por terceros o su tentativa. En el caso de que se haya contratado un seguro contra robo AMV, la indemnización se realizará deduciendo, en su caso, la franquicia establecida en las condiciones particulares de la póliza. En caso de robo, el asegurado deberá comunicarse inmediatamente con las autoridades competentes y poner una denuncia, requisito indispensable para solicitar una indemnización. En este sentido, conviene saber que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad estatales y autonómicas disponen de oficinas virtuales de denuncias. Así mismo, la cobertura de robo también cubre los daños parciales sufridos. En este supuesto, también se deduciría, en su caso, la franquicia establecida en las condiciones particulares.

También te puede interesar: