ADAS, motos & Berton

Comentarios
0

Berton nos pone al día sobre los sistemas avanzados de asistencia a la conducción aplicados a las motocicletas con un artículo elaborado por su equipo técnico y que publicamos en el número 297 de MotoTaller correspondiente a abril de 2021.

Los Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción (ADAS) llevan años en el equipamiento de automóviles y camiones velando por la seguridad en la conducción avisando de peligros e incluso rectificando de manera autónoma la conducción, actuando sobre los frenos, la dirección, etc.

De hecho, el ADAS se concibe con varios niveles de “inteligencia” del propio sistema en el que el mayor de estos niveles representa la conducción autónoma del vehículo.

Después de ver al prototipo de Honda con su moto autonivelante que guarda el equilibrio y camina sin problemas… nada de esto parece ya lejos…

Radar, cámara… ¡acción!

Vamos ahora a centrarnos en la situación actual de la nueva aportación de la tecnología de radar en la motocicleta. Tres modelos disponibles ahora mismo en el mercado pueden equipar un radar delantero: la BMW R 1250 RT MY21, la KTM 1290 Super Adventure S MY21 y la Ducati Multistrada V4. Esta última, además, se equipa con un radar trasero.

Equipando un radar delantero se dispone del Control de Crucero Adaptativo (ACC) y, en el caso de disponer del trasero, se cuenta además con el aviso de cambio de carril o Detección de Ángulos Muertos (BSD).

Otras marcas como Harley Davidson y Honda ya están anunciando también la incorporación de radares a sus nuevos modelos e incluso cámaras como en el caso de Kawasaki. El uso de la cámara permitiría “redondear” la eficacia y precisión del radar por sí solo.

Control de Crucero Adaptativo (ACC): de las siglas Active Cruise Control. Este sistema básicamente ajusta la velocidad de marcha para mantener la distancia de seguridad con el vehículo precedente.

Hasta ahora teníamos el control de crucero que permite al conductor dejar fijada una velocidad de marcha constante. Esta velocidad se controla electrónicamente por los sistemas del vehículo para llegar a ese objetivo sin que el conductor tenga que hacer nada al respecto.

Con la incorporación del radar frontal esta función se vuelve más precisa ya que el sistema permite ajustar esa velocidad de marcha prefijada manteniendo en todo momento la distancia de seguridad.

Todos estos sistemas siempre permiten la desactivación por parte del conductor así como activarlos con diferentes grados de “intromisión” que, en definitiva, es ajustar la distancia de actuación.

Detección de Puntos Ciegos (BSD): de las siglas Blind Spot Detection. En el automóvil este sistema también es conocido como alerta de cambio de carril.

De igual manera que cuando rodamos es vital controlar las distancias con los vehículos precedentes, también es primordial saber a qué velocidad vienen los vehículos por detrás nuestro.

En una simple maniobra de cambio de carril podemos ser alcanzados por un vehículo que circule a mayor velocidad a nuestras espaldas y que por culpa de los ángulos muertos de los espejos retrovisores no hayamos registrado.

El radar trasero tiene precisamente esta misión, ya que en su continuo barrido está tratando de detectar esta posible situación.

En caso de producirse, el sistema activará una señal de aviso luminosa de LED en el propio espejo retrovisor del lado correspondiente. Esta señal LED nos hará saber del vehículo que posiblemente aún no estemos viendo por los retrovisores y que, sin embargo, se encuentra ahí.

En los automóviles es el sistema es capaz de corregir la dirección del vehículo con golpes de volante… ¿llegará a implementarse en la moto? una dirección eléctrica asistida haría falta… tiempo al tiempo.

Activar, desactivar, ajustar

Al igual que otros sistemas electrónicos montados en la motocicleta tales como el ABS o el control de tracción, es posible habilitarlos/ inhabilitarlos así como seleccionar diferentes grados de actuación.

En una época en que las motos ya disponen de sus famosos “Modos de conducción” los sistemas ADAS no podían ser menos.

Cada marca fabricante dota a sus vehículos de estos diferentes grados de ajuste en función del tipo de moto, racing, touring, etc. así como el momento en el que han de actuar.

Al fin y al cabo hay que tener muy en cuenta que, además, una moto no se comporta ni circula como lo hace un vehículo de 4 ruedas. Aquí tenemos fuertes inclinaciones durante una marcha normal (medidas en este caso por el sensor IMU) así como situaciones de mucho tráfico en el que se circula entre colas de vehículos etc.

Instalación en la moto: el radar frontal y posterior se montan siguiendo los ejes geométricos de la moto y de manera simétrica.

El radar en sí se sitúa dentro de una protección plástica que hay que desmontar en caso de revisión, sustitución a ajuste de la propia unidad radar.

En cualquier caso, partiendo de que los radares utilizados por las tres marcas (BMW, Ducati y KTM) son de Bosch las instalaciones dentro de la moto son muy similares.

Aquí el “cerebro electrónico” para tomar decisiones es la UCE (unidad de control Electrónico) del ABS.

Tanto el radar delantero como la IMU (Unidad de Medición Inercial) como el radar trasero (en caso de llevar) se conectan a la UCE ABS a través de un BUS CAN propio y privado.

Es la combinación de estas señales, junto con las otras que recibe la UCE del ABS tales como la de la UCE de Motor o del TFT (cuadro), la que permitirá a la propia UCE de ABS tomar las decisiones y el mando para ejecutar el ACC y el BSD de manera adecuada.

Podéis leer el artículo completo aquí.

También te puede interesar: